Tips para mejorar las finanzas personales

Un analista de mercado sugiere que las emociones intervienen significativamente al momento de tomar decisiones monetarias. Claves a tener en cuenta.
Avatar del

MDZ, Dinero

Tips para mejorar las finanzas personales(Gentileza)

Tips para mejorar las finanzas personales | Gentileza

Hay muchísima relación entre las emociones y las finanzas personales, a tal punto que muchas veces las personas que le tienen miedo a lo desconocido, no toman decisiones relacionadas a la inversión y son reactivas a ahorrar en instrumentos financieros cuando, en realidad, el riesgo medido objetivamente indica que es muy bueno realizar cierta inversión. En esos casos, es necesario buscar asesoramiento, pedir segundas y terceras opiniones, formarse en el tema y avanzar.

Toda decisión tiene que ser inteligente y no utilizar el temor y desconocimiento como excusa cuando en realidad lo que no se quiere hacer es averiguar, informarse y moverse. Cuando hay que realizar elecciones de alto impacto y objetivos múltiples, hay que complementar la intuición con una pisca de intelecto, que es el único capaz de pensar en los riesgos, escenarios posibles, alternativas combinadas y estrategias.

Por lo tanto, a la hora de tomar decisiones financieras tenés que preguntarte primero cuál sería el peor caso posible, es decir, para animarte a invertir y saber si vas a tomar la mejor decisión, simplemente averigua qué es lo peor que te pude pasar. Por ejemplo, le preguntas a 3 personas, una te va a decir que podes perder el 20 por ciento, otra el 30 y otra el 40. Bueno, en promedio es el 30. 

Entonces, si llegas a perder esa cantidad, ¿te lo bancas? Esa ya es una muy buena información para ayudarte a decidir.

También debes evitar los ¨pronósticos de puntos fijos¨, o sea, sospechá cuando alguien te dice que vas a ganar seguro porque nadie tiene la bola de cristal... Pensá si ese riesgo vale la pena correrse. Si para ganar un 3% tengo que arriesgar un 100%, no vale la pena. Pero si arriesgo el 1% tal vez sí valga la pena. Y en inversiones está la ley de riesgo-rendimiento, es decir, mayor rendimiento implica necesariamente mayor riesgo, mayor esfuerzo o mayor costo. No existe ganancia sin pérdida o ganancia sin riesgo. Hay gente que piensa en ganancias imaginarias y que luego termina pasando imponderables que con un poco de cerebro cualquiera los hubiera podido evitar.

Acordarte que lo seguro cuesta caro, siempre. Y debes tener muy en claro la propia relación con el riesgo: ¿sos una persona propensa o adversa al riesgo? Y saber cuánto capital estás dispuesto a arriesgar. Si sos una persona adversa, cuando tengas que tomar la decisión de invertir seguramente decidas no hacerlo. Si sos propensa, tal vez tomes riesgos, que luego si la cosa sale mal, no lo vas a poder digerir.

Con respecto a tu relación con el dinero, entendiendo al dinero como un fin en sí mismo y no como un medio, hay mucha gente que es esclava del mismo, padeciendo un constante sentimiento de carencia y preocupación. Cuando en realidad, debería ser algo que les otorgue mayor libertad y tiempo. Por el contrario, personas que quizás no tienen tanta plata, están agradecidas por lo que poseen. Entonces, el éxito no es la cantidad específica de dinero que tengas, sino la relación con él, vivirlo con agradecimiento, sentimiento de abundancia y generosidad.

Por Ezequiel Starobinsky: analista de mercados (Magister de Finanzas). Instructor en técnicas de respiración de la Fundación El Arte de Vivir. Autor del libro "El Arte de Decidir".

Fuente: Télam