La crisis cambiaria y el encarecimiento del crédito

El diario La Nación considerá que el “golpe al consumo y a la actividad económica”, impactó en la suba de las tasas crediticias.
Avatar del

MDZ-DINERO

1/2
La crisis cambiaria y el encarecimiento del crédito

La crisis cambiaria y el encarecimiento del crédito

La crisis cambiaria y el encarecimiento del crédito

La crisis cambiaria y el encarecimiento del crédito

Tras la suba de tasas dispuesta por el Gobierno, los bancos elevaron entre 3 y 11 puntos el costo de sus préstamos; revisan planes de cuotas con tarjeta

A una semana de la devaluación del peso, el ajuste llegó a los créditos . Después de que el Banco Central (BCRA) dispusiera el martes pasado una fuerte suba de tasas para sacarle combustible al dólar, los bancos aumentaron entre tres y once puntos las tasas de interés que cobran por sus créditos. También decidieron acortar sus plazos y rever sus planes de cuotas sin interés con tarjeta de crédito, gran motor del consumo.

Así, por un préstamo personal, en los bancos privados se está cobrando ahora no menos de 44% anual, cifra que, sumadas las comisiones y otros gastos administrativos, arroja un costo financiero total que supera el 65% anual . No muy lejos se encuentran los bancos públicos, con tasas nominales en pesos para préstamos personales que arrancan en 32%, pero que llegan a 44% y con un costo financiero total que no baja de 55% anual.

De hecho, y pese a que el Ministerio de Economía niega públicamente que haya un ajuste, el Banco Nación, el más grande de todo el sistema, fue uno de los primeros en retocar sus tasas, el miércoles pasado. La de su cartera general pasó de 18 a 25% anual, mientras que por un descubierto con garantía hipotecaria pasó de cobrar 23 a 31%.

"Vamos a un esquema de tasas altas, menos consumo y menos actividad económica", dijo Andrés Méndez, de AMF Economía. "Lo más probable es que esta suba no sea la última, sino que veremos más, y en el corto plazo."

En promedio, coinciden en el sistema, los préstamos personales se encarecieron entre tres y cinco puntos porcentuales. Mientras que los descubiertos en cuenta corriente tienen aumentos de hasta 11 puntos. Algo similar sucedió en las financiaciones con tarjeta.

También, ante la incertidumbre que generó la devaluación, muchos bancos optaron por recortar los plazos de sus créditos. Quienes daban préstamos a tasa variable de hasta 5 años de plazo los redujeron a 40 meses, y otros directamente decidieron no extenderse a más de seis para sus líneas a tasa fija, según confió a LA NACION un ejecutivo de un banco extranjero. La misma política se trasladó a las tarjetas de crédito: ya en los bancos anticipan que los planes de 12 cuotas sin interés serán una excepción (ver aparte).

La suba de tasas no es producto de que en los bancos escasea la liquidez, como sucedió en otros tiempos, sino que, con el objetivo de retirar pesos del circuito y evitar que se vayan al dólar, fue el BCRA el que elevó el martes pasado la tasa que paga por sus títulos -las Lebac- en 600 puntos básicos (o 6 puntos porcentuales). Eso provocó que inmediatamente subieran también las tasas que pagan los bancos por sus plazos fijos, del 20 al 24% anual.

Como las entidades financieras fondean sus créditos con los depósitos que captan del público, tarde o temprano la suba impacta sobre los préstamos.

Según estimó un ejecutivo de un banco nacional, el costo de fondeo de los bancos ya es hoy de entre 28 y 29% anual, ya que a la tasa de los depósitos se le suma el costo del encaje, que son los pesos que las entidades deben dejar regulatoriamente inmovilizados en el BCRA para poder hacer frente a los retiros de efectivo de sus clientes.

"Es inevitable que los bancos trasladen a sus créditos la suba de tasas que el Banco Central impulsó en los depósitos", opinó Pablo Curat, socio del Estudio Curat, Martínez Larrea & Asociados. "Más aún considerando que los bancos tienen gran parte de su cartera de préstamos a tasa fija y a mediano plazo. Entonces, retocan las tasas de los productos que permiten un ajuste rápido: tarjetas de crédito, descubiertos en cuenta corriente, descuentos de cheques, adelantos y préstamos personales", explicó.


