Manuel Moretti

"Estelares es una banda de canciones de desamor"

El cantante de Estelares dialogó con MDZ antes del show que darán mañana en la Fiesta de la Cerveza local.

Conduce los 52 km que separan Buenos Aires de La Plata seducido por Serú Girán, Fito, Ray Charles, Wilco, Pez. También por Juan José Saer y Norman Mayler, dos hombres que lo acompañan desde hace meses, revestidos de tinta y papel. Uno puede imáginarselo, con sus grandes anteojos, concentrado, disfrutando.

En la ciudad de la diagonales lo esperan Víctor Bertamoni, Carlos Sánchez y Pablo Silvera, sus compañeros de ruta, el resto de los Estelares. En esa "tardecita platense", el cuarteto revive viejas canciones en un ensayo. "Las del primero y las del segundo disco", advierte Manuel Moretti, al final del revival.

Es que el grupo tiene previsto desprender en exclusiva los temas de Extraño Lugar (1996) y Amantes Suicidas (1998), en Ciudad Vieja, un bar que ofició las veces de primer escenario en sus años mozos. Después volverá a La Trastienda, "el lugar donde la banda hizo pie durante todo este año", para cerrar su calendario y continuar con la presentación de Una temporada en el amor, su último álbum.


En medio, Estelares regresará a Mendoza. Los platenses que, hace justamente un año agitaron el General Rock, en San Martín, desembarcarán esta vez en el predio Luis Menotti Pescarmona, de Godoy Cruz, en la que será última jornada de la Fiesta de la Cerveza (mañana, a las 22). Después de recorrer "las canciones que más han sonado", le cederán el lugar a Fabiana Cantilo -la encargada del cierre-.

Estos son algunos de los puertos de arribo del viaje telefónico que MDZ emprendió con este incomparable poeta de "canciones de desamor".

- En principio, ¿cómo estás?

- Bien, en una tardecita platense. Justo fue una tarde que nos juntamos a ensayar, hace mucho que no lo hacíamos. Trabajamos un poquito.

- ¿Ensayan siempre en La Plata?

- Acá viven Víctor (Bertamoni), Carlos (Sánchez) y Pablo (Silvera); yo vivo en Buenos Aires.

- Y aún les quedan varios shows, antes de cerrar el año en La Trastienda…

- Estamos de gira hace bastante. Estuvimos en Salta, en el sur, en Río Negro, Córdoba, Santa Fe… anduvimos por todos lados. Ahora nos toca Mendoza. Nos quedan unos shows acá y cerramos el año en La Trastienda, el lugar de Capital Federal en donde hemos tocado y hemos hecho pie durante todo 2009.

- En La Plata vuelven a Ciudad Vieja, el bar en donde empezaron a tocar. ¿Cómo surgieron esas fechas?

- Eso fue una ocurrencia que hacía mucho tiempo tenía ganas de hacer y se coparon todos. Ciudad Vieja es un lugar para, máximo, 180 personas paradas o 110, sentadas. Esta vez vamos a hacer un exclusivo en el que vamos a tocar los dos primeros discos, para los fans. El ensayo de hoy, un poco fue para recordar viejas épocas.



- ¿Qué mejor regalo para el público?

- No sólo para los seguidores sino también para nosotros. He disfrutado mucho los ensayos,  tocar temas que hace mucho no tocaba y en formato cuarteto. Es que cuando salimos de gira nos acompañan Eduardo (Minervino), en piano, y David (Panizza), en guitarra.

- El regreso a Mendoza, por el contrario, viene de la mano de un gran escenario a cielo abierto, similar al del General Rock, de San Martín, en donde estuvieron hace un año…

- Los grandes eventos siempre tienen esa ventaja de que uno va contratado y de que, en líneas generales, la gente va gratis y puede acceder más fácilmente al espectáculo. Es muy disfrutable, sobre todo en las tardecitas, que es el mejor horario de la noche.
 
Pablo Silvera, el dueño del bajo.

- Aquella vez, destacaste que Argentina, y particularmente La Plata, es un semillero de “buenas bandas”. ¿Lo seguís pensando?

- Argentina genera mucho rock hace muchos años y, por ahí, eso tiene que ver con la genealogía. Uno de los primeros lugares en donde se tocó rock en castellano fue acá. Es probable que algo de eso siga funcionando. Bandas como Pez, Pájaros o Crema del Cielo (N de la R: como Estelares, platenses) son bandas que me gustan mucho.



- ¿Por qué será que algunas bandas explotan después de diez años de laburo y de mucho remarla?

- Si te ponés a ver, en toda profesión seria, el mínimo de trabajo honesto, responsable, es de 8 o diez años más o menos. A partir de ahí, todo empieza a funcionar y el rock no es la excepción. Para que las cosas se solidifiquen, valgan, tengan sustento y no sean un amor de primavera, se necesita ese tiempo. Las bandas que explotaron o crecieron, cuando lo hicieron tenían, al menos, una década.

- En el caso de Estelares, ¿qué trajo consigo el paso del tiempo?

