Preparan recortes y retiros voluntarios en Río Turbio

Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT) reducirá en un 35% los cargos de jefaturas y buscará disminuir su planta de trabajadores.
Avatar del

MDZ, Dinero

1/2
Preparan recortes y retiros voluntarios en Río Turbio(Gentileza Clarin.com)

Preparan recortes y retiros voluntarios en Río Turbio | Gentileza Clarin.com

Preparan recortes y retiros voluntarios en Río Turbio(Gentileza Clarin.com)

Preparan recortes y retiros voluntarios en Río Turbio | Gentileza Clarin.com

El interventor de Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT), Omar Zeidán, informó que la empresa implementará una reducción de un 35 por ciento de las jefaturas y un esquema de retiros voluntarios, en el marco de la reestructuración que demanda el Estado nacional.

"No podemos tener las estructura que tenemos", dijo a Radio Nacional Río Turbio el funcionario, al tiempo que refirió que con los denunciados convenios colectivos de trabajo del sector en YCRT se requieren "casi 160 mil pesos de subsidios por persona".

Zeidán se preguntó: "¿Cómo lo sostenemos, qué quieren que hagamos?", ante los gremios del sector que alertan que habrán unos 500 despidos.

"Yo llegué al yacimiento para que nos hagamos cargo de una vez por todas", dijo el funcionario, mientras la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), uno de los gremios con actuación en YCRT, hizo un corte parcial en la ruta complementaria 20, en el ingreso a la ciudad del sudoeste de Santa Cruz.

Zeidán advirtió que con medidas "no van a lograr nada" y que lo único que se necesita es que YCRT produzca carbón: "Hoy tenemos el desafío de generar 30 mil toneladas de carbón por mes para poder venderle a Chile", añadió.

"Queremos una empresa que sea productiva, que sea sustentable y que no sea una amenaza de cierre cada vez que cambie un gobierno y seamos rehenes de la voluntad política del poder de turno", agregó el funcionario sobre el futuro de YCRT, que en 2017 contó con un presupuesto de 4.700 millones de pesos y tiene para este año presupuestados 3.600 millones de pesos para su sostenimiento.

Consultado sobre la usina térmica proyectada para la generación de 240 megavatios de energía, que se encuentra en un 80 por ciento de su construcción, Zeidán aseguró la voluntad política y las negociaciones destinadas a terminar la obra iniciada por el kirchnerismo, paralizada a partir de la quiebra de la empresa española Isolux Corsan, en el marco de una causa por corrupción.