La dura crítica de O’Globo a la Argentina

En un editorial aseguran que el país es “propenso al error”. Dice que la Argentina es un país desarrollado que retrocedió.
Avatar del

MDZ

La dura crítica de O’Globo a la Argentina

La dura crítica de O’Globo a la Argentina

En su edición de hoy, el diario brasileño O' Globo publicó un editorial titulado "La fuerte propensión de la Argentina al error", que analiza de manera severa la realidad del país que conduce Cristina Kirchner.

"Una de las diez economías más grandes del mundo en el siglo pasado, con un ingreso per cápita comparables a los de Francia y Alemania, por encima de Japón e Italia, intriga a los historiadores por lo inédito de ser un país desarrollado que retrocedió", arranca el artículo.
La situación requeriría una política de choque, con altas tasas de interés, reducción del gasto y un peso fluctuante. Pero Cristina Kirchner prefiere denunciar la acción de los "especuladores"", critica el medio brasileño.

La gente de O'Globo contextualiza con un repaso de la historia reciente: "En el lapso de 13 años, el país se hundió en una nueva crisis cambiaria debido a una sucesión de errores evidentes, cometidos en la política económica de este período, cuya mayor parte fue dominada por el kirchnerismo".

A esa corriente ideológica la cataloga como una "vertiente peronista hegemónica, hasta que el programa de la pareja Néstor y Cristina kirchner comenzó a perder fuerza a la luz de la crisis que los dos sembraron".

Los líderes políticos mencionados son calificados como populistas: "Néstor , el sucesor de Eduardo Duhalde , sobre el cual cayó la responsabilidad de comenzar a recuperar al país después de otra tragedia , la explosión del tipo de cambio fijo en diciembre de 2001, se embarcó en el populismo, abrazado con entusiasmo por su esposa , su sucesora , la senadora Cristina Kirchner".

Sobre la actualidad argentina, el diario brasileño destaca que "la pareja Kirchner aplicó políticas conocidas: tipos de cambio subvaluados , tasas de interés bajas, gasto público alto - una de las maneras más eficaces de hacer estallar la inflación . Y cuando ella (la inflación) aceleró los precios, el gobierno de Cristina pasó a practicar una "contabilidad creativa", pero sin la sutileza con la que se aplica en las cuentas públicas en Brasil".

"Con un gobierno desinteresado en dar seguridad a los inversores, con la economía con una creciente pérdida de competitividad, en línea con la inflación, la fuga en dirección al dólar ganó velocidad porque el argentino nunca confió plenamente en el peso", explica O'Globo.

"El resultado está ahí: las reservas, hoy en $ 29 mil millones, cayeron más del 40 % en comparación con 2011; el dólar en el mercado paralelo está en más de 12 pesos, mientras que el oficial es de 8 pesos aún después de una devaluación de más del 10 % en un solo día", resume.

Finalmente el diario brasileño sugiere posibles soluciones: "La situación es típica: requiere un shock fiscal y monetario, reducción del gasto, interés de alto y libre flotación, como hizo Brasil en 1999, con éxito. Y en 2003 igual". Sin embargo señala que estas medidas no parecen de aplicación posible por el perfil de quienes conducen a la Argentina: "Es mucho "neoliberalismo" para Cristina y su joven ministro Axel Kicillof, un peronista de izquierda. Ellos prefieren denunciar la acción de los "especuladores". Mucho peor para Argentina".

A continuación se reproduce el artículo completo

La fuerte propoensión de la Argentina al error

La situación requeriría una política de choque, con altas tasas de interés , reducir el gasto y el peso fluctuante. Pero Cristina prefiere reportar la acción de los "especuladores"

Una de las diez economías más grandes del mundo en el siglo pasado, con un ingreso per cápita comparables a los de Francia y Alemania , por encima de Japón e Italia, intriga a los historiadores por lo inédito de ser un país desarrollado que retrocedió.

Es seguro que no habrá una única explicación para la tragedia, sólo posible de ser analizada con el uso de conceptos multidisciplinarios de la economía, la ciencia política, la antropología .

Porque en el espacio de 13 años, el país se hunde en una nueva crisis cambiaria debido a una sucesión de errores incluso evidentes cometidos en la política económica de este período, cuya mayor parte fue dominada por el kirchnerismo, la vertiente peronista hegemónica hasta que el programa de la pareja Néstor y Cristina Kirchner comenzara a perder fuerza, incluso a la luz de la crisis que los dos sembraran.

Néstor , el sucesor de Eduardo Duhalde , sobre el cual cayó la responsabilidad de comenzar a recuperar al país después de otra tragedia , la explosión del tipo de cambio fijo en diciembre de 2001, se embarcó en el populismo, abrazado con entusiasmo por su esposa , su sucesora , la senadora Cristina Kirchner.

Con el país desechado del mercado financiero mundial, debido a la imposibilidad de llegar a un acuerdo con todos los acreedores debido a la inflexibilidad del tipo de cambio, la pareja Kirchner aplicó políticas conocidas: tipos de cambio subvaluados , tasas de interés bajas, gasto público alto - una de las maneras más eficaces de hacer estallar la inflación . Y cuando ella aceleró los precios, el gobierno de Cristina pasó a practicar una "contabilidad creativa", pero sin la sutileza con la que se aplica en las cuentas públicas en Brasil: intervención del cálculo del índice oficial de inflación, presentando un 10% cuando hoy la tasa está cercana al 30%.

Con un gobierno desinteresado en dar seguridad a los inversores, con la economía con una creciente pérdida de competitividad, en línea con la inflación, la fuga en dirección al dólar ganó velocidad porque el argentino nunca confió plenamente en el peso.

El resultado está ahí: las reservas, hoy en $ 29 mil millones, cayeron más del 40 % en comparación con 2011; el dólar en el mercado paralelo está en más de 12 pesos, mientras que el oficial es de 8 pesos aún después de una devaluación de más del 10 % en un solo día.

La situación es típica: requiere un shock fiscal y monetario, reducción del gasto, interés de alto y libre flotación, como hizo Brasil en 1999, con éxito. Y en 2003 , ibid. Pero es mucho "neoliberalismo" para Cristina y su joven ministro Axel Kicillof, un peronista de izquierda. Ellos prefieren denunciar la acción de los "especuladores". Mucho peor para Argentina.