- El aprendizaje de estar todo el tiempo de gira, en escenarios importantes; la cantidad de shows que tenés; saber que un montón de gente escucha tus discos. Lo nuevo, básicamente, es relacionarte con el negocio del mainstream pero con el compromiso de ir mejorando como músico y compositor.

Víctor Bertamoni.

- Las canciones de Una temporada en el amor, como la mayoría de las que componés, son "amorosas". ¿Cómo fueron recibidas hasta ahora?

- Muy bien. Conforme pasa el tiempo, se empieza a conocer que la banda ha crecido y sigue creciendo de a poco. Ese reconocimiento sigue existiendo. Hay como un estándar, alguien dijo una vez que Estelares es una banda de canciones de amor y es exactamente lo que no es. Es una banda de canciones de desamor, de la dificultad del encuentro, como habla este último disco. Una temporada en el amor, es una temporada de la responsabilidad que no necesariamente tiene que ver con una pareja. Tiene que ver, por ejemplo, con la responsabilidad de saber cuál es tu profesión. Vamos trabajando en función de que lo estamos diciendo, suene cada vez más claro y mejor.




- Claro, el amor es algo complejo que toma distintas formas y que está lleno de claroscuros…

- Es dificilísimo. Es una palabra muy amplia y preciosa…

- El álbum llega tres años después de Sistema Nervioso Central (2006). Y el mismo lapso pasó entre éste y el anterior, Ardimos (2003). ¿El tiempo que se toman entre disco y disco es casualidad o algo programado?

- Te soy honesto: un poco funciona de acuerdo a cuánta vida tiene el disco anterior. Con un disco que te gusta mucho, sigue sonando, tiene varios cortes de difusión y continúa interesando, el tiempo de entrar a grabar se alarga. Después, también, por los tiempos de la banda. No son cosas planeadas, van sucediendo. Lo que ya sabemos es que no queremos que un disco tarde más de tres años en salir. De hecho, ya estoy pensando que el próximo no nos lleve ni siquiera dos años. Pero eso no se sabe, ¿no?

Carlos Sánchez.
 
- ¿Te hacés algún recreo para leer, en medio de tanto trabajo?

- Hace un tiempo ando con Glosa, de Juan José Saer, y con Un arte espectral, de Norman Mayler. Con este último estoy hace como cuatro meses, voy y vengo, leo y no leo, me cuelgo… es medio así. A veces leo bastante, pero últimamente como estoy con cambios, un poco ansioso y con tanto trabajo, no tengo tiempo para leer… o no me lo quiero hacer.

- ¿Y para escuchar discos?

- Estoy muy contento con los últimos discos de Wilco (Wilco) y de Pez (El Porvenir). En realidad escucho todo lo que se me cruza. Tengo un disco de Billy Joel, que me regaló un amigo hace mucho tiempo. También, de… ¿cómo se llama el ciego, negro?

- ¿Ray Charles?

- ¡Sí, claro! Pero tengo tantos discos arriba del auto que no tiene mucho sentido lo que te digo. Tengo Peperina, Del 63...  ¿Qué se yo cuántos!



- Me imagino tu auto por dentro como una gran discoteca…

- Tengo todo dentro del auto. Es que en mi casa, muchos discos no escucho. En la ruta, en cambio, les presto bastante atención. Voy con Pappo’s Blues; Buenosaurios, el último disco de Acho Estol, el compositor de La Chicana, quien me invitó a cantar en un álbum...

- Hablando de escuchar, ¿qué preparó Estelares para mañana?

- Tocaremos “las canciones que más han sonado”. Bastante de Sistema Nervioso, los cuatro o cinco cortes de difusión (Aire, Ella dijo, Un día perfecto, Un show); los últimos dos de una Temporada en el amor (Cristal y Melancolía) y algún que otro tema seleccionado de los tres discos anteriores. Va ser un show reconocible, que la gente va a poder disfrutar.

El cuarteto durante la filmación de Melancolía.

Melancolía tiene esa cosa retro y a la vez tanguera…

-  Es una canción que tenía una voluntad tanguera, en un principio, hay algunas frases por ahí (N de la R: Oigo un farolito fiel/ cantar un tango con rubor/ todo lo que pudo ser/ la verdad es lo que es, Le di mi vida a las canciones y no me arrepiento/ los recuerdos que hacen mal quieren de mí/ lo que yo ya no puedo). Cuando hicimos el video, era un play back de un tango, imitando a los cantantes melódicos de los 70’. Se parece más a Sandro, Nino Bravo, Leonardo Favio que a otra cosa. Se parece también a algunos videos que nos gustaron y que queríamos incorporar. Un video de Madness, por idea de Pablo, el bajista. Siempre hacemos eso: poner en cada cosa, un poquito de lo que nos gusta.



- Creo que es la mejor manera de hacerlas…

- Sí, pero es todo un trabajo; a veces podés hacerlo y otras es más dificultoso. Sin embargo, de a poco vamos mejorando como banda y como grupo.

Ficha técnica:
Estelares
Domingo 6 de diciembre - 22.00
Fiesta de la Cerveza 2099
Espacio Verde Luis Menotti Pescarmona - Godoy Cruz.
Opiniones (0)
21 de agosto de 2018 | 03:05
1
ERROR
21 de agosto de 2018 | 03:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"