Una Córdoba desconocida quiere imponer sus nuevos vinos

Fue fuerte a principios del siglo pasado en vitivinicultura y ahora vive un resurgimiento. Malbec cordobés, pero primer productor de Frambua.
Avatar del

MDZ, Dinero

1/2
Una Córdoba desconocida quiere imponer sus nuevos vinos

Una Córdoba desconocida quiere imponer sus nuevos vinos

Una Córdoba desconocida quiere imponer sus nuevos vinos

Una Córdoba desconocida quiere imponer sus nuevos vinos

La provincia de Córdoba, con su pequeña producción vínica, levanta la mano y exige protagonismo en la industria liderada por Mendoza y San Juan. Allí hay 133 viñedos en 309 hectáreas distribuidas en un amplio territorio. 

Según un informe publicado este sábado por el diario La Voz, la provincia mediterránea produce vinos desde la época en que la dominaban los jesuitas y hoy ocupa el octavo lugar en importancia en el país en cuanto a superficie cultivada, representando apenas el 0,1 por ciento del total. 

La variedad Frambua supo liderar la producción cordobesa. "En el ranking de variedades plantadas figuran primera la Pinot Noir, segunda la Malbec, tercera la Isabella (o Frambua), cuarta la Cabernet Sauvignon y quinta la Merlot".

Según los datos de INV de 2016, Córdoba es el mayor productor nacional de la variedad Isabella (o uva chinche o Frambua), cepa que se ha caracterizado como vino regional. 

Si bien esta variedad ha disminuido su superficie total en el territorio nacional (con 66 hectáreas en todo el país), es Córdoba todavía el mayor productor con 41 hectáreas, seguido por Buenos Aires con 23 y Misiones con dos.

Según La Voz, diversas contingencias político y económicas llevaron casi a la desaparición a una industria pujante que en 1895 contabilizaba casi un millón y medio de vides en la provincia. La Cooperativa La Caroyense, fundada en 1930, en 1977 estaba entre las 10 bodegas más grandes del país. Colonia Caroya, destino de inmigrantes italianos, es la capital del vino de esa provincia. Allí sigue estando la mayor cantidad de vides, con 110 hectáreas plantadas. El 70 por ciento de esas y otras uvas son utilizadas por la emblemática Bodega La Caroyense. 

En Córdoba hay registro en el INV de 14 bodegas, ocho elaboradores artesanales y 25 caseros, distribuidos en diversas zonas. Entre las bodegas están La Caroyense, Terra Camiare y Riviesse de Colonia Caroya; Jairala Oller y Bodega Del Gredal en el norte Cordobés (de Ischilín y San Pedro Norte); Las Cañitas, Finca Atos, Famiglia Furfaro y Bodega Finca Vista Grande del Valle de Calamuchita; Bodega San Javier, Finca Las Breas y Bodega Viarago en Traslasierra; Bodega Finca Delich en Punilla y Bodega -fraccionadora- Familia Lucchesi en Villa del Rosario.

En cuanto a elaboradores artesanales, hay un inscripto en Colonia Caroya, dos en Calamuchita, cuatro en Traslasierra y uno en Punilla. En cuanto a vinos caseros, hay 14 en Colonia Caroya, uno en el Norte Cordobés, tres en Calamuchita, uno en Punilla y otros de zonas como Córdoba Capital, Villa Allende, Elena, Brinckmann y San Basilio. Son 25 en total.