Gimena Accardi

"La gente se está animando al cine argentino"

La joven actriz, protagonista de "Papá por un día" pasó por Mendoza y habló de la película.

Aparece caminando rápido, suelta, con una sonrisa enorme en su cara y se sienta en un sillón sin ninguna pretensión. Clava su mirada en el grabador y cuando levanta la vista, encanta.

Gimena Accardi está en un momento ideal de sus vida: joven, exitosa, con un rostro conocido por sus dos años en “Casi angeles” pero también con apariciones notables e series como “Rebelde way”, “Kachorra”, “Amor en custodia”, “Alma pirata” y hoy estrella de fundamental de “Papá por un dia”, el filme que la tiene de protagonista con Nicolás Cabré y Luisana Lopilato.

La entrevista se llevó a cabo en el hall del Park Hyatt Mendoza y no necesitó de formalismos a pesar que a escasos metros estaba –muy atento- su actual pareja, el actor Nicolás Vázquez.

Apenas se acomodó, empezó a hablar de todo, entusiasmada por su actualidad.

-¿Conocías Mendoza?
-Vine hace unos cuantos años atrás, a un desfile solidario… Fue en el 2005. Estuve cinco días, y la pasé superbien, pero ahora tengo ganas de volver de vacaciones. Me parece un lugar encantador.

-Hablemos de la película
-Está buenísima… Es una grata sorpresa.

-¿Por qué siempre los actores se sorprenden cuando a una película argentina le va bien?
-Es que no la esperábamos. La peli quedó mucho mejor de lo que creíamos y cumplió todas nuestras expectativas, pero nos terminó superando. El cine argentino se transforma en algo difícil porque a la gente le cuesta un poco más apoyarlo. No es como los grandes “tanques” que llegan de Hollywood y por si solos recaudan. Acá es distinto. Y al ver los números la cara se nos transforma.

-¿Tuviste miedo en algún momento que no se viviera este presente?
-No se si miedo es la palabra. Uno desea dos cosas cuando filma: que el papel salga lo mejor posible y que a la película le vaya lo mejor posible. No siempre se dan esas dos condiciones y eso lo hablamos entre nosotros, porque de cuarenta a sesenta películas que se hacen en un año en la Argentina, cuatro o cinco salen a airosas. Hay películas que son excelentes y se quedan sin la oportunidad de la gente. Pero, de a poco, parece que esto se está revirtiendo. La gente se está animando al cine argentino porque sabe que hay buenas historias, buenas comedias, buenos trabajos.

-Vos me decís que la gente se anima, ¿quién más se tiene que animar?
-Los productores. Ellos son los que tienen que apoyar esta movida. Carlos Mentasti –productor de “Papá por un día”- es una de esas personas que todos los años apuesta a una película. Es consecuente. Y junto a él, hay una gran camada que lo hace. Mientras ellos se unan, el cine argentino va a crecer día a día. En Estados Unidos, por más mierda que hagan, la gente va a verla, porque son unos nacionalistas bárbaros. Ojalá nosotros lleguemos a eso algún día.

-Cuando estabas haciendo la película, ¿qué sensación interna tenías?
-Siempre pensé en que estábamos haciendo un buen producto. Me di cuenta que a nivel estético estábamos haciendo algo totalmente distinto, no sabía si buena o mala, pero distinta. Además, había un superelenco con gente muy querida por el público, desde Gogó Andreu hasta Nicolás Cabré, con un director excelente y un equipo técnico maravilloso. Se ve que todo lo que presentí se terminó cumpliendo.

-¿Cuál es tu experiencia en cine?
-Hice “Cartas para Jenny”, en el 2007, que aún no se entrenó y que fue mi primer protagónico.  Es una película hermosa, que fue filmada en San Luis y en Israel. Estuvimos quince días en el Muro de los Lamentos, Belén, Nazareth, Tel Aviv y otros lugares más. Una experiencia maravillosa.

-¿Qué te dicen en la calle después de esta película?
-Me agradecen haber hecho una película entretenida. Estuvimos en Rosario y en Córdoba y nos fue muy bien pero, te digo la verdad, todas las expectativas estaban puestas en el público mendocino, porque los artistas saben que es uno de los más exigentes y menos demostrativos.

-¿Y cómo les fue?
-Superbien… Fuimos a los dos cines y había muchísima gente, con la mejor onda y disfrutaron a full la película. Eso nos pone más contentos que tranquilos.

-¿Esto te genera algún tipo de presión?
-No tanto… Estas situaciones me ponen muy atenta porque se que me están mirando y, al fin y al cabo, uno está trabajando para la gente. Si la gente no te mira, no pasa nada de nada y no sirve tu trabajo. No me siento presionada.

-Y cuando tenés que trabajar para vos, ¿qué elegís?
-Ahí viene la etapa de los estudios. Esos son mis gustos: fortalecerme de la mejor manera, nutrirme con más conocimientos. Ahí soy egoísta.

-¿Qué es lo que se viene en tu futuro?
-Hay muchas propuestas y expectativas pero todavía estoy cerrando cosas. Seguramente algo habrá, en cine y en televisión.

-¿Te cuesta no estar en la tele?
-Para nada… Vengo de dos años muy fuertes de “Casi angeles” y es como que me viene muy bien un descanso. Ese programa es único y lo viví intensamente, por eso ahora me viene bien descansar un poco de ese ritmo que te impone la televisión.

-¿Podés definir tus dos años en “Casi ángeles”?
-Fueron llenos de felicidad, la pasé bárbaro… Es un público increíble, encantador y sincero. Me encantó trabajar ahí.

-¿Y trabajar con Cris Morena?
-Es saber que vas a ser parte de un éxito. Tiene la varita mágica.

Opiniones (0)
21 de agosto de 2018 | 03:01
1
ERROR
21 de agosto de 2018 | 03:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"