volver a

Educar para un mundo diferente

Germán Doin, director del documental "La Educación Prohibida", visitará Mendoza para hablar sobre experiencias alternativas comprometidas con el cuidado y la libertad.
Avatar del

Alejandro Roby

1/3
Educar para un mundo diferente

Educar para un mundo diferente

Germán Doin, archivo particular

Germán Doin, archivo particular

Educar para un mundo diferente

Educar para un mundo diferente

No ingresó a la escuela de cine, pero afirma que este hecho en parte lo impulsó a hacer una película. Luego de terminar sus estudios de comunicación, reflexionó qué quería contar y apareció el tema de la educación. Estas fueron algunas de las semillas de La Educación Prohibida, un documental estrenado en 2012, que recoge una travesía por ocho países, noventa entrevistas a educadores y cuarenta y cinco experiencias de educación no convencional. Su objetivo: mirar críticamente el paradigma educativo convencional y explorar formas de vivir el proceso de aprendizaje desde el cuidado, el amor, el respeto y la libertad.

Además del enfoque interesante y la rigurosa búsqueda de los realizadores, el proyecto tuvo la particularidad de ser financiado por más de setecientos coproductores, a través crowdfunding. Esta horizontalidad también se reflejó en el uso de licencias libres de distribución, que impulsan a las personas a compartir y reproducir. Este modelo novedoso permitió que en su estreno la obra fuera proyectada en 119 ciudades de trece países. Según su Director, La Educación Prohibida ha sido vista por cerca de veinte millones de personas, cuenta con más de catorce millones de reproducciones en internet y es empleada en diversos grupos de estudio.

Luego de esta aventura, el creativo y apasionado creador se embarcó en la creación de Reevo, una red "que promueve e investiga formas de aprendizaje, pedagogías y prácticas educativas alternativas". En esta plataforma se visibilizan proyectos y actividades, se convoca a encuentros de experiencias y se publican artículos que profundizan en la discusión sobre las diversas formas de aprender.

Entrevistamos a Germán Doin para conocer los orígenes del documental, su mirada sobre los modelos alternativos y su invitación para ampliar la mirada hacia formas de aprendizaje no convencionales, que puedan ayudarnos a concebir un mundo distinto.

Recordé que en mi proceso escolar ya había cuestionado la estructura del sistema educativo

Estar Mejor: ¿Cuáles son las semillas en tu vida de la Educación Prohibida y cuáles son las circunstancias para dar inicio a ese acto creativo?

Germán Doin: Rastrear el inicio es complejo. Tengo treinta años de experiencia en educación, nueve investigándola y veintiuno viviéndola. Puedo decir que desde chico tuve un interés. Recuerdo que desde los cinco años me atraía la manera como se podía aprender mejor. Por ejemplo, en mi casa, mi padre me enseñaba algunos temas de matemática de forma distinta a como se daba en la escuela y ese método me terminó enamorando de esta materia. Más adelante, durante la crisis económica de 2001, con un grupo de amigos gestionamos un espacio de apoyo escolar, porque había chicos que no podían pagar. Nos ayudábamos entre nosotros y nos juntábamos los fines de semana, para colaborar con la tarea de los chicos.

El proyecto Educación Prohibida comienza cuando junto estas experiencias con el fin de mi carrera profesional de Producción de Radio y Televisión. Cuando me preguntaban qué quería contar como comunicador; es decir, qué quería contarle al mundo, el tema de la educación era el tema que más me convocaba, movilizaba y entusiasmaba. Recordé que en mi proceso escolar ya había cuestionado la estructura del sistema educativo, tenía una mirada distinta y sabía de la existencia de otro tipo de escuelas, pero nunca las había visitado. Entonces me propuse ir a visitar con una cámara a quienes tenían las mismas críticas y habían propuesto hacer algo distinto.

Fotograma de la Educación Prohibida. Cortesía para Estar Mejor

¿Podés compartir alguna experiencia reveladora durante las visitas a estas experiencias?

Me conmovió la respuesta de un niño. Estaba en una escuela alternativa, una de las primeras que visitaba y los niños hacían lo que querían hacer. En un momento, se sentó a mi lado un niño de diez años que estaba identificando las partes del cuerpo. Se me ocurrió preguntarle por qué lo hacía. Me miró y me dijo: "Porque quiero hacerlo", y para mí ese comentario fue revelador. Significó entender que aprendía por gusto, como un deseo interno, no porque alguien esperaba eso de él.

En esa misma línea, cuando conocí a Cristóbal Gutiérrez, un educador que aparece en la película, él afirma: "En educación alguien educa a alguien, yo no creo en la educación, creo en cuidar a los niños y ellos van a ser lo que quieran ser". Parte de nuestros problemas son causados por la cultura patriarcal. Cuando vemos que en la educación reproducimos las formas del patriarcado y sus malestares, para mí se vuelve primordial cuidar a los niños y trabajar en sus valores internos.

