Economía

Pensar en verde: cómo los argentinos compran dólares por goteo

Según el Banco Central, la mayor fuga de capitales se da por la compra de dólares realizada por particulares. La mayoría son operaciones menores a los 10 mil dólares. El aguinaldo se fue a "verdes". 

domingo, 1 de septiembre de 2019 · 13:19 hs

El lunes siguiente a las elecciones primarias había un dato que generaba enorme expectativa. No era el resultado final del conteo de votos, sino el precio del dólar. Como ocurrió a lo largo del siglo XX y lo que va del XXI, el dólar es para la realidad argentina la moneda de referencia para la economía y también para el humor social.

Más allá de las percepciones sobre el tema también hay una información que es clara: el dólar es también la forma de atesoramiento elegida y más en tiempos de crisis. Así lo indican los informes mensuales del Banco Central donde se certifican las transacciones ejecutadas en todo el país. La mayor cantidad de dólares los compran particulares; personas humanas que por goteo sacan pesos de la calle para convertirlos en dólares para atesorar.

“Las “Personas humanas” (residentes) demandaron moneda extranjera básicamente para atesoramiento US$ 1.700 millones en julio y, para gastos con tarjeta por consumos en el exterior US$ 489 millones”, indica el informe del Banco Central que da el balance del mes pasado. Quienes ejecutaron esas transacciones de compra en julio, ganaron.

En julio, la demanda neta de moneda extranjera de “Personas humanas” totalizó US$ 2.177 millones, según el BCRA. Y hay otro dato que grafica el “ahorro en verdes”. Muchos destinaron el aguinaldo a la compra de dólares. “El aumento de 46% respecto al mes previo podría explicarse por las compras estacionales de billetes asociadas al cobro del sueldo anual complementario.

Además del volumen de dólares que se compró, también aumentó la cantidad de personas que fueron por ese camino. “En julio, debido al efecto estacional del cobro del sueldo anual complementario, la cantidad de individuos que compraron billetes a través del mercado de cambios aumentó un 21% con respecto a junio, para superar el millón y medio de compradores”, dice el informe del Central.

En julio, el grueso de los inversores institucionales, que son los fondos de inversión, fondos de pensiones, fondos de cobertura, compañías de seguros y otros, compraron US$ 1.456 millones.

Aunque el impacto en los mercados puede generarse por grandes compras de dólares, la fuga se da por goteo, pues casi el 70% de las operaciones fueron por menos de 10 mil dólares. “En julio, las operaciones de billetes de individuos continuaron mayormente concentradas en los estratos inferiores de monto por operador: las compras de billetes hasta US$ 10.000 representaron el 69% del total de operaciones, mientras que las ventas por debajo de US$ 10.000 centralizaron el 64% del total. Las compras brutas per cápita fueron de US$ 1.486 y las ventas brutas per cápita se ubicaron en los US$ 1.040, mientras que el año previo estuvieron en US$ 2.010 y US$ 1.264, respectivamente”, detalla el informe.

Devaluación

Un juego que se ha replicado en los últimos meses, y que también es frecuente, tiene que ver con calcular la devaluación de la moneda argentina. En ese sentido sumar ceros y calcular volúmenes de billetes antiguos para comprar algo ahora, es una forma de graficar una constante: la pérdida de valor de la moneda local.

Las 5 monedas que tuvo Argentina. Un pero de hoy son 10 mil millones de pesos de la primera época

Argentina ha tenido 5 cambios de moneda, aunque en el medio y antes hubo otras denominaciones. En 1881 apareció el peso Moneda Nacional, vigente hasta 1970. Ese año salió el Peso Ley (18188). En 1983 hubo otro cambio para quitarse ceros: el Peso Argentino, que sobrevivió hasta 1985. Alfonsín cambió la moneda ese año y surgió el Austral, que fue luego consumido por la hiperinflación. En 1992 los 10 mil australes pasaron a valer un peso, cuando Carlos Menem volvió a cambiar la moneda.

10 mil pesos pasaron a ser 10 australes.

Si de calcular una devaluación se trata, pues hay que aprender a sumar. Un peso actual (o en realidad de 1992) representan 10 mil millones de pesos moneda nacional de 1881. Hay solo 13 ceros de diferencia. Para tomar el período democrático, un peso de 1983 representa 10.000.000 de pesos de la época Y eso sin tener en cuenta la pérdida del valor del peso actual.