Entrevistas Steven Pinker

Steven Pinker: "Los progresistas detestan el progreso"

El diario español El Mundo, con Cayetana Álvarez de Toledo como reportera, obtuvo interesantes definiciones, para el debate, del psicólogo experimental, científico cognitivo, lingüista y escritor canadiense, profesor en el Harvard College y titular del "Johnstone Family Professorship"
Avatar del

MDZ

1/6
Steven Pinker: "Los progresistas detestan el progreso"(www.newstatesman.com)

Steven Pinker: "Los progresistas detestan el progreso" | www.newstatesman.com

Steven Pinker: "Los progresistas detestan el progreso"

Steven Pinker: "Los progresistas detestan el progreso"

Steven Pinker: "Los progresistas detestan el progreso"

Steven Pinker: "Los progresistas detestan el progreso"

Steven Pinker: "Los progresistas detestan el progreso"(www.lampadia.com)

Steven Pinker: "Los progresistas detestan el progreso" | www.lampadia.com

Steven Pinker: "Los progresistas detestan el progreso"

Steven Pinker: "Los progresistas detestan el progreso"

Steven Pinker: "Los progresistas detestan el progreso"(www.newstatesman.com)

Steven Pinker: "Los progresistas detestan el progreso" | www.newstatesman.com

 Cayetana Álvarez de Toledo entrevistó para El Mundo, de España, al intelectual del momento, Steven Pinker. Psicólogo experimental, científico cognitivo, lingüista y escritor canadiense, profesor en el Harvard College y titular del "Johnstone Family Professorship", es difícil resumir de quién se trata. Algunos lo ven como quien rebate las teorías de  Thomas Piketty en materia económica y otros, como un gran provocador a nuevos debates, que dejan atrás viejas etiquetas. Su nuevo trabajo -recientemente publicado- es Enlightenment now: The case for reason, science, humanism and progress. De allí que rescatemos puntos de un diñalogo sostenido a fines del año pasado. Motivador.

 Sus libros: Cómo funciona la mente y La tabla rasa son trabajos seminales de la moderna psicología evolucionista, la cual ve a la mente como un tipo de navaja suiza equipada por evolución con un conjunto de herramientas especializadas (o módulos) para lidiar con problemas que enfrentaron nuestros ancestros paleolíticos. Él y otros psicólogos evolucionistas creen que la mente humana evolucionó por selección natural tal como otras partes del cuerpo.  

Lo cierto es que la nota de El Mundo no tiene una letra de desperdicio y se puede leer completa haciendo clic aquí. 

- Parece un manifiesto contra el populismo.

- Lo es.

En MDZ, tomamos algunos de sus párrafos más interesantes para abrir una discusión sana y propositiva sobre el presente y el futuro de la política y, por lo tanto, de la sociedad. Para ello, la frase del título es toda una provocación que explica de la siguiente manera:

- Yo no soy un estratega político. Lo que hago es ofrecer los datos objetivos y, por tanto, los argumentos para defender un orden de democracia, ley y libertad. Las instituciones democráticas liberales han sido determinantes en el impresionante progreso de la condición humana. Y esto no se dice lo suficiente. La cultura política e intelectual lo oculta.

- ¿Por qué?

- Porque los progresistas detestan el progreso. Hoy lo que define la percepción del mundo son los titulares y las anécdotas en lugar de los datos y las tendencias. Y además hay una equiparación absurda entre el pesimismo y la sofisticación. Los pesimistas son considerados más serios y moralmente superiores. Tienen prestigio intelectual.

- ¿Por qué?

- Lo explicó un escritor económico americano: un pesimista parece que quiere ayudarte; un optimista, venderte algo. A los optimistas nos llaman ingenuos, panglosianos o directamente portavoces de la Cámara de Comercio o de Silicon Valley.

"Nadie recuerda las cosas buenas"

-  Hay otro factor que contribuye al pesimismo colectivo: la ilusión cognitiva. Las cosas malas suelen ocurrir de golpe: un atentado, por ejemplo. En cambio, las cosas buenas, como el aumento de la esperanza de vida o el descenso en la criminalidad, se producen lentamente, porcentaje a porcentaje.

- Esto se vincula con un rasgo de la naturaleza humana descubierto por Daniel Kahneman y Amos Tversky: la disponibilidad heurística. Los humanos valoramos el riesgo en función de recuerdos que nos vienen fácilmente a la mente. Recordamos las imágenes de los años 70, de niños africanos con sus barrigas hinchadas. Pero no tenemos imágenes de un niño africano desayunando, yendo al colegio, regresando a casa, un día tras otro. Lo mismo ocurre con el terrorismo. Las imágenes distorsionan nuestra percepción de la amenaza. 

- El estado natural del universo es que la cosas se caigan a pedazos. No podemos esperar facilidades, suficiente comida, casas cómodas. Al contrario: miseria y caos. Tampoco la misión de la evolución es convertirnos en hombres y mujeres felices. Lo natural es una lucha entre organismos: unos queremos comernos a otros; otros quieren evitar ser comidos, y los terceros -las enfermedades- quieren matarnos a todos. Lo increíble es que hayamos logrado prosperar mediante la aplicación acumulada del ingenio humano. Pero la gente quiere creer que la riqueza y la felicidad son el estado natural de las cosas. Y cuando no las obtienen buscan culpables. 

Las discrepancias con Piketty

 - Yo creo que la desigualdad no es un elemento determinante del bienestar. Lo que es determinante es la pobreza. La cuestión no es si todos tenemos lo mismo, sino si todos tenemos lo suficiente. Siempre puedes lograr que una sociedad sea más igualitaria quemando la riqueza de la mitad más rica de la población. Pero eso no convierte a la otra mitad en más próspera. Históricamente, las fuerzas más eficaces en la generación de igualdad económica han sido las guerras, las epidemias, el colapso del Estado y las revoluciones violentas. 

La nota completa, aquí.