El febrero económico, según CrediAyuda

Un análisis pormenorizado evidencia que también han comenzado a ceder las tasas activas de los bancos. Los adelantos de cuenta corriente, que resultan un mecanismo habitual por el que las empresas consiguen dinero para afrontar gastos, han registrado en las primeras semanas un nivel en línea con rendimientos en torno al 63%. Sin embargo, en las últimas horas, ese guarismo había descendido hasta 51,9%.

Redacción MDZ

Elm otorgamiento de préstamos.

Política monetaria: evaluación y perspectivas Los esfuerzos del Banco Central comienzan a dar resultados. La tasa de interés de referencia de la economía vulneró en las últimas horas el nivel que ostentaba después de haber experimentado en violento incremento como consecuencia de la última corrida cambiaria, a fines de agosto pasado.

En lo que va del año, el dato es que la entidad que conduce Guido Sandleris ya logró una reducción de 15 puntos porcentuales: el rendimiento que paga el Banco Central por las Leliq ya es de 44,35%. En esta línea, si bien aún esto no se tradujo necesariamente en una caída similar en los costos que tiene el financiamiento para empresas o los préstamos personales, la tendencia deja cifrar expectativas al respecto.

En rigor, el BCRA imprimió mayor velocidad en los últimos días de enero a la frecuencia con la que realizaba ajustes bajistas en la tasa de interés que debe pagar a las entidades financieras por colocar sus Letras de Liquidez, un instrumento de deuda a 7 días que sirve como tasa referencia para toda la economía. En el comienzo del año ese rendimiento era de 59,25%.

Un análisis pormenorizado evidencia que también han comenzado a ceder las tasas activas de los bancos. Los adelantos de cuenta corriente, que resultan un mecanismo habitual por el que las empresas consiguen dinero para afrontar gastos, han registrado en las primeras semanas un nivel en línea con rendimientos en torno al 63%. Sin embargo, en las últimas horas, ese guarismo había descendido hasta 51,9%. Según fuentes periodísticas, en el BCRA estiman que estas tasas son aún elevadas para que

exista una reactivación de la demanda del crédito. Por ende, se deriva de allí que seguirán los esfuerzos para recortar ese costo aún más.

Para el caso de los préstamos personales, el interés que cobra el sistema financiero cayó a un ritmo menor. Mientras a principios de enero era de 62,3%, el último dato diario muestra que la tasa promedio es de 61,3%, apenas poco más de un punto porcentual.

En esta línea, desde Crediayuda sostenemos que en los próximos días podría verse una disminución en las tasas bancarias pasivas, es decir las que pagan a sus clientes por captar su dinero, como por ejemplo en os plazos fijos. Tomando en cuenta el promedio elaborado por el BCRA, desde principio de año para los depósitos entre 30 y 44 días el rendimiento que obtienen los ahorristas bajó desde un 46% hasta 38%.

Además de los esfuerzos del BCRA, fundamentamos esta opinión en un contexto más favorable a nivel externo ya que la Reserva Federal en EE.UU. no seguiría subiendo sus tasas (lo que favorece a mercados emergentes) por lo menos en los próximos meses.

Los precios al consumidor en Estados Unidos se mantuvieron sin cambios por tercer mes seguido en enero y con el menor incremento anual en la inflación en más de un año y medio, lo que podría permitir a la Reserva Federal mantener estables sus tasas de interés. 

El Departamento del Trabajo dijo que precios más bajos por el combustible compensaron alzas en los costos de alimentos y alquileres. En los 12 meses hasta enero, el IPC subió un 1,6%, el menor incremento desde junio de 2017. En el año a diciembre, el IPC había aumentado un 1,9%. Sin contar los componentes volátiles de alimentos y energía, el IPC subió un 0,2%, el mismo margen de incremento por quinto mes consecutivo. En los 12 meses a enero, el denominado IPC subyacente ganó un

2,2% por tercer mes seguido. Pese a la suba del índice, la inflación subyacente sigue moderada.

La Fed, que tiene una meta de inflación de 2%, sigue una medición diferente al momento de decidir su política monetaria, el llamado índice de precios de gastos de consumo personal (PCE por sus iniciales en inglés) subyacente.

El PCE subyacente aumentó un 1,9% en noviembre en la comparación interanual tras el alza de 1,8 por ciento a octubre. En marzo del año pasado, el indicador llegó al 2% por primera vez desde abril de 2012.

Las cifras del PCE de diciembre se publicarán el 1 de marzo.

Meta de base monetaria cumplida. Bajan las tasas de las Leliqs

En enero, el BCRA volvió a cumplir su meta de base monetaria (BM). La BM promedio se ubicó en $1.346 mil millones, 1% ($12 mil millones) por debajo de la meta y 0,7% por encima de diciembre. El tipo de cambio se ubicó por debajo de la zona de no intervención durante la mayor parte del mes y el BCRA compró US$ 560 millones. Los pesos inyectados a través de estas compras agregaron $6,8 mil millones a la meta de BM de enero y sumaron $20,9 mil millones a las metas de BM de los meses siguientes, a los

que habrá que adicionar el impacto de las compras que se realicen a partir de febrero.

El desempeño del mercado cambiario tuvo como contrapartida el aumento de la demanda por instrumentos de ahorro en pesos. En particular, los depósitos a plazo fijo en pesos crecieron $81,3 mil millones (8,4%) respecto a diciembre y acumularon

un incremento interanual de 68,6%. La inyección de liquidez asociada a la compra de divisas impulsó la disminución de la tasa pagada por las LELIQ, que al término de enero se ubicó en 53,7%, 5,6 p.p. por debajo del valor que registró a fines de 2018 y 19,8 p.p. menor al máximo que alcanzó el 8 de octubre.

La baja en las tasas de interés de las LELIQ se trasladó a las tasas de interés pagadas por los depósitos a plazo, que mantuvieron una tendencia descendente, más pronunciada en el segmento de depósitos de mayores montos. La TM20 de bancos privados finalizó el mes en 46%, 5,7 p.p. por debajo del nivel que presentó un mes atrás. Los préstamos

en pesos al sector privado presentaron una caída de 3,7% en términos reales y ajustados por estacionalidad.

Los préstamos hipotecarios mostraron un moderado aumento nominal respecto al mes previo (0,2%). El financiamiento mediante esta línea quedó casi exclusivamente conformado por los denominados en UVA, que se otorgaron a una tasa de interés promedio ponderada por monto de 5,9%. El saldo de reservas internacionales aumentó US$1.005 millones en enero, hasta US$66.811 millones, impulsado por las

compras de divisas del BCRA. Mirá abajo el informe completo:

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?