En 2017 cerró una estación de servicio cada cinco días

A pesar de los últimos incrementos en los precios de los combustibles, el negocio del despacho de naftas, gasoil y GNC sigue en baja.
Avatar del

MDZ, Dinero

1/3
En 2017 cerró una estación de servicio cada cinco días

En 2017 cerró una estación de servicio cada cinco días

En 2017 cerró una estación de servicio cada cinco días

En 2017 cerró una estación de servicio cada cinco días

En 2017 cerró una estación de servicio cada cinco días

En 2017 cerró una estación de servicio cada cinco días

El Ministerio de Energía conducido por Juan José Aranguren actualizó el registro oficial de estaciones de servicio habilitadas en todo el país. 

Según el Listado de Operadores Autorizados, actualmente funcionan 4.909 establecimientos en la Argentina, 52 menos que en mayo de 2017. En esos 260 días transcurridos cerró una empresa cada cinco días.

Los datos de Aranguren, revelados por Surtidores, reflejan que todavía siguen en pie 3.102 estaciones que solo despachan naftas y gasoil; unas 565 que venden exclusivamente GNC, y unas 1.242 que ofrecen ambos combustibles.

Desde la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (CECHA), que preside Carlos Gold, destacaron que muchos de los perjudicados son empresarios pymes, con emprendimientos familiares, ante el avance de las grandes compañías. 

"Las estaciones de servicio aún operan en un marco de rentabilidad regulada por parte de las grandes compañías petroleras, donde de manera directa (comisión por venta) o indirecta (precio sugerido) le fijan porcentajes al estacionero", sostuvieron.

En este contexto, en la entidad subrayaron que al observar los números de venta general de combustibles del año pasado las estaciones "perdieron" frente a las grandes compañías y distribuidores, que según denuncian en Cecha, actúan "en simultáneo" como proveedores del mercado mayorista y competidores en el minorista, en una situación de desventaja para las estaciones. 

Analía Salguero, titular de la Cámara de Expendedores de Combustibles de San Juan (C.E.C.A.SJ) aseguró que la situación actual es "compleja", pero que los problemas son antiguos. "La problemática más grave es la escasa rentabilidad", advirtió.  

Para Salguero, "la falta de previsión energética en nuestro país puso en jaque constante el normal desarrollo de las estaciones de servicio y sin posibilidad de poder planificar por el momento".

"Muchas de las problemáticas se arrastran por el manejo de otros gobiernos y algunas por medidas actuales como es el caso del GNC, que frente a las crisis se había mostrado como nuestro caballo de batalla, y actualmente dado el cambio de tarifas, la comercialización de este producto también se encuentra complicada", detalló a Ambito Financiero la presidenta de C.E.C.A.SJ.

Los empresarios del sector aseguran que en los últimos 15 años, a pesar del crecimiento exponencial del parque automotor, ya dejaron de operar más de 2.000 estaciones.