Fabiana Bravo

"Siempre quise ser reina de la Vendimia"

Cantante lírica que se presenta esta noche en la Fiesta de la Cosecha.

El primer ensayo llegó a su fin, pero sobre el escenario algunos integrantes de la orquesta descubren sonidos en sus instrumentos. Desde el procenio brotan acordes sutiles y empapan la atmósfera de una exquisita musicalidad.

En ese espacio, como de ensueño, Fabiana Bravo recibe a un grupo de periodistas mendocinos y se presta a dialogar sin apuros.

La reconocida soprano será "la voz" de la Fiesta de la Cosecha (hoy, a las 21.30, en los viñedos del Aeropuerto); allí se presentará junto a la Orquesta Filarmónica de Mendoza -con dirección de Pablo Herrero Pondal- para brindar un repertorio de arias operísticas y obras del cancionero cuyano.

La charla, amena, profunda, distendida, recala en sus recuerdos lejanos -los días de ensayos con el coro Martín Zapata o las noches de vendimia desde los cerros-; en sus sentires -su regreso a la provincia tras 5 años, la partida de Luciano Pavarotti, la Escuela de Música de Mendoza - y en sus proyectos futuros -New York, Macedonia, Grecia, Francia y Italia, un nuevo disco y hasta un posible regreso a su tierra natal-.

- ¿Cómo fue volver al teatro Independencia después de tanto tiempo?

- No puedo decir mucho porque me voy a largar a llorar. Es una experiencia que me para los pelitos de la nuca. Este teatro me encanta y me trae muchos recuerdos. Me siento muy protegida; con la orquesta siempre hemos tenido buena onda. Es emocionante volver a encontrarse y ver que cada uno ha mejorado. Nos respetamos y nos queremos mucho.

- ¿Qué significa para vos ser la figura de la Fiesta de la Cosecha?

- La estrella de esta fiesta no soy yo, sino la maravillosa idea de poder colaborar, de ayudar a través del canto. La iniciativa del Fondo Vitivinícola es increíble, la gente sólo tiene que llevar un alimento no perecedero, algo que para algunos no significa tanto y para otros, significa ¡tanto! El fondo me convocó y yo estaba esperando volver a Mendoza; “se juntó el hambre con las ganas de comer”. Estoy muy feliz de haber viajado.

- Y volvés justo en la época de Vendimia. Como mendocina, ¿eso qué te genera?

- Vendimia siempre me encantó. Es más, quise ser reina pero no pude; veré si ahora me presento (risas). Todos los años chequeo por Internet quiénes van a estar en la fiesta y cuáles son las candidatas -¡ahora las pude ver en las vidrieras!-. La fiesta es algo único que no se ve en otro lugar del mundo; es una festividad que la gente espera todo el año –incluso yo, que vivo tan lejos-, por eso es tan emocionante estar aquí en tiempo de Vendimia. La ciudad se pone hermosa y hasta el espíritu de la gente cambia.


- Cuando estabas acá, ¿cómo vivías la fiesta?

- Íbamos con mis amigos a los cerros, con las canastitas. Vivía la fiesta desde el pueblo y es la que más me gusta.

- ¿Alguna vez te imaginaste llegar tan lejos?

- No; nunca pensé que iba a vivir en otro país y que iba a realizar lo que me apasiona. Pero siempre soñé. He tenido un grado enorme de inconciencia; nunca me puse a pensar, detenidamente, si me iba a ir bien o mal en muchas de las cosas que me pasaron -simplemente actuaba-.

- ¿De qué se nutre el repertorio?

- Será un poquito nuevo y un poquito viejo. Va a tener algo ópera-arias de “Madame Butterfly”, “Gianni Schicchi”, “Il Trovatore”, y “Rusalka”, una ópera nueva- y también algo del cancionero popular mendocino -“Compadre del sol”, de Aníbal Cuadros y “Jarillero, de Hilario Cuadros, que les encantaba a mis padres; “Tonada de otoño” y “Póngale por las hileras”-.

- ¿En base a qué elegiste las piezas?

- Las elegí porque a la gente le gustó mucho en conciertos anteriores. Además, porque creo que nuestra misión, al cantar, es educar a la gente y hacerles escuchar cosas que normalmente no tienen la posibilidad de escuchar. Todo depende de la apertura mental y nosotros, los mendocinos, somos muy cerrados –nos gusta la lírica o nos gusta el folclore- pero también creo que se trata de abrir el corazón y recibir.


