Receta de affogato y otras formas de tomar café frío

Receta de affogato y otras formas de tomar café frío

Las versiones de café frío ganan cada vez más adeptos. Se les puede sumar helado, o agua tónica para conseguir resultados deliciosos.

Esther Cano

Probablemente la mayoría de las personas cuando piensa en café lo primero que le viene a la mente es la versión caliente y espumosa, pieza clave del desayuno, la merienda o el clásico ristretto para finalizar un almuerzo o cena

Sin embargo las versiones de café frío ganan cada vez más adeptos.  Si eres fanático del frappucino (una versión de café, con hielo y crema batida) no puedes dejar de probar el affogato.

Originario de la ciudad de Milán, al norte de Italia, su nombre en castellano significa "ahogado". Y tiene que ver con que se prepara vertiendo, “ahogando”, una bocha de helado de crema americana o de vainilla con café espresso. 

El affogato es más un postre que una bebida, una opción rápida y fácil, ideal para el cierre de una comida. 

Por supuesto que más allá de estos dos ingredientes básicos se lo puede enriquecer con otros elementos como licor, o frutos secos. Si bien se aleja de la versión original hay quienes le suman alguna salsa de caramelo, avellanas, de chocolate o dulce de leche.

Affogato.

En algunas cafeterías reemplazan la bocha de helado por un helado de paleta. Y si bien los sabores utilizados son vainilla o crema, también hay reversiones con helado de dulce de leche o chocolate. 

Aquí el paso a paso para prepararlo en casa

Ingredientes

  • 40 gramos de helado de vainilla o crema (1 o 2 bochas) 
  • 1 café espresso
  • Cacao amargo o canela, a gusto
  • Frutos secos, opcional

Preparación

  1. Preparar el café en una taza pequeña. Lo ideal es hacerlo en una máquina tradicional o en prensa francesa, usando granos de especialidad. 
  2. Colocar el helado en un vaso.
  3. Verter el café sobre el helado. Esto hará que el helado se derrita un poco y se mezcle con el sabor del café. 
  4. Decorar con el cacao en polvo o la canela.
  5. Si te gusta con un toque crocante es ideal espolvorearlo con un puñado de frutos secos. 

Si eres un fanático del café y sientes que lo has probado todo, una variante de café frío super original es el Café tonic. Se elabora colocando en un vaso hielo, más una mitad de café y mitad de agua tónica. Se puede adornar con una rodaja de limón o de naranja. A partir de estas recetas puedes experimentar en casa, jugar a ser un barista y crear nuevas combinaciones.

Café tonic.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?