Astrología

Cómo afectan a tu energía los cambios cósmicos de mayo

Un baile cósmico que no termina: Leo en cuarto creciente y el sol en alianza con Urano. Este mes sigue en movimiento astrológico vibrante y de esta manera te marcará a vos.

MDZ Estilo
MDZ Estilo martes, 21 de mayo de 2024 · 08:36 hs
Cómo afectan a tu energía los cambios cósmicos de mayo
Cuarto Creciente en Leo y todo este mes nos invita a aceptar nuestra totalidad y liberarnos, te contamos más en esta nota Foto: Freepik

El mes de mayo avanza sin parar con sus movimientos cósmicos y la influencia de los astros se intensifica, generando una gran oportunidad para una profunda introspección y autoconocimiento. Después de meses de turbulencias astrológicas, es momento de reflexionar sobre nuestro bienestar físico y emocional.

Esta semana, la atención de los planetas se centra en nuestra identidad, en darle importancia a quiénes somos realmente. Las etiquetas que utilizamos para definirnos suelen provenir de nuestro entorno y contexto de origen. Estas etiquetas pueden ser engañosas, haciéndonos creer que somos algo que quizás no somos del todo.

Este proceso nos invita de despojarnos de nuestro ego.
Foto: Shutterstock

Las etiquetas nos proporcionan un sentido de pertenencia, pero también pueden ser trampas del ego. Cuando no somos conscientes de su influencia, podemos caer en la ilusión de superioridad. Por ejemplo, adoptar prácticas espirituales como no ver televisión, no comer carne o hacer yoga está bien si se hace desde una decisión propia. Sin embargo, juzgar a otros y sentirse superior por estas decisiones es caer en la trampa del ego.

Si nos consideramos "conscientes" y "elevados" pero menospreciamos el camino de otros, estamos simplemente reflejando una caricatura de nuestro ego. Este es el momento en que el Cuarto Creciente en Leo nos invita a reconocer nuestras contradicciones e incoherencias humanas.

Mayo con luna creciente en Urano.
Foto: Freepik

El desarrollo espiritual y personal verdadero requiere que nuestros pensamientos, acciones y sentimientos estén alineados. Este camino exige un trabajo real y valiente con nosotros mismos, enfrentando nuestras sombras, miedos, carencias y obsesiones, a nuestro ego por sobre todo. Requiere abrazar lo que hemos negado de nosotros mismos, perdonarnos por intentar ser alguien que no somos, e integrar todas las partes de nuestro ser, incluso las menos luminosas.

Al abrazar nuestro verdadero yo, podemos reconocernos como una parte integral de un todo más grande, donde cada uno de nosotros tiene un lugar único y valioso. En esta danza cósmica, todos somos uno, y nadie es prescindible.

Archivado en