Los partos en agua: una opción cada vez más elegida en Mendoza

El nacimiento de un bebé en agua es una alternativa a la tradicional camilla y una tendencia en parto humanizado a nivel global que permite disfrutar más la experiencia porque disminuye el dolor.

redacción mdz

parto en agua

parto en agua

Son muchas las mujeres que hoy en día buscan alternativas a la hora de dar a luz para vivir una experiencia lo más placentera posible, tanto para ellas como para los bebés que llegan.

Si bien algunas mujeres deciden parir en las bañeras de sus propios hogares, lo ideal y más seguro es recurrir a un hospital que lleve adelante este tipo de práctica, ya que ante cualquier contingencia en el trabajo de parto siempre es mejor estar acompañada de profesionales. En nuestra provincia el único efector de salud que cuenta con la opción de parto en agua es el Hospital Carrillo.

El doctor Diego Irigo, director del hospital, explica que “la hidroterapia en el trabajo de parto y parto en agua favorecen la participación de la familia y la contención en este proceso. Además evita el uso de métodos farmacológicos para el alivio del dolor, acorta el periodo expulsivo, evita desgarros y disminuye la posibilidad de complicaciones, entre otros beneficios.”

El parto en agua evita el uso de métodos farmacológicos para el alivio del dolor

El agua actúa como calmante natural en la mujer y es por eso que Irigo señala que esta modalidad de parto evita el uso de medicación. Hasta el momento en el hospital mendocino se han realizado 83 alumbramientos en agua desde 2017 hasta la fecha sin complicaciones.

El requisito que hay que cumplir para poder llevar adelante un parto en agua es tener un embarazo sin complicaciones (como placenta previa, bebé de bajo peso, posición fetal inadecuada, entre otras). Está especialmente indicado en mujeres que hayan tenido antes partos prolongados y en madres primerizas maduras, en las que se prevé una dilatación larga, pero cualquier mujer embarazada sin inconvenientes puede optar por esta metodología.

“La mayoría de las maternidades de nuestro país han sido proyectadas con una concepción hospitalaria clásica. Frente a esta problemática del parto medicalizado y sin acompañamiento es fundamental determinar las complicaciones asociadas a ambas prácticas, ya que la evidencia científica no concuerda con los criterios en los que se basa la práctica rutinaria de parto en las diferentes maternidades del país”, explica Irigo haciendo referencia al alumbramiento en agua como alternativa adecuada para responder a las necesidades de un parto humanizado que cada vez se reclama con más ímpetu a nuestra salud pública.

Los profesionales del Hospital Carrillo que realizan los partos en agua hicieron capacitaciones especiales a través de un obstetra de Puerto Rico y viajaron para capacitarse en el Hospital Sofía Feldman de Belo Horizonte, Brasil.

El subsecretario de Salud, Oscar Sagás, indicó a fines del 2018 que poco a poco se irá sumando la alternativa de partos en agua en más hospitales de la provincia para que más madres puedan elegir la manera que les resulte cómoda para dar a luz.

Encuesta

¿Qué pensás del parto en agua?

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?