Entrevistas Dos protagonistas del "No positivo"

A 10 años de la Resolución 125, esto piensan hoy Cobos y De Ángeli

El 11 de marzo de 2008 el ministro de Economía de Cristina Kirchner, Martín Lousteau, anunciaba la famosa norma que fue rechazada por el Congreso.
Avatar del

Gabriel Conte

1/3
A 10 años de la Resolución 125, esto piensan hoy Cobos y De Ángeli

A 10 años de la Resolución 125, esto piensan hoy Cobos y De Ángeli

A 10 años de la Resolución 125, esto piensan hoy Cobos y De Ángeli

A 10 años de la Resolución 125, esto piensan hoy Cobos y De Ángeli

A 10 años de la Resolución 125, esto piensan hoy Cobos y De Ángeli(NA)

A 10 años de la Resolución 125, esto piensan hoy Cobos y De Ángeli | NA

El tiempo es cruel. Nos hace envejecer y a veces, olvidar. Es sanador: nos permite perdonar tras la reflexión. O es cínico: nos carga de rencor. A veces el transcurrir del tiempo es también memoria y -archivo mediante- nos da acceso a la crónica de los hechos y sus interpretaciones. Por eso, ahora que se cumplen 10 años desde aquel 11 de marzo en que se presentó la ya históricamente célebre (y fracasada) Resolución 125, el hecho merece poner un freno para saber si al menos algunos de sus protagonistas más potentes piensan igual que en aquel momento o no, si les benefició su postura y sus acciones le abrieron caminos. Martín Lousteau era el ministro de Economía de Cristina Kirchner que creó la norma que, ante la conflictividad que generó, obligó al Gobierno a remitirla al Senado, en donde Julio Cobos le pegaría un tiro en la frente.

>

La Resolución 125 establecía un sistema de retenciones móviles para el agro con especial énfasis en la soja, producto al que se le subía la alícuota del 35% a casi un 44,1%, alcanzando luego un tope de 48,7%. El campo lo consideró confiscatorio y el kirchnerismo -con Lousteau como parte del aquel proyecto- estimaban que estaban haciendo una distribución más justa de la riqueza.

Se formó una Mesa de Enlace, integrada por la Sociedad Rural Argentina ( SRA), Coninagro , Federación Agraria Argentina (FAA) y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), que llamó a un paro en la comercialización de granos y carne por 48 horas. El Gobierno autorizó a sus equipos parapolíticos para que Luis D'Elía armara su "contramarcha" mientras el agro paralizaba la Pampa Húmeda y ocasionaba el desabastecimiento en el resto del país.

El peronismo se quebró entre procampo y anticampo. El vicepresidente Cobos se ofreció de nexo para calmar una agitación creciente que se potenciaba a un ritmo muy rápido y que podría terminar en un enfrentamiento apoteótico. 

Cayó Lousteau. Cayó Alberto Fernández, que era el jefe de Gabinete y quería cargarle "el muerto" a Lousteau y entró en la misma fosa. El Gobierno hizo como que cedía enviando la resolución para que la tratara el Congreso, pero el expresidente Néstor Kirchner prohibió a sus diputados negociar el texto. Se aprobó por solo 7 votos en Diputados en donde ya el oficialismo mostraba grietas y luego, en julio, el escenario fue para Julio Cobos.

Hoy Cobos es senador nacional por Cambiemos. Entre aquellos días y estos, fue expulsado de la UCR, creó un partido, Confé, fue reincorporado por la UCR, fue diputado antes de volver al Senado.

Hoy Lousteau no habla de aquellos días. Llegó al Congreso en las últimas elecciones tras haber abandonado a Mauricio Macri, quien le había confiado la embajada en Washington, nada menos. Quiso armar su propio futuro político con un partido pararadical, Eco, pero terminó afiliándose a la UCR. Preside un bloque diferente al de Cambiemos que se llama "Evolución" en donde integró a un nuevo personaje de la política mendocina, José Luis Ramón, mitad activista social, mitad abogado: 100% político. Lousteau volvió a dar conferencias a Mendoza, inclusive de la mano de Julio Cobos.

Hubo un hombre que le puso un freno al siempre poderoso Hugo Moyano, que salió en defensa de Néstor y Cristina y movilizó a sus camioneros para tratar de terminar con el lock out patronal que desabastecía de alimentos al país y ahogaba al gobierno. Se llama Alfredo De Ángeli, un rústico productor agrícola que integraba la Federación Agraria de Entre Ríos y que se volvió un emblema del campo junto a su hermano gemelo idéntico, para sumarle color esta Argentina que más que historia, es un collar de perlitas curiosas.

