Axel

"Todos somos maestros y alumnos al mismo tiempo"

El cantautor bonaerense dialogó con MDZ antes del show que dará en Mendoza.

"Estoy en una confitería, esperando a un amigo que vendrá con su familia... la voy a conocer ahora", comenta cuando le preguntamos dónde está mientras hablamos por teléfono. Su respuesta, sorprende por el cariz cotidiano pero, al mismo tiempo, deja adivinar algo de su universo.

Claro, después no enteramos: este cantautor bonaerense que vende millones de discos y que recorre escenarios de Latinoamérica y España, sigue viviendo en el mismo barrio, cerca de su familia y de sus amigos de toda la vida. Es que Axel es así: un tipo común y corriente.

Pero también un artista sólido -es compositor, arreglador, productor-; un trovador romántico que ha revestido de canción, historias de amor inolvidables ("Amo", "Ojalá,  "La clave para conquistarte", "Cómo decirte que te quiero", entre muchas otras) y que ha transitado sus 10 años de carrera con una filosofía como norte: "Siempre hay de quien aprender y a quien dejar una enseñanza, por más pequeña que sea".

"Uno sueña mucho, hace lo mejor que sabe hacer, lo deja fluir y pero después hay que ver cómo lo recibe la gente". Y la gente lo recibe con los brazos abiertos. Prueba de ello es Universo Tour 2009, una maratónica seguidilla de presentaciones que el artista viene cumpliendo este año.

Esa misma gira lo trae de regreso a Mendoza. Aquí volverá a deshojar sus canciones -las de Universo, su último disco, y aquellas que lo acompañan desde sus comienzos-, sobre el escenario del Auditorio Ángel Bustelo, cuando los relojes marquen las 22.

¿La promesa?, "Mi concierto tiene mucho más que baladas de amor; también tiene historias que tienen que ver con la familia, con creencias personales", advierte el músico antes del show en el que se reencontrará con el público mendocino y se presta al diálogo con MDZ mientras espera a su amigo.


- Este fue un año intenso para vos, ¿cuál es tu balance?

- Ha sido un año muy positivo, estamos muy contentos con todo lo que está pasando. Universo, el disco que estamos promocionando ahora, nos dio la posibilidad de recorrer no sólo todo Argentina sino también Latinoamérica y España. Es un momento muy especial de mi carrera y tengo ganas de seguir creciendo. Por supuesto, siempre agradezco al público y la gente que nos está apoyando.



- El disco comenzó  a sonar en el Gran Rex y ahora llega al estadio de Ferro. ¿Qué sigue después?

- Seguiremos girando. Todavía nos falta cerrar la gira en el país. Nos quedan cerca de 30 ciudades; entre ellas, Salta, Santiago del Estero, Tucumán, La Rioja, Bahía Blanca, Rosario, Mar del Plata, Casilda, Venado Tuerto...

- ¿Tenés agendados los shows para lo que resta del año o para 2010?

- Todo lo que te estoy contando es hasta antes del 20 de diciembre. En enero me sentaré a componer las canciones del próximo disco, que saldría en septiembre octubre del año que viene.

- ¡Será maratónico, entonces!

- Hay ciudades en las que hacemos dos funciones o tres. Estamos haciendo cuatro conciertos por semana, como mínimo.

- En la intimidad de la creación, ¿imaginabas todo lo que iba a suceder con el álbum?

- La verdad es que no. Pero uno sueña muchas cosas: que las canciones le gusten a la gente, que tengan llegada, que las personas las sienta como propias… pero cuando la canción sale, el público es el que tiene la verdad y ahí se ve lo que pasa.

- Y la verdad es que el disco fue muy bien recibido…

- Sí, gracias a Dios.

- Lanzaste este álbum diez años después del primero, La clave para conquistarte. ¿Qué cosas sentís que cambiaron entre uno y otro?

- No soy de hacer evaluaciones todo el tiempo, me gusta que las cosas fluyan naturalmente. Pero, sin duda, desde aquél disco hasta ahora hubo cambios evolutivos necesarios; no sólo a nivel vocal sino también como compositor, arreglador, productor. Crecimos mucho a lo largo de estos cinco discos.



