Un argumento a favor de la sangría de reservas

El economista Marcos Leonetti afirmó que "hoy podemos desarrollar nuestro propio criterio sobre la determinación del nivel de reservas y el uso de las mismas". Y sostiene que hay que despegarse del criterio de la reserva monetaria.
Avatar del

MDZ, Dinero

1/2
Un argumento a favor de la sangría de reservas

Un argumento a favor de la sangría de reservas

Un argumento a favor de la sangría de reservas

Un argumento a favor de la sangría de reservas

El economista Marcos Leonetti consideró hoy que la Argentina puede en la actualidad seguir "su propio criterio" sobre la determinación del nivel de reservas del Banco Central y el uso de las mismas, sin atender la relación con la masa monetaria que impuso "el cepo de la década de los 90".

Respecto al debate generado sobre el nivel de reservas que puede ser considerado adecuado, Leonetti entendió que "la relación del nivel de reservas en moneda internacional respecto de la masa monetaria fue un cepo que durante la década de los `90 se instaló como idea-fuerza para darle solemnidad a la Convertivilidad".

Se trató, por entonces, de "una especie de reaseguro para que las políticas económicas implementadas en ese momento cobren respecto a partir de restricciones autoimpuestas, como medidas que podían monitorearse fácilmente a partir de dicha relación".

A pesar del consenso que ganó en la década del 90 la relación reservas-masa monetaria, Leonetti destacó que al mismo tiempo "el endeudamiento del Estado aumentaba en proporciones nunca antes vistas, y se vendían reservas de oro indiscriminadamente, entre otras tantas estafas al Estado".

"Una vez desaparecida la Convertibilidad, no tienen razón de ser los fundamentos que la sostenían", aseveró el economista al ser consultado por Télam, al agregar: "Hoy podemos desarrollar nuestro propio criterio sobre la determinación del nivel de reservas y el uso de las mismas".
 
En ese sentido, destacó que los fines a los cuales se orientan (las reservas) durante la presente administración, entre otros, el fomento del financiamiento, el sostenimiento del nivel de actividad económica, la promoción del nivel de empleo, van a contramano de los objetivos que tenían las reservas cuando se ataban a la estricta relación que imperó durante la década perdida".

La postura del economista respalda los dichos de hoy del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien indicó que el nivel de reservas tiene que ver con el desendeudamiento argentino, y proclamó la necesidad de "quebrar la lógica de la Convertibilidad".

"Es importante quebrar la lógica de la Convertibilidad, esto es que no tiene que haber necesariamente una relación entre el nivel de reservas y la base monetaria, nos tenemos que comprometer a tener más producción, más empleo, más exportaciones", amplió.