Raúl Vicchi

"La Constitución no se puede pensar mediáticamente"

Diputado provincial por la Unión Cívica Radical.

Raúl Vicchi es un dirigente con vasta experiencia y trayectoria en la Unión Cívica Radical. Su actualidad como diputado provincial se sustenta además, con su paso como legislador nacional e ex intendente de la Ciudad de Mendoza.

Es una de las voces que desde el radicalismo se ha expresado respecto de la idea del gobierno de Celso Jaque de modificar la Constitución Provincial. En diálogo con MDZ resalta la postura “reformista” de la UCR pero la inconveniencia de una iniciativa de estas características “en un año electoral”.

Más allá de esa objeción, estima que la reforma es necesaria, pero que debe darse en un marco de diálogo y seriedad. Estima que se puede avanzar sustancialmente en la autonomía municipal, incluso incorporando criterios de reparto para la coparticipación. Se opone a la reelección del gobernador y cree que se debería modificar la representación legislativa para que los senadores representen a los departamentos, y no a distritos electorales.

Supone que una nueva Constitución debe contemplar la defensa del ambiente y también la explotación responsable de los recursos naturales. Piensa y sueña una Constitución para los próximos cien años que tenga un sentido “progresista”, inclusivo y que no sólo garantice los derechos de todos los habitantes, sino que también haga posible el cumplimiento efectivo de esos derechos.

- El radicalismo se ha definido como un partido reformista, pero sin embargo ustedes están criticando algunos aspectos de esta convocatoria -hasta ahora informal- a una reforma constitucional que ha realizado el gobierno. ¿Cuál es la postura?
- La reforma hace falta. Estamos en camino a que cumpla cien años y se hace imprescindible aggionarla. Hay que incorporar una gran cantidad de derechos nuevos, que rigen en el mundo y que en Mendoza no están incorporados. Además, hay que tocar el Poder Legislativo, dejando el sistema bicameral pero cambiando la representación del Senado. Se deben permitir también reformas parciales, o pequeñas enmiendas con un sistema menos rígido que el actual, siempre y cuando no se cambien cuestiones que son sustanciales al orden constitucional, claro está.

- ¿Y cuál es el inconveniente entonces?
- Es que creo que después de tanto tiempo no hemos aprendido… Porque este es un año electoral, con todas las selecciones previas, y todo lo que ello implica, y las reformas constitucionales, en vez de convalidar institutos de envergadura, tiende a “partidizarse”, en estas circunstancias. 

-¿Cómo cree que se debería encarar este proceso?
- Habría que sentar a todos los partidos políticos y encontrar este canal de acuerdo; porque siempre está la excusa, cuando uno dice que la reforma debe ser total, que aparezcan los que se oponen con el argumento que no hay garantías para una reforma total. Hay que discutir previamente qué se va a reformar, cuáles son los temas y los alcances, porque si no se presta a que partidos como el Demócrata, no consientan esta reforma total. Salvo que la Constituyente se declare libre de tratar cualquier tema, lo que generaría otro tipo de conflictos.

- ¿Básicamente, ustedes están cuestionando la oportunidad y los modos de la convocatoria?
- El año pasado era un año ideal para hacer esto, como también podría ser el año que viene. El año que no es electoral sirve para que los constituyentes se vayan preparando, y también para que el pueblo entienda que la reforma de la Constitución no es una cuestión menor. La Constitución no se puede pensar mediáticamente, sino que se la debe pensar en los tiempos que aseguren la mayor vigencia posible para que sea segura.

- ¿Qué aspectos concretos cree que se deberían modificar de la Constitución actual? Empecemos por la autonomía municipal, que está consagrada en la Constitución Nacional del ’94, y también aprovechando su experiencia como ex intendente.
- Es un punto clave. Hay que declarar la autonomía definitiva, pero que también ésta se traduzca en hechos concretos, lo que supone la asunción por parte de los concejos deliberante de las responsabilidades de legislar para sus municipios.

- ¿Qué efectos tendría esto?
- Inmediato, porque los municipios no sólo pueden disponer de sus bienes, si no que también tiene que regularizar situaciones, y si hoy hay que abrir una calle, o vender materiales en desuso, hay que pedirle permiso a todo el mundo. Obviamente, la autonomía se debe instrumentar cumpliendo las leyes correspondientes. Asimismo, hay que garantizar la distribución de la coparticipación municipal.

- ¿Cree que la coparticipación debería tener entonces rango constitucional?
- Por supuesto. Tiene que existir una norma constitucional que diga que hay una distribución secundaria entre los municipios y también de las regalías de los bienes del subsuelo, sin tocar el pie de cada uno de los municipios. Por ejemplo, a Capital le quitaron tres veces su coparticipación…

- ¿Cuál es su opinión sobre la duración de los mandatos, básicamente para los intendentes?
- La fórmula de la Constitución de 1916, respecto que el gobernador no tiene que ser reelecto, es una norma sabia.

- O sea que no está de acuerdo con la reelección del gobernador…
- En determinados casos, una reelección puede ser factible, pero no que se eternicen, como algunos intendentes.

- Eso al menos ya tiene una limitante, a través de una ley.
- Exacto. Creo que debería haber una excepcionalidad para que se justifique la reelección. Pero creo que esa ausencia de reelección nos ha dado el nivel de dirigencia que Mendoza tiene.

