José Lumerman

“Una persona está recuperada cuando tiene un vínculo familiar, una amistad y se autosustenta”

El doctor Lumerman dirige un instituto en Salud Mental y Adicciones reconocido por la organización mundial de la Salud y que tiene una tasa de recuperación del 90 por ciento. Conocelo en esta charla con MDZ.

Con veinte años de trayectoria, el programa del Instituto Austral se volvió un punto de referencia de la salud mental a escala mundial. La institución, logró el reconocimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) al ser incorporado dentro de las diez mejores prácticas de salud mental (best practices) y es parte de una red internacional de capacitación e investigación junto a la Universidad Columbia (New York), entre otros logros. MDZ entrevistó a José Lumerman, médico psiquiatra y director del Instituto.

-¿Qué se puede hacer hoy ante una enfermedad mental?

-Gracias al desarrollo de las disciplinas que confluyen en la salud mental a partir de la revolución francesa hasta estos tiempos, hoy contamos con suficientes herramientas diagnósticas y de abordaje terapéutico para la mayoría de los trastornos mentales incluidos los más severos. La esquizofrenia es un claro ejemplo de los medicamentos y dispositivos terapéuticos que se han desarrollado para que las personas afectadas puedan integrarse familiar, social y productivamente en sus comunidades.

-¿Y qué diferencia al programa del hospital Austral de otros tratamientos?

-Este sistema no prevé internaciones institucionales: si un paciente tiene una crisis reportada por su médico de cabecera se lo traslada y recibe atención durante dos semanas. Luego concurre al hospital de día y después se integra a un programa de rehabilitación que incluye psicoterapia y rehabilitación a través de distintos talleres. La rehabilitación hace mucho hincapié en la reinserción productiva que permite a los pacientes recuperar su dignidad e identidad y rehacer su vida laboral. Se busca la autonomía del paciente, no queremos gente internada de por vida.

-Además de médicos, ¿hay un equipo multidisciplinario?

-El equipo del Programa tiene un carácter transdiciplinario conformado por psiquiatras, psicólogos, asistentes sociales, enfermeros, agentes sanitarios, docentes, artistas, artesanos y técnicos agrarios, así como el personal que provee la logística en secretaría, maestranza, limpieza y cocina. El médico general tiene la responsabilidad de liderar el proceso terapéutico integral, integrando la dimensión mente cuerpo del paciente, acordando y fijando junto al mismo y sus familias los objetivos terapéuticos que van delineando la hoja de ruta hacia la integración comunitaria. Es importante destacar que tanto paciente y familiares conforman el equipo terapéutico porque nos pensamos como una Gestalt del Terapeuta que se conforma por el equipo e institución así como de la persona del paciente, en el cual cada uno cumple una tarea y función en el proceso de recuperación y reinserción comunitaria plena.

-Existen varios mitos sobre la medicación. ¿Qué importancia le dan dentro del tratamiento?

-La medicación ocupa el lugar que la medicina le da a la farmacología: instrumentos terapéuticos que inciden favorablemente en la dimensión biológica de la enfermedad que padece la persona, desde el alivio sintomático como un ansiolítico hasta los antidepresivos, antipsicóticos y otros fármacos como el carbonato de litio y anti comiciales que inciden en la dimensión biológico fisio-psicopatología de trastornos como las psicosis, depresiones y trastornos de la impulsividad. La medicación bien administrada y controlada por el médico no representa un problema.

-¿Cuál es el parámetro que usan para hablar de recuperación?

-El parámetro que tenemos para poder definir que una persona esta recuperada de su/sus enfermedades en términos básicos es cuando tiene al menos un vínculo familiar, una amistad y la posibilidad de auto sustentarse materialmente en sus necesidades y funciones básicas ya sea trabajando o administrando su pensión. Desde ese punto todo dependerá del potencial de cada persona, pero esos tres puntos son los fundamentales.

-Siempre que hay un enfermo mental, ¿hay un familiar que “deja de tener vida” para cuidarlo?

-Ya no. Hay muchos pacientes graves recuperados, con muchos años de evolución, que no sólo no requieren que un familiar esté constantemente atrás, sino que aportan a la familia. Hoy hay recursos terapéuticos y de rehabilitación productiva que permiten que una persona organice su vida y sea un integrante más.

-¿Hacen internaciones domiciliarias?

-La internación domiciliaria es uno de los dispositivos del Programa Austral y consiste en la organización de un encuadre domiciliario en el cual se aseguran las necesidades básicas de higiene, alimentación, hidratación y sueño del paciente orientando a la familia y bajo la supervisión de un enfermero, el respaldo de un médico de cabecera y el acceso a un servicio de orientación telefónica.

-¿Cuál es la tasa de recuperación?

-La tasa de recuperación es de aproximadamente del 90% de los pacientes y familiares que no abandonan el tratamiento en los términos básicos antes mencionados.

-¿Las adicciones, se abordan de un modo diferenciado?

-Para las adicciones hemos desarrollado un dispositivo especial donde en la primera fase nos ocupamos específicamente de que el paciente pueda dominar la adición durante 8 semanas y luego es derivado a otros dispositivos de acuerdo a la patología de base del paciente.

-¿Hay casos irrecuperables?

-Así como existe la metástasis en el cáncer también existe la irrecuperabilidad en la psicoterapéutica integral. En patologías donde predomina la psicopatía y la perversión así como las demencias avanzadas. Pero en el programa austral concluimos después de 20 años de trabajo un posicionamiento ético en relación a nuestra tarea y misión que señala que nadie puede determinar la potencialidad del otro.

-¿Puede describir un caso que le haya resultado impactante?

-El paciente que más me impactó fue una mujer de 34 años que padecía un trastorno esquizofrénico paranoide, con alto grado de deterioro personal, familiar y social y productivo, madre de una hija de 9 años que después de mucho esfuerzo y aprovechamiento del programa, pudo concluir su carrera terciaria, acceder a una vivienda, hacerle el casamiento a su hija, cuidar de su padre enfermo y disfrutar de su hermoso nieto. En resumen, una vida normal.

-¿Los recursos económicos son primordiales para acceder a este tipo de tratamiento?

-No necesariamente. Está quien puede pagar y está quien puede apelar a convenios con la provincia, con obras sociales, de hecho atendemos a muchos pacientes cuyo tratamiento lo costea la provincia de Neuquén en este caso.

Clarisa Ercolano

Opiniones (0)
23 de junio de 2018 | 07:34
1
ERROR
23 de junio de 2018 | 07:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"