Fin de año para las empresas con "compromiso y propósito"

Se realizó el último encuentro del año para empresas con la mirada puesta en el triple impacto. Asistieron organizaciones, profesionales y representantes de los gobiernos de Mendoza y San Juan.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

Fin de año para las empresas con "compromiso y propósito"

El Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, a través de la iniciativa Mendoza+B ,organizó el sexto y último laboratorio bajo el nombre “Reinventando las organizaciones”, con la presencia del consultor chileno Pablo Reyes Arellano, fundador de Plataforma Áurea.

La propuesta fue reflexionar no sólo desde la empresa sino como sociedad. De esta manera, se habló de un cuarto impacto, que sería el cultural. En este sentido, Reyes aseguró: “El desafío en la era digital, más que tecnológico, es cultural. Si es cultural, se aprende”.

“Si abriéramos la canilla del agua y a veces saliera potable y a veces no, el mecanismo de adaptación sería distinto”, plantea, para explicar que necesitamos un cambio formativo, que permita adaptarnos a las nuevas realidades. Así lo ilustró con la frase del famoso poeta alemán Hölderin: “Cuando abunda el peligro, crece lo que salva”.

contenidos/2018/10/25/noticia_0029.html

Pablo Reyes destacó que la generación nacida desde la década del 90 conocida como “millenial”, ya no acepta las empresas actuales y que se hace inminente la adaptación de los adultos a estas personas que están marcadas por el uso de internet, las comunicaciones y las tecnologías digitales.

Remarcó además  que en una encuesta sobre cómo deberían ser las nuevas organizaciones, los jóvenes aseguraron que las querían innovadoras, transparentes, sustentables y con autogestión del tiempo. “¿Quién no quisiera trabajar en una organización así y ser un poquito esclavo?”, decía.

Según este orador, es necesaria, asimismo, una redefinición de los organigramas de las empresas, porque esa estructura jerárquica, piramidal, ya no funciona y no propicia la comunicación entre los miembros. “Empecemos a dar autonomía para que las personas tomen decisiones”, apuntó.

Luego se desarrolló una dinámica basada en cuatro interrogantes: ¿qué conciencia requerimos para abordar los desafíos de la humanidad?, ¿qué sabemos y podemos hacer?, ¿qué sistemas requieren con mayor atención nuestra mirada? y ¿cuál es la cultura que queremos propiciar?

contenidos/2018/10/17/noticia_0060.html

Muchas personas asistieron a la sala verde de la Nave Universitaria y más tarde a la Nave Creativa para participar en este último laboratorio de Mendoza+B de 2018. Algunas ya habían participado en ediciones anteriores, otras, lo hicieron por primera vez. Todas con un mismo propósito: cambiar el impacto negativo que poco a poco se ha ido gestando en la sociedad, para darle paso a una nueva mirada sostenible y con una mirada social y ambiental sin olvidar el rendimiento económico.

Ricardo Giadorou es un empresario vitivinícola. Hace cuatro años, su empresa está certificada como B. Su padre, quien fundó la bodega, “ya tenía el concepto de la sostenibilidad muy arraigado”. Años más tarde, su hermana le hizo conocer el “B Corp”. A raíz de este sistema, tuvieron que mejorar en otras ramas, como la gobernabilidad y lo social. De esta manera, Dolium Bodega Subterránea se convirtió en una empresa B. “Medir tu impacto te ayuda a establecer cuáles son las prioridades en tu crecimiento”, dice su dueño.

lista/2018/10/21/lista_0001.html

Valeria Nieto es coach y participó por primera vez en este encuentro. Aun así, se considera una persona B desde pequeña: “Me emociona que tengamos ganas de hacer cosas buenas, todos somos posibilidades para algo”.

“Me sentí mucho tiempo fuera de foco”, dijo Paola en referencia a la ideología que se pretende dejar atrás: “Nací siendo una persona +B”.  En ese sentido, celebró el espacio y la unión que se produjo entre los participantes: “Esto hace que peguemos fuertes saltos”.

“Quiero contagiar esta filosofía desde mi lugar” dijo Fernanda, visitante de San Juan, “celebro la unión, tenemos que trabajar en conjunto”.

El laboratorio se llevó adelante una semana después de que el Proyecto de Ley BIC obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación.

Este proyecto de ley busca darles un respaldo legal a las empresas de triple impacto. Así, la Ley de Sociedades de Beneficio e Interés Colectivo (BIC) impulsa la regulación jurídica para aquellas asociaciones que no pueden certificarse con privados y obtener el reconocimiento por su impacto ambiental, social y económico.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?