- ¿Te arrepentís de algo?

- No, estoy contento de haber hecho todo lo que hice. Si me equivoqué -“me equivoqué” entre comillas-, todo me llevó a un aprendizaje y a un crecimiento interior, como persona y como artista.

- ¿Te quedó algo pendiente en el camino?

- Cosas por hacer, hay muchas. Uno siempre busca llegar a nuevos horizontes y nuevos límites. Sin que sea forzado, se buscan nuevas maneras de composición, nuevos instrumentos, nuevos sonidos e ideas… siempre con el afán de sorprender a la gente en cada concierto y en cada país.

- Hablando de eso, ¿qué sentís cuando escuchás que el público de otros países canta tus temas?

- Es una alegría inmensa y agradezco mucho el respeto que se me brinda afuera. Con este disco pudimos ir cuatro veces a España, tres a México y recorrer Latinoamérica de punta a punta con una repercusión y un recibimiento buenísimo. Nunca soñé que en otras culturas que son diferentes -aunque tengan cosas en común con la argentina- se me quiera y respete tanto.



- Recibir esa energía debe ser inspirador, me imagino…

- Sí y uno tiene que estar atento para aprender. Al estar en contacto con otras culturas y otros artistas –escritores, poetas-, uno aprende muchas cosas.

- ¿Aprovechás tus viajes para conocer otros músicos?

- En cada viaje conozco gente del ambiente del teatro, la danza, y la poesía. Creo que todos somos maestros y alumnos al mismo tiempo. Siempre hay de quien aprender y a quien dejar una enseñanza, por más pequeña que sea.



- ¿Es una filosofía de vida?

- Sí, es una filosofía mía.

- En ese sentido, ¿a quiénes considerás tus maestros?

- A nivel musical, mi referente principal son The Beatles. En mi casa, mi papá los escuchaba y para mí era como la base de la música. Escuchar un disco de ellos era como sentarme a aprender qué hacer con los instrumentos. A nivel Argentina, Fito Páez me marcó y lo tomé como referencia.



- ¿Y fuera de lo artístico?

- Toda la vida fui un admirador de San Francisco de Asís.

- ¿Por qué?

- San Francisco siempre fue un ejemplo de vida. Nació allá por el 1.200, su padre tenía una casa de telas muy importante en Asís y él se desligó de su posición social, no le importó ni la sociedad, ni su estatus. Lo mandaron a la guerra y desistió porque no quería matar personas; fue un protector de la naturaleza y de los animales, tenía una gran conexión con la tierra. En ese sentido soy muy similar, siempre promuevo el respeto por cada ser viviente.

- Esto que contás muestra una faceta tuya distinta…

- Muestra que los artistas somos personas normales (risas).

- ¿Podés llevar una vida normal siendo famoso?

- Soy una persona normal y trato de llevar una vida común y corriente. Nací en una familia típica de Buenos Aires y sigo viviendo en el mismo barrio. Aunque en este momento estoy más expuesto en los medios, no veo por qué tendría que cambiar de barrio, ni de ideología, ni de amigos. Sigo siendo la misma persona e intento ser mejor cada día, no sé si lo logro pero esa es la intención.

Ficha técnica:

“Universo Tour” – Axel

Sábado 14 de noviembre - 22.00

Auditorio Ángel Bustelo - Peltier 611, Ciudad.

Entradas:  $60, $70, $80, $90 y $100 (en venta en la boletería del Auditorio, en efectivo o con tarjeta Visa y Visa Débito).
Producción: Nardella Producciones.

Opiniones (1)
21 de agosto de 2018 | 03:02
2
ERROR
21 de agosto de 2018 | 03:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Aqui en Mendoza los menores que juegan a tirarle piedras a los autos matan " sin querer" a gente buena como vos . Comprate un blindado.Suerte en tu gira. Cantas muy bien y sos muy lindo.
    1