Según contó La Nación al recordar aquel momento, "un día, los camioneros de Moyano se dirigían a Ceibas, Entre Ríos, y allí los esperaban productores de Urdinarrain con tres cajones con 150.000 abejas para hacerles una suerte de gran recepción. Pero De Angeli les dijo que era mejor retroceder en esa acción".

Hoy De Ángeli es senador nacional por su provincia y miembro activo del PRO, cosa que se nota en su mensaje. Habló con la "Mesa MDZ" en MDZ Radio, para recordar aquellos días. Y también lo hizo el ex vicepresidente Cobos:

De Ángeli: de la protesta a la política

"Los medios nos trajeron apoyo de la gente"

- "Lo poco o lo mucho que puedo recordar de aquel momento son las cosas positivas y divertidas. Lamentablemente fueron 100 días de un conflicto injusto. Si hubiera habido diálogo no se llegaba a eso. Cien días en la ruta y por eso hay que valorar a los periodistas que hicieron posible que la gente que no conocía al sector agropecuario se enterara por qué estábamos allí. Eso hizo que mucha gente adhiriera al reclamo".

"Hoy no pasaría"

- "Aquello que pasó hoy no pasaría. Hay un gobierno que escucha, dialoga y busca la solución. Lo positivo es algo que dijo los otros días el presidente: si los argentinos nos juntáramos seríamos imparables. Aquello hizo que muchos argentinos nos organizáramos, nos juntáramos y eso permitiera sostener los 100 de reclamo".

"Una lección cívica"

- "Yo creo que dejamos también una lección cívica, ya que el pueblo supo que hay un Congreso de la Nación en donde se debatieron las políticas y pudimos salir adelante, con el voto "no positivo" de Cobos. Fueron momentos muy duros, muy tristes. Ojalá que nunca más tengamos que estar en una ruta. Hoy no haría lo mismo, porque no hay condiciones para hacer lo mismo que hicimos hace 10 años".

Qué pasó antes del "No positivo"

Las tres etapas

- "Más allá de la decisión final hubo un proceso que lo podemos dividir en tres etapas. La primera, cuando se emite la resolución, que es la fecha que ahora recordamos, pero que ya venía con un cierto malestar, porque Néstor Kirchner, allá por noviembre, antes de terminar su mandato, había aumentado las retenciones al 30 o 35%. Luego, cuando sale la Resolución 125 en función del valor del dólar, sin posibilidad de incrementar los costos por producción y en donde no se terminaba de ponderar la competitividad, comienza el reclamo. Fue aumentando paulatinamente a lo largo de esos meses, en que como consecuencia hubo muchos cortes de rutas, agresiones como las de D'Elía y de De Ángeli y con eso comienza mi intervención un poco más fuerte".

El ejemplo mendocino que Kirchner no vio

- "Yo ya había recibido a algunos sectores del campo, había permitido una carpa de estudiantes de Agronomía se manifestara frente al Congreso. Cuando detienen a De Ángeli yo pido la intervención del Congreso para de alguna manera sacar el tema del ámbito del Poder Ejecutivo y dar el debate en forma racional, con tratamiento de algunos de los temas. Hablé con todos los gobernadores para ver si querían participar. Pero vaciaron esa reunión. Había que escucharlos porque afectaba sobre todos a los de la Pampa Húmedo. Yo puse el ejemplo de lo que pasaba en Mendoza cuando se tocaba el tema del impuesto al vino. Les conté lo que había pasado en Mendoza cuando Néstor Kirchner les quiso poner impuestos a los espumantes con Lavagna y surgió una reacción en 2004. Esa fue la segunda etapa, marcada por la intervención del Congreso, pero sin cambio. Eso generó malestar y se incrementaron las manifestaciones". 

El desenlace

- "Todo termina con mi voto. Pero para llegar a ese voto hubo muchos senadores del oficialismo que volvieron en contra también. Siempre mi propósito fue tratar de acordar y de consensuar. Pedí un cuarto intermedio pero no se dio. Entonces, asumí la responsabilidad que me cabía en ese entonces y que iba más allá de contemplar un interés sectorial, sino que se basaba en el interés social, porque se buscaba la paz social".