Padre José Palmar

"Cuerpos militares analizan una renuncia de Maduro"

El sacerdote dijo que "la sangre en las calles" fue el límite en la relación entre la Iglesia y Nicolás Maduro. Aseguró que el ministro de Defensa, Vladimir López, estudia la posible renuncia del presidente.

José Palmar es sacerdote en una parroquia de Maracaibo y desde un principio se mostró en desacuerdo con las intenciones del papa Francisco de mediar entre la oposición y el oficialismo venezolano. Por eso, no tardó en salir a hablar cuando se dio a conocer la decisión de la Conferencia Episcopal de romper las negociaciones y tildar de totalitario, represivo y criminal al gobierno de Nicolás Maduro.  "Muchos del alto mando militar que ya no están de acuerdo con la represión en las calles, se han sentado con el general mayor Vladimir Padrino López, ministro de Defensa, para intentar remediar esto mediante la renuncia de maduro y el llamado a elecciones generales", adhirió.

 En argentina impactó la decisión de la iglesia de Venezuela, sobre todo porque el papa Francisco intentó mediar en la crisis

Realmente, amigos de Argentina, el Papa Francisco intentó hacer una especie de puente comunicacional entre el narco régimen y la oposición venezolana. Pero en los últimos días este narco régimen totalitarista represivo ha crecido en brutalidad y salvajismo en las calles contra los que han protestado por buscar la salida a un país democrático y lleno de humanidad. Ayer la Conferencia Episcopal lanzó una advertencia y una especie de comunicado a todo el mundo, donde ya se declara una dictadura de un régimen totalitario, represivo y criminal. Esto nos pone en una situación de cero puentes, cero mesas para negociar. Inclusive, ayer la famosa mesa de la constituyente comunal que Nicolás Maduro ha llamado de manera ilegal fue un fracaso. Ante esta situación, la Iglesia venezolana ha tomado un punto de convicción plena y le ha dicho al mundo entero que estamos ante una dictadura totalitarista represiva. Por consecuencia, lo que el Papa Francisco ha solicitado es imposible. Realmente es una situación inadecuada sentarse con unos criminales de oficio y delincuentes investidos de autoridad.

Tenemos entendido que el 90% de los venezolanos están bautizados ¿Cuál puede ser la repercusión que esto puede tener en el medio de un país dividido y desbastado?

Nosotros los sacerdotes estamos convencidos de lo que estamos diciendo y estamos expuestos a sufrir consecuencias. En la noche de ayer el narco régimen de Maduro pensó en expropiar iglesias, expropiar templos, expropiar colegios católicos, escuelas e inclusive lo que tiene que ver en materia de salud y que la iglesia atiende con excelencia. No nos extraña que en las próximas horas se desate cualquier forma de represión contra la iglesia expropiando cualquier estructura física o amenacen con sacar del país a sacerdotes y religiosas extranjeros que no tengan los papeles en regla. Son posibles víctimas de exilio, asedio y persecución.

¿Cuál fue el quiebre entre el gobierno y la conferencia episcopal?

Hubo varios temas. El primero fue la Constituyente comunal convocada al estilo cubano castrista de manera ilegal. Lo segundo es la agresión fuerte que hay en la calle. Los 47 muertos que ya se han desatado en el país entero. Ayer tuvimos en Maracaibo algo salvajemente bestial. La guardia nacional de Nicolás Maduro reprimió una guardería de niños. Lanzaron tres bombas lacrimógenas dentro de una guardería infantil por el solo hecho de que dos jóvenes estaban asistiendo como paramédicos a un herido. Esto es el colmo. El punto de quiebre fue, sencillamente, la sangre. No puede ser que un gobierno llame a una constituyente y en la calle nos lance bombas tiros y lo que vimos ayer en Maracaibo. Eso llega al nivel más bajo de lo que es la inhumanidad de un gobierno. El punto de quiebre fue la muerte en las calles. 

¿Como es la situación social en Maracaibo?

El centrod e mayor convulsión es Caracas. La capital de la república se ha convertido en una zona de batalla campal, de díaa, de noche, y de madrugada. En Maracaibo ayer la situación fue bastante grave. Desde hace 8 días el país se ha ido despertantdo y ha ido creciendo en protestas enérgicas, pero también en represión policial y militar. Yo puedo decir con toda autoridad que en la noche de ayer los cuerpos militares del fuerte Tiuna (Caracas) estuvieron reunidos para colocar en la mesa militar la situación de la posible renuncia de Nicolás Maduro. Esto lo digo con toda propiedad porque manejo información directa de los cuarteles. Muchos del alto mando militar que ya no están de acuerdo con la represión en las calles, se han sentado con el general mayor Vladimir Padrino López, ministro de Defensa, para intentar remediar esto mediante la renuncia de maduro y el llamado a elecciones generales.

¿Está diciendo que Nicolás Maduro está por perder uno de sus apoyos más fuertes, el sector militar?

Sabemos que los militares están en el negocio del narcotráfico, de la corrupción, negocios con los Castro en Cuba, con Rusia y con la China comunista. Pero también entendemos que hay un sector militar de clase media que no está de acuerdo con la situación que está pasando el país. Y la única solución y ellos lo saben cómo lo sabe el mundo entero, es que Maduro renuncie. Porque desde el 6 de enero fue declarado como abandono del cargo por la Asamblea Nacional Legislativa. Desde el 6 de enero Maduro no es presidente, porque lo declararon en abandono del cargo. Lo importante es que ahora Maduro con responsabilidad su renuncia y se vaya en exilio a Rusia, donde lo estaban esperando, y aquí se llame a elecciones. Esa es la petición para este día.

¿Cómo ha sido la relación de la iglesia venezolana con Maduro?

Hubo un intento de diálogo. La iglesia por naturaleza, en cualquier situación bélica es mediadora. La mediación es parte de nuestro carisma natural y espiritual, está claro. Pero acá en Venezuela el intento de la mesa de diálogo fracasó. ¿Por qué? Porque no estás hablando con un gobierno, estás hablando con un régimen. No con políticos, sino con militares. No con demócratas, sino con totalitaristas. No con ciudadanos, sino con criminales. En esas circunstancias no se puede hablar. No se puede dialogar. Y poco a poco, la iglesia venezolana -más no el vaticano- estaba convencida de que no se podía ejecutar ningún diálogo. El Vaticano agotó hasta última instancia, pero cuando no hubo cumplimeinto de los acuerdos el Vaticano entendió que esta gente no tiene palabra y no cumple sus compromisos. Después que se terminó el diálogo hubo una especie de pausa para ver si el gobierno tomaba responsabilidad sobre el país en materia de alimentos, medicina y seguridad pública. Pero no lo hizo, sino todo lo contrario. Siguieron las protestas en semana santa y han ido creciendo junto al salvajismo del gobierno. La iglesia -desde abajo- con los curas, las monjas salimos a la calle y los obispos vieron a la iglesia en la calle y entendieron que los puentes ya no eran posibles. Que la iglesia jerárquica asumiera la decisión del rompimiento con el régimen de Nicolás Maduro se debe a que los curas, las monjas, los laicos, los hombres, los niños y los ancianos salimos a las calles.

Opiniones (0)
26 de abril de 2018 | 06:05
1
ERROR
26 de abril de 2018 | 06:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Aguas color Malbec
    17 de Abril de 2018
    Aguas color Malbec