Laura Fidalgo

"No me gusta que me encasillen"

La bailarina habla sobre "Morocha Argentina", el music hall que protagoniza y muestra sus facetas de actriz y cantante.

"Siempre hago así: proyecto y cumplo", comenta entusiasmada Laura Fidalgo y trae a colación la promesa que realizó a fines de junio: regresar a Mendoza con Morocha Argentina.

El espectáculo, recordemos, fue estrenado en julio de este año y es el terreno escénico que la bailarina eligió para explorar nuevas facetas expresivas. Concretamente, el canto y la actuación.

Y en ésta búsqueda, Fidalgo está acompañada por su partenaire y fiel amigo, Miguel Brandán (su soñador, en Bailando por un sueño), Matías Bustos ("El Pastor Quemau", ganador de Talento Argentino 2008), el grupo Abbamanía (banda tributo a Abba) y cuatro bailarines "maravillosos". Todos ellos, bajo las órdenes de Omar Calicchio -quién también diseñó la escenografía-.


Antes de debutar en el escenario del Auditorio Ángel Bustelo, esta noche, a las 22 (y de repetir la hazaña, luego en San Juan y en San Rafael) esta inquieta y multifacética bailarina se presta al diálogo con MDZ, mientras descubre rincones típicos de la ciudad.

Fresca y locuaz, Fidalgo construye un nuevo encuentro (esta vez telefónico) para adelantar detalles del music hall "para toda la familia" con el que desembarca en Cuyo -como parte de la gira que está realizando por el interior del país. Pero también, para apuntar cuáles son sus proyectos para el año próximo y deslizar uno de sus últimos anhelos profesionales.

- De vuelta en la provincia y, como anticipaste, con “Morocha Argentina”…

- Estoy feliz de cómo estamos. Lo dije y, gracias a Dios, pude concretarlo.

- Tu llegada es parte de la gira que venís realizando por el interior del país, ¿cómo te está recibiendo el público?

- ¡Súper! Más de diez, once puntos. Estuvimos en Salta, Jujuy, Tucumán, Villa María, Río Tercero, Montevideo. La gente es muy agradecida y yo estoy arriba de un escenario gracias a la gente. Con el espectáculo trato de devolver todo el apoyo y el amor incondicional que nos dio el público en Bailando por un sueño.

- ¿Creés que participar de ese programa colaboró en la repercusión que está teniendo el espectáculo?

- 100%. Aunque bailo desde los 16 años, la popularidad me la dio Bailando....  Sin embargo, uno tiene que poner lo suyo. Hay gente que tiene fama pero la fama es efímera; si no la sostenés, se explotó la burbuja y te mataste.

La dupla Fidalgo-Brandán en "Bailando por un sueño", el ciclo que los lanzó a la fama.

- En tu visita anterior recalcaste que sólo saldrías de gira si podías mantener la puesta escénica original. ¿Pudiste cumplir eso, también?

- El espectáculo es caro porque traslado sonido, vestuario, luces, escenografía y un equipo de 16 personas. Pero es la única manera en que me gustó salir de gira. La manera cómoda hubiera sido salir con Miguel (Brandán) pero por todo el respeto y el amor que me dio la gente, dije que no.

- Contemos, entonces, de qué va el show…

- Es un music hall para toda la familia basado en el humor, no hay malas palabras ni groserías. Hay hip hop, reggaetón, un Cha Cha, un adagio. Participan Martín Bustos; Miguel, mi coequiper; el grupo Abbamanía y cuatro bailarines maravillosos. La idea es pasarla bien; abstraerse durante una hora y veinte, de esta realidad muchas veces pesada.

- ¿Por qué optaste por el music hall y no, por la revista?

- Aunque hay revistas buenas, el tema de las plumas es más de lo mismo. Además, no me gustan los chistes burdos y a veces tenés que caer en eso. No significa que no vuelva a hacer una revista, pero en este momento quiero hacer una comedia musical y mostrarle a la gente otras facetas mías, como el canto y la actuación. Si bien el espectáculo tiene danza, también he preparado otras cosas. No quiero que me encasillen y me gusta tomar riesgos.

Una escena de "Morocha Argentina".

- ¿Qué le espera a este music hall en 2010?

- A partir de enero vamos a estar en el Brodway, en la calle Corrientes. Como el teatro lo permite, podré hacer tela y colgarme de arneses –como hacía en Madero Tango-; y voy ampliar el cuerpo de baile a ocho bailarines. También estoy pensando en tener una contra figura.

- ¿Ya tenésa alguien in mente ?

- Estuve hablando con Roberto Pettinato y con Fabio Alberti. Con alguno de los dos -o con otro-, voy a cerrar.

- Y después de la temporada, ¿tenés algún proyecto?

- Tengo ganas de hacer televisión. Me gustaría tener un programa propio, tipo Rafaela Carrá, en el que puede bailar, cantar y entrevistar a alguien. Que sea, sobre todo, multifacético. No me gustan las estructuras, ni me gusta que me encasillen. Esta carrera es infinita, nunca terminás de aprender, necesitás seguir  tomando clases y perfeccionándote continuamente.

En la obra, Fidalgo explora también la actuación.

- El público podrá, entonces, seguir conociendo otras facetas tuyas…

- Es que estoy aburrida. Bailo, porque es lo que le gente quiere ver pero también me seduce encontrar otras cosas. Por ejemplo: tengo mucho humor pero como bailarina no tenés cabida para “jorobar”. Por eso decidí hacer mi propio espectáculo. Todo se basa en la seguridad y en lo que uno quiere lograr; siempre digo que todos los sueños se logran, basta tener tenacidad, voluntad y perseverancia.



Ficha técnica:
Morocha Argentina
Viernes 2 de octubre - 22.00
Auditorio Ángel Bustelo - Peltier 611, Ciudad
Sábado 3 de octubre - 22.00
Teatro Imperial - San Juan
Domingo 4 de octubre - 21.00
Teatro Roma - San Rafael.
Producción: Sheik Group, La Marca del Show.

Ficha artística:
Elenco: Laura Fidalgo, Miguel Brandán, Matías Bustos, Abbamanía y bailarines.
Dirección y escenografía: Omar Calicchio
Iluminación: Fernando Di Yorio
Música: Martín Bianchedi
Coreografía: Karina Vargas
Vestuario: Hermanos Ferrando.
Opiniones (0)
16 de agosto de 2018 | 03:44
1
ERROR
16 de agosto de 2018 | 03:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"