- Usted es de los que piensan que la salud institucional de la provincia está directamente relacionada con la ausencia de reelección.
- Exacto. El que llega sabe que tiene que gobernar bien porque es la única oportunidad que tiene, y eso implica que el cargo se asuma con mayor responsabilidad.

- ¿Y respecto de la representación legislativa?
- Mendoza necesita una cámara que tenga representación por distritos, que debe ser el Senado. Y yo armaría con cada departamento, un distrito. Debería haber una cámara que debe preocuparse por la defensa de los intereses de los departamentos.

- Usted supone que como está planteado hoy, la representación por distritos que agrupan a varios departamentos diluye la posibilidad de defensa y desarrollo de los municipios…
- Exacto. Al margen que algunos departamentos se quedan sin representación, desaparece el criterio creativo que debe existir para conducir un departamento. Así, el departamento se asegura la representación institucional con mayoría y minoría, como corresponde.

- ¿Se puede plantear una reforma constitucional que exceda los límites de una reforma política? ¿Hay que incorporar otros temas? ¿Cuáles serían?
- El tema de la legislación medioambiental tiene que estar entre los derechos y garantías, porque representan nuestro hábitat de funcionamiento. El deterioro que tenemos a nivel ambiental y que se manifiesta en el clima por ejemplo, dan la pauta de lo que se debe hacer. Que no es lo único, hay que garantizar la existencia de las minorías en todos sus órdenes (racial, social, sexual, etcétera): hay que aprender de la historia e institucionalizar en nuestras constituciones la no discriminación. Mientras la preservación del ser humano no esté considerado como algo prioritario, e incorporado en los primeros artículos de la Constitución, no tendrá reconocimiento en plenitud.

- ¿Y respecto de la explotación de los recursos naturales?
- Hay que permitirlo pero con un altísima capacidad de control por parte del Estado, no delegable en actividad particular alguna. Mendoza tiene una riqueza descomunal de oro, plata, cobre, tungsteno, que no debe afectar ninguna de las otras actividades. No puede ser que nosotros no seamos capaces de controlar esta actividad. Y esto también debe estar plasmado en una Constitución, con castigos severos para los que no cumplen.

- ¿Qué cree que va a pasar con la interpretación del artículo 221 para la obtención de mayoría que habiliten la posibilidad de una reforma constitucional?
- Lo que pasa es que ya está determinado por una interpretación que hizo la Corte Suprema de Justicia, que dice que la mayoría absoluta es la mitad más uno del padrón. Y esa es una interpretación firme.

- Pero el gobierno va a insistir, planteando algo que ustedes también han planteado, para decir que la mayoría es la mitad más uno de los votos emitidos…
- Sí, pero a pesar que yo soy reformista, también creo que por la importancia de la Constitución, hay que tratar de tocarla lo menos posible. Por ello, creo que estas interpretaciones restrictivas, lejos de ser malas me parecen que son muy buenas.

-¿Por qué?
- Porque hay que ser muy cuidadosos con lo que se legisla y hay que legislar una vez y bien.

- ¿Se puede alcanzar esa mayoría tan rígida para poder hacer una reforma?
- No, por eso yo creo que debe ser de la totalidad de los votos emitidos…Tiene que ser así, pero tampoco castigo esa interpretación. Creo que han tenido algún criterio de sapiencia.

- ¿Cómo le gustaría que fuera la Constitución de Mendoza para los próximos cien años?
- Moderna, ágil, con todos los derechos incorporados, progresista, abierta a todos, como un reflejo de esta sociedad que ha recibido tanta gente. Por eso me interesa una Constitución que garantice los derechos, con planteos idealistas pero realizables: si la gente tiene derecho a una vivienda digna, hay que garantizar esa posibilidad. Quiero una Constitución que diga cómo debe estar estructurada la sociedad para desarrollarnos mejor, con más calidad de vida, ambiente sano, salud asegurada, que reconozca y garantice la educación primaria, secundaria y terciaria gratuita. En fin, que atraiga y contenga.
Opiniones (4)
18 de agosto de 2018 | 18:15
5
ERROR
18 de agosto de 2018 | 18:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. NO TOQUEN NADA
    La constitución que tenemos es muy buena. No la toquen. No hagan el desastre que hicieron Mendez Alfonso en el 94 con la constitución de Alberdi
    4
  2. Este viejo sabe de maldades y tiene razón... Sería desastroso seguir el jueguito que plantea el Topo Gigio en su pretensión (ultra-caradura) de hacer la del caudillo bonachón campechano que se reelige como en cualquier provincia de vecino...
    3
  3. Es muy valioso encontrar en nuestros legisladores conciencia ciudadana y altos conceptos para aportar mejoras al sistema democratico. Coincido en su análisis y tambien concuerdo en la no reelección del Gobernador, eso ha hecho de Mendoza una "calidad Institucional " muy respetada, esto no permitio que cayeramos a sistemas de "feudos" como lo han sido por ej. nuestros vecinos como San Juan, hoy "feudo de Gioja" San Luis ni que hablar .Felicitaciones Dr. Vicchi
    2
  4. Raul: la verdad que coinsido totalmente con Usted. debemos tomar consiencia sobre lo que significa la Constitución, y debemos adaptarla a los tiempos en los que vivimos(aunque nuestra constitución sea bastante moderna) pero esto no se puede hacer irresponsablemente. y sobre todo no debemos dejar que el gobernador se pueda reelegir. Es muy bueno saber que tenemos legisladores que piensen responsablemente. Y sostengo q debemos instalar el debate en la sociedad para concientizar
    1