El Estado vendió activos energéticos por casi US$ 1.000 millones

El Estado vendió activos energéticos por casi US$ 1.000 millones

La empresa Integración Energética Argentina (Ieasa, ex Enarsa) transfirió durante junio a empresas privadas tres activos energéticos que se encontraban en manos del Estado nacional por más de 954 millones de dólares, parte de lo cual será destinado a la construcción de un nuevo gasoducto en Vaca Muerta, se informó oficialmente. Parte de las transacciones se concretaron con la también estatal YPF

La empresa Integración Energética Argentina (Ieasa, ex Enarsa) transfirió durante junio a empresas privadas tres activos energéticos que se encontraban en manos del Estado nacional por más de 954 millones de dólares, parte de lo cual será destinado a la construcción de un nuevo gasoducto en Vaca Muerta, se informó oficialmente.

Se trata de las ventas de las Centrales Termoeléctricas Brigadier López, en la provincia de Santa Fe, Ensenada de Barragán en Buenos Aires, y el bloque Aguada de Chañar en Vaca Muerta, la única que se encontraba en manos del Estado en esa formación neuquina. Las tres operaciones concretadas en junio sumaron 954.974.214 dólares, informó la empresa estatal.

Las tres ventas se realizaron mediante licitaciones públicas y se enmarcaron en el plan de "desinversiones" previsto por el decreto 882/17 del ex Ministerio de Energía y Minería, por entonces a cargo de Juan José Aranguren. Aquella norma también dispuso la fusión entre Energía Sociedad Anónima (Enarsa) y Emprendimientos Energéticos Binacionales S.A. (Ebisa) para crear una nueva sociedad, Ieasa.

Desde la empresa se informó que la venta de las centrales termoeléctricas permitirá al Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses acreditar los fondos colocados en dichas obras. A la vez posibilitará "destinar una parte al financiamiento de la construcción de un nuevo gasoducto" que permita aumentar la capacidad de evacuación del gas de Vaca Muerta.

La primera de las operaciones de venta se concretó el 14 de junio con la transferencia de la CT Brigadier López a la empresa Central Puerto S.A. por 326 millones de dólares.  El miércoles 26, por su parte, se concretó la firma correspondiente a la CT Ensenada de Barragán, activo que fue transferido en 533,4 millones de dólares al consorcio conformado por Pampa Cogeneración e YPF S.A.

En el caso de las dos centrales, las empresas adquirentes además se comprometieron a realizar inversiones por unos 300 millones de dolares para poder completar las obras de cierre de ciclo, lo que elevará la potencia de generación eléctrica disponible.

Finalmente, el viernes se llevó a cabo la firma de la transferencia del bloque de la formación Vaca Muerta Aguada de Chañar a la empresa YPF por una suma de 95,5 millones, a lo que la petrolera comprometió una inversión inicial de 10 millones de dólares al 2020 para permitir la vigencia del contrato original. Aguada del Chañar es considerada como la primera perforación en Vaca Muerta a partir de la asociación entre la ex Enarsa y la provincial GyP de Neuquén, en 2010, y allí a partir de la adjudicación el Estado Nacional llegó a invertir US$ 150 millones.

En todas las operaciones se transfirió el fondo de comercio y todos los bienes, derechos y obligaciones y se garantizó la continuidad laboral de todos los empleados.

El Estado todavía cuenta entre sus activos, otras empresas que el decreto 882 dispuso su venta también a través de Ieasa, ente los que se destacan otras cuatro centrales: General Belgrano, Vuelta de Obligado, Almirante Brown, y General San Martín, y de la participación accionaria en distintas compañías. En ese sentido, el Gobierno decidió desprenderse de las participaciones accionarias del 50% en la compañía Citelec (controlante de la transportadora de alta tensión Transener), y las tenencias de acciones -en todos casos inferiores al 10%- en las empresas Central Puerto, Transba, Dique SA y Central Térmica Güemes.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?