Se nota cada vez más que necesitamos parar el mundo y reconectarnos con quiénes somos

Tenés dos hijos, una de cinco y uno de dos años, después de haber visitado tantas experiencias, ¿cuáles son las características de esa educación que quisieras para ellos?

Soy un convencido de que la institución de la escuela ha quedado desfasada. Tenemos el desafío de pensar otras instituciones donde se vaya transformando la escuela. No estoy hablando de destruir la escuela, pero sí de transformar esa escuela que conocemos. Debemos pensar en otro formato, es escuela, pero en el sentido que los griegos daban a la palabra scola: el espacio del ocio, del ser uno mismo o desarrollarse.

Pienso en un centro de aprendizaje y de convivencia comunitaria. En un espacio donde los niños compartan también con adolescentes y adultos; convivan con personas iguales a ellos pero también muy distintas; aprendan los unos de los otros; se sientan acompañados en su totalidad; se los vea y se los acompañe. No es una metodología, es una manera de ver la infancia y la vida. Es un espacio que no existe, pero sí que se puede ayudar a construir.

Participo en un colectivo en el conurbano de Buenos Aires, que se define como una comunidad de aprendizaje. También ayudo a crear a otros con esas características. En Europa se han popularizado la Escuelas Bosques, que son espacios educativos rodeados de un entorno natural.

Algunos padres que valoran las experiencias alternativas y están de acuerdo con esta transformación de la escuela tienen una encrucijada. Por una parte, quieren que sus hijos crezcan en contacto con la naturaleza, en espacios de libertad donde exploren diversas dimensiones del ser. Pero, por otra, eligen instituciones que puedan "garantizar" acceso a universidades, oportunidades laborales, prestigio, entre otras razones. ¿Qué podés decirle a esos padres?

Puedo decirles a los padres que a lo que más tendrían que temer sería a ellos mismos. Para mí hay dos variables: la primera, sería un sistema social opresivo y excluyente, donde vaya a la escuela que vaya se encuentra condicionado. La segunda está relacionada con las heridas de la infancia causadas principalmente por el entorno familiar. Ni la mejor escuela garantiza que nuestros hijos estén al margen de esto. Si vos sos un padre que niega la sensibilidad de su hijo, su individualidad, no lo acompaña en su proceso, no lo escucha o carga grandes expectativas sobre él existen más probabilidades de que crezca infeliz.

Existe poca investigación longitudinal sobre el impacto de estas formas alternativas de educación en la vida adulta, pero sí hemos podido apreciar que quienes han vivido experiencias más profundas de acompañamiento con las presencia de adultos en su infancia, se han desarrollado en su vida y viven más plenos. Un niño que se desarrolló en un entorno de aceptación, no necesita tantas herramientas porque ya las tiene. Sabe conectarse consigo mismo. Se nota cada vez más que necesitamos parar el mundo y reconectarnos con quiénes somos, por qué hacemos lo que hacemos y por qué no hago lo que me gustaría hacer. 

No entramos por la formación docente o la academia, sino por la mesa de la familia

¿Cuáles son los desafíos de esta "Educación Prohibida" y cuáles las oportunidades?

Creo que es un proceso largo y el desafío más grande es empezar a cambiar la consciencia, porque está naturalizado que se aprenda de una determinada manera. Como una referencia, alguna vez alguien nos dijo: "Ustedes quieren hacer lo que el movimiento LGBTI ha hecho en los últimos veinte años". Todavía falta mucho por recorrer para este movimiento y para el caso de la educación también. Afortunadamente, estamos en un momento en el cual muchas cosas prenden y agarran.

Eso se refleja en la película, se ve en las universidades y en los medios de comunicación. El docente que se está formando ahora no escucha por primera vez de este tema en un vídeo de YouTube, también lo ha visto en la televisión y lo conversó con su familia. Así se empiezan a generar cambios sociales muchos más amplios. Por eso sentí que debía hacer una película. A mí me dijeron que era como meterse por la puerta de atrás en el sistema educativo. No entramos por la formación docente o la academia, sino por la mesa de la familia. A veces no se simpatiza con este abordaje y aparece la resistencia, pero hay casos de personas que están convencidas de la legitimidad de la discusión.


Agenda de Actividades de Germán Doin en Mendoza

Taller Intensivo "Introducción a la Educación Alternativa". Sábado 12 y domingo 13 de mayo. 10 a 18hs, en INDIGO. Link a la inscripción: https://goo.gl/forms/vIHzhjRy7QYUgknC3

Charla "Educar para Transformar". Viernes 11 de mayo de 9 a 11hs, en la NAVE UNIVERSITARIA. Aporte: una caja de colores o témperas. Link a la inscripción: https://goo.gl/forms/NgAPXDzKjY2V0jev1

Charla: "Educación Alternativa como Práctica de la Libertad". Viernes 11 de mayo de 20 a 22hs, en el Auditorio de la UTN. Entrada libre y gratuita. Link a la inscripción: https://goo.gl/forms/MBcI57T6q3lauBnQ2

Temas
  • educación
  • educación prohibida
  • documental
  • cambiar
  • alternativa
  • Germán Doin