- ¿También elegiste que Polo Martí hiciera los arreglos?

- Sí. Lo conozco desde hace mucho tiempo y me encanta la fusión de música que hace, al igual que la de su esposa, Bety. Era ideal para esto; debía ser alguien que entendiera el cancionero popular y que pudiera incluirlo en un arreglo orquestal. A Polo le gusta mucho lo popular y es un músico de gran influencia, una combinación perfecta.

- ¿Te gusta esto de fusionar, en un concierto, lo lírico con lo popular?

- Me gusta mucho experimentar, aunque no sé si mi voz se adapta a lo contemporáneo. En los conciertos que hago normalmente, siempre incluyo una o dos piezas del cancionero argentino. Sin embargo, yo no elegí la ópera, la ópera me eligió a mí; por más que esté predispuesta para un repertorio y haga un esfuerzo, mi voz se perfila más para el repertorio italiano –todo lo que es Giussepe Verdi o Giacomo Puccini-.

- ¿Con el tango también te pasa?

- En todos los conciertos incluyo “Nostalgias”, porque siempre me lo piden mucho -especialmente cuando voy a Dinamarca o China, porque saben que soy argentina-.

- ¿Cómo viviste la partida de Luciano Pavarotti?

- Fue muy duro, estaba trabajando en Washington. Me dolió muchísimo no haber estado en Italia. Sin embargo fue como haberla vivido, porque me tocó transmitir su funeral a través de la CNN en español. Conocía cada parte de Módena que se mostraba, había vivido allí mucho tiempo y conocía también su casa, y la gente del mundo de la lírica que había asistido. Fue una pérdida irremplazable para la ópera; tenores del calibre de Pavarotti cada vez hay menos. Alguien que ya no está pero que a la vez seguirá siempre presente a través de sus discos. Dejó tanto en el escenario que su recuerdo va a trascender por los siglos de los siglos.

La soprano en escena.

- Ahora, estando lejos, ¿cómo ves la Escuela de Canto Lírico que tiene Mendoza?

- ¿Por qué me preguntás eso? (silencio). Bueno, siempre he sido muy sincera, ahí va. Creo que hay muchísimo talento pero no sé si la infraestructura de la escuela ayuda a que los cantantes puedan tener un lugar en donde cantar. Detesto que siempre está discriminado lo nuestro; tendría que haber más apoyo del gobierno y generarse trabajo para los cantantes. Al fin y al cabo ¿para qué estudia un cantante durante 20 años si no tiene la oportunidad de demostrarlo? Esta gente, que no ha tenido la posibilidad de cantar, de mostrar sus aptitudes vocales ¿qué es lo que puede enseñar? Soy muy tajante porque lo he vivido. Acá tuve muy pocas oportunidades y no lo recrimino, porque es algo que sucede en todos los lugares del mundo. Sé que hay muchas necesidades pero sería fantástico que el gobierno no dejara de lado la cultura, que es la que mantiene las tradiciones –que a su vez, son las que le hacen saber a los jóvenes de dónde venimos-. El gobierno, la universidad y la Escuela de Música deberían darle más oportunidades a los artistas para poder desarrollarse, crecer y disfrutar lo que estudiaron. No hay nada peor que un artista que no puede hacer arte.

- ¿Cómo está conceptuada la provincia en el exterior?

- Se la conoce como una provincia muy culta. En la actividad coral y en la actividad lírica, eso se transluce en tener talentos como Verónica Cangemi, y otra tanta gente que salió e hizo carrera. Mendoza tiene reputación pero vuelvo a lo mismo: hay demasiado cantantes que ni tienen la oportunidad de cantar.

- Después de esta presentación, ¿cómo sigue tu año?

- Una vez cumplida mi presentación retornará a New York - en donde estrenaré la ópera Medea, de Querubini-; después viajaré a Macedonia, Grecia, Francia y Italia para interpretar en Madame Butterfly y, finalmente, llegará hasta Rusia para grabar un nuevo disco.


Ficha técnica:
Bravo por el vino argentino – Fiesta de la Cosecha 2009
Fabiana Bravo & la Orquesta Filarmónica de Mendoza, dirección Pablo Herrero Pondal
Miércoles 4 de marzo - 21.30
Viñedos del aeropuerto José Francisco Gabrielli
Entrada: un alimento no perecedero (serán destinados al Banco de alimentos Mendoza).

Opiniones (0)
18 de agosto de 2018 | 17:40
1
ERROR
18 de agosto de 2018 | 17:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"