Emprendedores mendocinos en Panamá, destacados por el presidente Varela

Se trata de la familia Bravín, que conducen el proyecto de viviendas sociales sostenibles Vision Building Technologies. En su despedida del mandato, el presidente Juan Carlos Varela mostró los logros en la erradicación de urbanizaciones inestables gracias al sistema constructivo que llevaron a ese país.

MDZ Dinero

El empresario mendocino Leonardo Bravín desarrolla y expande desde hace varios años en Centroamérica un sistema de vivienda social de rápida construcción y sustentable. Su emprendimiento -enlazado a la industria canadiense de la construcción- se llama Vision Building y en sus mensajes se vincula permanentemente con el concepto social del premio Pritzker de Arquitectura, el chileno Alejandro Aravena.

El dato curioso es que su incidencia en la solución al problema habitacional en Panamá ha sido tan positivo, que el presidente saliente (hubo elecciones recientemente), Juan Carlos Varela utilizó las imágenes de los barrios y las entregas de casas de la empresa que comanda el mendocino y su familia como despedida de su mandato.

Consultado por MDZ en torno al tema, Bravín afirmó que "realmente ha sido un esfuerzo grande poder trabajar en otro país y conseguir tanta aceptación. Pero mejor aún es que se registre un impacto social positivo como el que todo el mundo ve en Panamá. Por eso ahora seguimos en otros países de la región que han observado que esto funciona y soluciona".

La empresa, explicó, "se creó con el objetivo de responder a una creciente demanda a nivel mundial de diseños de viviendas sostenibles, comprobadas, sociales y de bajo costo, con una rápida, económica y eficiente forma de producción". De allí que "Vision Building Technologies" provee de plantas completas, llave en mano para la fabricación de productos para la construcción tal cómo muros, puertas, ventanas y sistemas para techos que se pueden emplear en una amplia variedad de aplicaciones. Los productos se fabrican a nivel local en una planta de extrusión lista para su uso inmediato, operada por mano de obra local, asegurando que todo valor añadido y beneficios son incorporados en la economía local". "Utilizando esta tecnología pequeñas empresas llegan a construir entre 60-75 viviendas por mes", explicó Leonardo Bravín, quien trabaja en el sistema junto a Simón y Juan Ignacio Bravín.

Este último explicó que "en Argentina nuestro producto termina siendo casi un 80% más caro debido a impuestos, aranceles y tasas de importación, pago anticipado de impuestos (costo financiero), entre otros. A ello se le suma que las condiciones para que la gente tome un crédito para pagar por las viviendas están lejos de ser las ideales y casi que se termina hipotecando el futuro más que la casa con las tasas absurdas que se manejan y la inflación desmedida".

Y largó un deseo para poder volver y trabajar en su tierra: "Qué ganas de tener un país serio, estable, abierto al comercio y con perspectivas claras de crecimiento. Estoy seguro que ya va a ser así, pero para eso tenemos que encargarnos de realizar las reformas estructurales adecuadas".

Mirá el video del presidente Varela:

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?