volver a

Recobrar el aliento: Secretos de la respiración

¡Respirá! Tomá una pausa, observá ese ritmo que sostiene la existencia y descubrí sus enormes beneficios.
Avatar del

Estar mejor

1/4
Foto: Rodolfo Sanches

Foto: Rodolfo Sanches

Recobrar el aliento: Secretos de la respiración

Recobrar el aliento: Secretos de la respiración

Recobrar el aliento: Secretos de la respiración

Recobrar el aliento: Secretos de la respiración

Recobrar el aliento: Secretos de la respiración

Recobrar el aliento: Secretos de la respiración

La vida comienza y termina con el aliento. Un recuerdo nos hace suspirar, una sorpresa retiene el hálito, un instante de belleza roba un suspiro y la emoción agita el ritmo. La respiración acompaña los pensamiento, las emociones y las acciones, pero como la sombra, rara vez reparamos en ella. En nuestra cultura hemos aprendido a leer, escribir, calcular, programar, construir y comunicar, entre muchas habilidades más, pero poco se habla de aprender a respirar.

En otras culturas, como en la India, existen filosofías y técnicas ancestrales dedicadas exclusivamente a respirar. En el Yoga, por ejemplo, existe una rama de prácticas conocida como prānāyama, donde el practicante aprende a observar y dirigir la energía de la respiración, para incrementar su poder físico, mental y espiritual. Lo que parecería una curiosidad cultural ha merecido la atención de la ciencia en las últimas décadas. En diversos estudios, como el adelantado por Pallav Sengupta, se han descubierto los beneficios de estas prácticas para el mejoramiento de la salud física, emocional y mental.

"La respiración es tu medicina, es tu ancla"

En Estados Unidos, desde la década de los setenta, Judith Kravitz ha implementado prácticas de respiración de forma terapéutica y es la creadora de la técnica de "Respiración Transformacional" (Transformational Breath). Por su parte, en Inglaterra, Rebecca Dennis, una de las estudiantes de Kravitz, fundó el espacio Árbol de Respiración (breathingtree.co.uk) y es la autora del libro And Breathe (Y respira), donde invita a los lectores a ser conscientes de la respiración, conocer sus beneficios y conectarse más con la vida a través de la atención en el aliento vital. Como afirma en su publicación: "La respiración es tu medicina, es tu ancla".

Foto: Havilah Galaxy

En Estar mejor compartimos algunos de los beneficios de la práctica de la respiración consciente y una práctica sugerida por la autora inglesa:

LOS BENEFICIOS

Mejora el sistema cardiovascular:

La respiración profunda hasta el diafragma incrementa la circulación hacia el corazón, hígado, cerebro y los órganos reproductivos. Un estudio encontró que los sobrevivientes a un paro cardiaco que adoptaron un entrenamiento de respiración con ejercicio experimentaron una reducción del 50% en el riesgo de tener otro paro cardiaco.

Alivia el sistema digestivo:

La respiración que llega hasta la parte baja del estómago ayuda al fluir en el tracto digestivo, incrementa la acción intestinal y mejora la digestión, contribuyendo a aliviar los síndrome del intestino irritable y constipación.

La respiración afecta nuestro estado mental:

La concentración y transformación de la respiración puede ayudar a relajar la mente y mejorar las habilidades de aprender, enfocar, concentrar y memorizar. El cerebro necesita gran cantidad de oxígeno para funcionar y al incrementarlo se logra mayor claridad. Además un programa continuo puede aliviar estrés, ansiedad y depresión.

La respiración desintoxica y fortalece el sistema inmunológico:

Casi el 70% de nuestras toxinas son liberadas de nuestro cuerpo a través de nuestro aliento. El dióxido de carbono es un producto del proceso del metabolismo del cuerpo. Respirar profundamente ayuda a los sistemas en el cuerpo para que puedan hacer este proceso con más eficiencia.

La respiración calma el sistema nervioso:

Respirar con consciencia y lentitud activa el sistema parasimpático y contribuye a experimentar un estado de calma.

Foto: Pablo Orcaray

LA PRÁCTICA

· Siéntate o recuéstate en un lugar cómodo.

· Toma una respiración larga exhalando con tu boca.

· Cierra tu boca e inhala con tu nariz, dirigiendo la respiración profundamente hacia tu estómago y continuando hacia tu pecho.

· Exhala lentamente por la boca y vuelve a inhalar por la nariz.

· Percibe la sensaciones que aparecen en tu cuerpo y trae de nuevo la atención a tu respiración.

· Visualiza o imagina tu cuerpo inhalando calma y permite una mayor relajación física con cada exhalación.

· Procura hacer este ejercicio por tres a cinco minutos y sé consciente de la diferencia física, emocional y mental.


Con información de:

Dennis, R. 2016. And Breathe: The complete guide to conscious breathing -The key to health, wellbeing and happiness. UK.

Sengupta, P.  2012. "Health Impacts of Yoga and Pranayama: A State-of-the-Art Review". International Journal of Preventive Medicine. Jul; 3(7): 444-458.

Temas
  • respirar
  • Estar mejor
  • consciencia
  • pranayama
  • Rebecca Dennis