Un panorama mundial de la riqueza pública

El informe preparado por Jason Harris, Abdelhak Senhadji y Alexander F. Tieman para el blog Diálogo a Fondo del FMI.

hARRIS, sENHADJI Y tIEMAN

Estados que tienen y que adeudan.

Nuestros nuevos datos comunicados hoy sobre los activos públicos muestran que cuando los gobiernos conocen lo que poseen, pueden hacer un mejor uso de sus activos para el bienestar de todos sus ciudadanos. Ponemos estos datos a disposición del público y de forma gratuita para que puedan ser utilizados por todos porque creemos que la transparencia puede contribuir a generar mejores políticas públicas.

El gráfico muestra que las economías avanzadas tienen balances más elevados en comparación con los mercados emergentes y los países en desarrollo de bajo ingreso. Esto refleja el tamaño de sus sectores públicos, que generalmente proveen más infraestructura y servicios. Pero las economías avanzadas también tienen mayores pasivos y, en promedio, un menor patrimonio neto.

Lo que los gobiernos tienen y adeudan.
La lista larga.

En octubre analizamos los activos de los países en el Monitor Fiscal y en nuestro blog acerca de lo que los países tienen y adeudan; ahora contamos con el conjunto completo de datos.

Nuevos países, nuevas cifras

La base de datos abarca los activos y pasivos públicos de 38 países e incluye economías de bajo ingreso, de mercados emergentes y avanzadas. Amplía la cobertura respecto de la edición de octubre de Monitor Fiscal al sumar otros siete países: México, Malta, Macedonia del Norte, Senegal, Armenia, Uzbekistán y Lituania. Los países comprendidos en la base de datos representan ahora casi el 63% del PIB mundial. Contamos con series temporales de datos a nivel del sector público de 17 países.

Proporcionamos datos granulares sobre el tipo de activos que poseen los países, como tierra, edificios, efectivo y participaciones de capital, así como los pasivos, tales como deuda, préstamos y pensiones. Proporcionamos los datos por nivel de gobierno e incluimos las sociedades tanto financieras como no financieras.

Los activos totales del sector público en los países cubiertos en nuestro estudio se sitúan en USD 103 billones, lo cual equivale a 216% del PIB. Esos activos comprenden infraestructura pública, como puentes y carreteras, activos financieros como depósitos bancarios, así como reservas de recursos naturales aún no extraídos.

Los pasivos totales ascienden a USD 93 billones. Esta suma comprende aproximadamente USD 44 billones de deuda del gobierno general, pero también incluye USD 22 billones de compromisos corrientes en concepto de pensiones y la deuda de empresas estatales.

El patrimonio neto —activos menos pasivos— llega a USD 10 billones, suma equivalente a 21% del PIB de este grupo de países.

El objetivo de saber más acerca de lo que se posee y lo que se adeuda es evaluar mejor los riesgos fiscales y las políticas gubernamentales.

El Monitor Fiscal muestra que tener un gran volumen de activos no necesariamente reduce el grado de vulnerabilidad de un país ante deudas elevadas; esto dependerá de la naturaleza de sus activos. Entre otros aspectos, el Monitor Fiscal incluye una prueba de tensión fiscal para Estados Unidos, un análisis de los planes de inversión pública financiados mediante la movilización de ingresos internos en Indonesia, y las participaciones cruzadas dentro del sector público en Japón.

Estos datos sobre los balances del sector público también permiten a los gobiernos gestionar activamente sus balances. Mediante una mejor gestión de los activos públicos cada año podrían obtenerse ingresos adicionales equivalentes al 3% del PIB, lo que representa mucho más que los pagos de intereses que los países avanzados realizan para cubrir su deuda. Varios países ya lo están haciendo: el Reino Unido pasó varios años recopilando datos y actualmente está reexaminando su balance. Australia y Nueva Zelandia también han considerado durante años los efectos en el balance que tienen las políticas.

Más recientemente, el FMI ha utilizado el enfoque de balance del sector público en sus consultas con los países miembros, por ejemplo en algunos de los países nórdicos. A su vez, inversionistas y expertos en mercados financieros han manifestado interés tanto en los datos como en las herramientas que emplean dichos datos, como por ejemplo las pruebas de tensión fiscal.

Ponemos estos datos a disposición del público y de forma gratuita para alentar también a profundizar los estudios sobre el tema. Los académicos y los centros de investigación pueden utilizarlos para conocer mejor el estado de las finanzas de un gobierno y su evolución en el tiempo; para comparar los acontecimientos que tengan lugar en países similares; para explorar cuestiones fundamentales acerca de los balances y las conexiones macroeconómicas, y para permitir un debate más fructífero y relevante acerca del rendimiento de los activos públicos.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?