Política del BCRA


Por disposición del BCRA, los bancos tienen hoy cerca del 20% de su cartera prestada a tasa fija, en créditos productivos de hasta cinco años de plazo para grandes empresas y pymes. Para compensar la suba de tasas del sistema, las entidades deben luego retocar con mayor agresividad el resto de su cartera, explica Curat.

A su vez, agrega el economista, no todos los bancos tienen la misma estructura de fondeo. La banca especializada, que suele tener menor cantidad de depósitos transaccionales (cajas de ahorro y cuentas corrientes), el fondeo más barato, es la que más sufre el encarecimiento de las tasas.

Para los economistas y banqueros, no obstante, parece evidente que el costo del dinero seguirá subiendo. No sólo para contrarrestar el atractivo que tiene para los ahorristas el dólar, sino también para contener las expectativas inflacionarias.


Otra vez la inflación


"Para hablar de cuánto es una tasa de interés negativa o positiva en términos reales hay que hablar de inflación", explica Méndez, quien considera muy probable que la suba de tasas no frene hasta que los plazos fijos se paguen al menos entre 30 y 35% anual o más.

Durante gran parte de la gestión kirchnerista, el sistema financiero argentino funcionó con tasas de interés reales negativas, con el BCRA emitiendo pesos muy baratos para financiar el gasto del Estado. Esto significa que siempre las tasas estuvieron por debajo de la tasa de inflación, lo que fomentó el consumo de bienes (autos y electrodomésticos) y de dólares, sobre todo, cuando se hizo palpable que un salto en el tipo de cambio era inminente.

Pero ahora que el Gobierno debe de alguna manera anclar la carrera de precios que se desató con la fuerte devaluación de enero, no tiene otra opción que empezar a subir con fuerza las tasas. Claro que una suba de tasas, de acuerdo con la teoría económica, siempre provoca un enfriamiento de la economía, porque restringe el crédito para las empresas y para los individuos, y alienta a que la gente deje sus pesos en el banco en lugar de usarlos para consumir.

"La actual suba de tasa de interés propiciada por el Banco Central es un movimiento de política económica en el sentido correcto", opina la consultora Economía & Regiones. "Pero el incremento de tasas promovido por el Central estaría contrarrestando la aceleración inflacionaria de los últimos meses. Las tasas siguen siendo negativas tanto ajustándolas contra las expectativas de inflación, así como contra las expectativas de devaluación; por ende, por ahora (mientras no sean positivas), no alcanzan para apuntalar la demanda de dinero, ni para contener la presión contra el dólar oficial, que se vende con cuentagotas, ni contra el paralelo", advierte en su informe difundido el viernes.

Así, lo más probable es que, más allá de cuál sea el discurso adoptado públicamente por el equipo económico, se vengan meses de préstamos más caros y mucho más escasos..
Préstamos personales que figuran en la Web


Banco Nación
Tasa nominal anual (fija, hasta 18 meses): 31%. Costo financiero total: no se informa
Ciudad
Tasa nominal anual (fija, 12 meses): 36%. Costo financiero total con seguro: 53,42%
Provincia
Tasa nominal anual (hasta 72 meses): 46,56%. Costo financiero total efectivo: 59,74%
Galicia
Tasa nominal anual (6 a 60 meses): 49%. Costo financiero total efectivo con IVA: 82,6%
Santander
Tasa nominal anual (hasta 60 meses): 50%. Costo financiero total con IVA: 84,19%
Citi
Tasa nominal anual (12 a 60 meses): 49%. Costo financiero total con IVA: 83,25%
Francés
Tasa nominal anual (12 meses): 39%. Costo financiero total efectivo: 83,16%
HSBC
Tasa nominal anual (hasta 12 meses): 39%. Costo financiero total con seguro de vida: 61,29%
Macro
Tasa nominal anual (hasta 12 meses): 39%. Costo financiero total: 61,69%




Fuente: Florencia Donovan, La Nación.
http://www.lanacion.com.ar/1660672-golpe-al-consumo-y-a-la-actividad-economica-se-encarecio-el-credito