Cuatro datos sobre el mal año para la maquinaria agrícola y lo que viene

El IERAL, con el apoyo de la Asociación de Fabricantes de Maquinaria Agrícola y
Agrocomponentes de Córdoba (AFAMAC), el Gobierno de la Provincia de Córdoba y el
Consejo Federal de Inversiones (CFI), desarrolla un seguimiento propio de este sector,
que permite complementar las cifras que releva INDEC. Aquí, los detalles del informe.

Ieral

Maquinaria agrícola.

A partir del examen de la información recabada por la Asociación de Fabricantes de Maquinaria Agrícola y Agrocomponentes de Córdoba (AFAMAC), el Gobierno de la Provincia de Córdoba y el Consejo Federal de Inversiones (CFI), se destacan los siguientes datos en torno a la situación del sector:

  1. se confirma la importante caída en la cantidad de unidades vendidas que se experimentó en 2018, que fue del orden de 34% a nivel nacional (el cuarto trimestre fue un poco menos sombrío que los primeros tres, dando lugar a un posible inicio de recuperación),
  2. en la medición de Córdoba se percibe un menor nivel de retracción (23%), dejando al sector con un nivel de ventas 21% superior al de 2015;
  3. el nivel de ocupación de las plantas industriales líderes de Córdoba se ubicó en 68%, lo que implica una reducción de 8 p.p., pero también el segundo mejor registro en 5 años;
  4. siguen existiendo expectativas favorables para 2019, debido a la expectativa de una buena cosecha, que pudieron ser ratificadas en el marco de la feria Expoagro, realizada en San Nicolás en las últimas semanas.

Ventas del sector de Maquinaria Agrícola y Agropartes a nivel nacional

En función de los datos publicados por INDEC relativos al cuarto trimestre se puede

confirmar la profunda caída de la actividad que sufrió el sector de maquinaria agrícola

y agropartes en el año 2018, aunque también se presentan indicios que vaticinan un

comienzo de recuperación. El panorama difiere según el rubro considerado.

Las cosechadoras y los tractores fueron los que más vieron desplomar sus niveles de

ventas en el cuarto trimestre de 2018, un 61% y 46% respectivamente. De esta manera las cosechadoras cierran el año con una desplome del 46%, mientras que para los tractores el rojo fue del 36%.

Si bien para los casos de los implementos y las sembradoras la situación es igualmente

negativa, las caídas en las unidades vendidas son menos pronunciadas, presentando

una disminución interanual en el cuarto trimestre del 17% para las primeras y del 25%

para la segunda. En estos rubros el 2018 también culmina por debajo del año anterior:

los implementos con un negativo del 24% y las sembradoras con una caída del 21%.

Finalmente, al analizar la suma de unidades totales, el declive de las ventas es del 33% en el cuarto trimestre, mientras que en el acumulado del año la disminución es del 30%. Si consideramos un índice de cantidades vendidas ponderadas, las caídas en cuarto trimestre y en 2018 son del 42% y 34%, respectivamente.

Como se ha mencionado en informes anteriores, el sector se vio inicialmente muy

perjudicado por la sequía que afectó a la cosecha de la pasada campaña, reduciendo

de manera notable la rentabilidad del sector agropecuario. Luego, se le añadió la

inestabilidad macroeconómica en la que estuvo inmerso el país que implicó una fuerte

devaluación del peso, trajo consigo recesión económica y generó una fuerte restricción

del crédito, siendo esta última una variable relevante, debido a que una gran parte de

las ventas de maquinaria agrícola se concretan mediante financiamiento. Leé todo el informe con sus gráficos pertinentes haciendo clic aquí.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?