Los subsidios, una gigantesca piedra en el zapato de Kicillof

Tras la disparada del dólar hubo rumores respecto de que el Gobierno podría ponder un tope en las prestaciones públicas de tipo económico destinadas a los sectores del transporte y de la energía. En números, una radiografía de tales erogaciones.
Avatar del

MDZ, Dinero

1/2
Los subsidios, una gigantesca piedra en el zapato de Kicillof(NA)

Los subsidios, una gigantesca piedra en el zapato de Kicillof | NA

Axel Kicillof, ministro de Economía de la Nación.(NA)

Axel Kicillof, ministro de Economía de la Nación. | NA

El Estado viene destinando millones y millones de pesos en concepto de subsidios a los sectores energéticos y del transporte público.

>

En el último tiempo y sobre todo a partir de la disparada del dólar oficial, estas prestaciones económicas se han vuelto insostenibles y el Gobierno estaría analizando ponerles un fin. Ahora bien, ¿cuáles son los números que se manejan?

De acuerdo con datos presentados por la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), en 2013 el Estado Nacional destinó, en concepto de subsidios económicos, 134.000 millones de pesos.

La cifra, según recuperó diario La Nación en su edición impresa, significó un 34 por ciento más que en 2012. La mayor parte se destinó a cubrir las necesidades del sector energético, que se llevó 81.400 millones de pesos, 46% más que en 2012.

Como ejemplo, vale comparar con las prestaciones que el Estado destinó a los programas sociales que se llevaron 73.400 millones de pesos; es decir, un 90% de lo que recibe el sector energético. En este sector puede incluirse la Asignación Universal por hijo y por embarazo.

Bajo este escenario los subsidios parecen haberse transformado en una gigantesca piedra en el zapato del ministro de Economía, Axel Kicillof.

De hecho, hace poco, una información publicada en ciertos medios nacionales advirtió que el Gobierno podría poner fin a la promoción industrial en Tierra del Fuego. Ello constituye sólo un síntoma de lo que estaría analizando, por estas horas, la cartera económica.

Según detalló La Nación, durante el año pasado la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima (Cammesa) y Energía Argentina Sociedad Anónima (Enarsa) -empresa estatal que se encarga principalmente de importar gas por barco y combustibles líquidos para compensar la caída en la producción local de hidrocarburos- se llevaron la mayor parte de los subsidios.

La primera, que también se encarga de comprar energía fuera del país, se llevó el año pasado $ 33.900 millones, 38% más que en el período anterior; mientras que la segunda recibió $ 31.200 millones, con un incremento de 62 por ciento.

El sector de transporte recibió, por su parte, subsidios por $ 35.200 millones. La mayor parte fue al Fondo Fiduciario del Sistema de Infraestructura del Transporte, que obtuvo $ 13.365 millones.

Es el fondo encargado de atender la diferencia entre la tarifa del Belgrano Cargas, así como de los trenes y los colectivos del área metropolitana, y los costos de prestar el servicio, que son mayores.

También incluye los subsidios que recibe Aerolíneas Argentinas. La compañía aérea de bandera fue una de las pocas que mostraron una reducción en la cantidad de fondos que reciben del Estado. El año pasado fueron 3385 millones de pesos, un 3,1% menos que en 2012, según especificó el matutino porteño.