volver a

"Dependemos de la nieve y los glaciares": Lucas Ruiz

En el Día Mundial del Clima y de la Adaptación al Cambio Climático, nuestros aliados del Instituto de Ciencias Ambientales (ICA) dialogaron con el especialista Lucas Ruiz, quien explica cómo este fenómeno ha afectado los glaciares y los recursos hídricos.
Avatar del

Estar mejor

1/4
"Dependemos de la nieve y los glaciares": Lucas Ruiz

"Dependemos de la nieve y los glaciares": Lucas Ruiz

"Dependemos de la nieve y los glaciares": Lucas Ruiz

"Dependemos de la nieve y los glaciares": Lucas Ruiz

"Dependemos de la nieve y los glaciares": Lucas Ruiz

"Dependemos de la nieve y los glaciares": Lucas Ruiz

Foto: Olga Stalska

Foto: Olga Stalska

El Cambio Climático se aceleró de manera vertiginosa en los últimos años. Las industrias, el desmonte, la deforestación, el uso de agrotóxicos, el crecimiento de la población y la utilización indiscriminada de recursos nos ha llevado ante una situación crítica. El 26 de marzo es un día para la reflexión: ¿cómo podemos adaptarnos a este cambio? y ¿qué debemos hacer para disminuirlo?

Este proceso influye directamente en nuestras reservas acuíferas y precipitaciones. En una provincia con escasez de agua es necesario que nos informemos y aprendamos a cuidarla. Por lo anterior, entrevistamos a Lucas Ruiz, Doctor en Ciencias Geológicas, investigador del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA), que depende del CONICET, de la Universidad Nacional de Cuyo y del Gobierno de Mendoza. Este reconocido investigador experto en la relación entre clima y glaciares fue seleccionado recientemente, junto a cerca de 250 científicos de todo el mundo, para elaborar el próximo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático para la ONU.

Foto: Natalia Imazio

ICA: ¿Cuál es su área de trabajo en el IANIGLA y qué consecuencias del Cambio Climático en Mendoza y en Argentina han encontrado?

Mi área de estudio son los glaciares, testigos del cambio climático. El retroceso respecto al tamaño que tenían hace cincuenta o sesenta años demuestra que el clima ha cambiado y esta transformación ha sido negativa para los glaciares. Cuando uno analiza las series de precipitación o caída de nieve en cordillera, se ve que a corto plazo hay mucha variabilidad, pero a largo plazo la tendencia es negativa. Con la temperatura es más claro el patrón, porque hay un aumento marcado, sobre todo en los últimos veinticinco años.

>

Nosotros dependemos de la nieve y los glaciares para regar, para la industria y para la sociedad

¿Qué consecuencias pueden traer el retroceso en los glaciares y la disminución de la precipitación?

Por un lado, la baja de precipitación influye en el caudal de los ríos. Los registros de los últimos sesenta a setenta años indican que en las últimas décadas tenemos cada vez más años secos. En Mendoza, hace cinco o seis años estamos viviendo una emergencia hídrica; lo anterior, significa que tenemos una sequía continua y esto influye directamente en el caudal del río. Nosotros dependemos de la nieve y los glaciares para regar, para la industria y para la sociedad, y no tener nieve en Cordillera significa no tener agua en los ríos.

Foto: Paul Morris

¿Qué rol cumplen los glaciares?

En Mendoza, tenemos la suerte de contar con glaciares en las cabeceras de las cuencas, que cumplen un rol de regulación del recurso hídrico: amortiguan el efecto de las sequías. Estamos a fines de marzo, momento en el cual termina un año hidrológico y comienza otro. En las cuencas, sobre todo en las partes altas, empieza a acumularse nieve porque hace más frío, entonces la que precipita queda acumulada parte en los glaciares y parte fuera. A principios de primavera, comienza a derretirse la nieve que está afuera de los glaciares y luego la que está en los glaciares. Hacia el final del verano, cuando ya no queda nieve en la cabecera de las cuencas para nutrir a los ríos, lo que aporta es el hielo de los glaciares. En años cuando la precipitación es escasa, el hielo se empieza a derretir antes, porque ya no está cubierto por la nieve, y entrega más agua a las cuencas que la que entrega un año con suficiente cantidad de nieve.

La causa principal del retroceso de los glaciares es el cambio climático 

¿Cómo pueden las personas cuidar los glaciares, el agua y adaptarse a esta situación de cambio climático?

Por un lado, tenemos una Ley de Protección de Glaciares, entonces básicamente uno tiene que pedirle a los funcionarios que hagan cumplir la ley. Pero la causa principal del retroceso de los glaciares es el cambio climático global que está directamente relacionado con las emisiones de dióxido de carbono. Entonces, tenemos que ir hacia una sociedad que deje de depender de los combustibles fósiles, que deje de consumir tanto. En lo que respecta al cuidado del agua, se debe tener en cuenta que la eficiencia de su transporte es del 40%, según el Departamento General de Irrigación de Mendoza. Es decir, el 60% del agua que entra a los canales de riego y de distribución se pierde, en parte, porque falta impermeabilizar los canales, pero en gran medida, por que los canales y acequias se encuentran tapados u obstruidos con residuos urbanos. Que no haya residuos allí depende de nuestra sociedad.

Entrevista elaborada como parte de la alianza entre el suplemento Estar Mejor y el Instituto de Ciencias Ambientales (ICA), Secretaría de Desarrollo Institucional y Territorial de la Universidad Nacional de Cuyo.

Temas
  • cambio climático
  • glaciales
  • agua
  • Mendoza
  • día internacional
  • Lucas Ruiz
  • ianigla
  • ICA
  • UNCuyo
  • Natalia Imazio
  • Leticia Vega