Dinero Un desafío, una provocación, una oportunidad

El potencial y la tara: "Mendoza puede ser Kuwait"

El economista José Luis Espert fue presentado por el director de MDZ como "un provocador a pensar y hacer". Lo que dijo sobre Mendoza.
Avatar del

Gabriel Conte

1/2
Espert presentado en el Hyatt por Gabriel Conte, durante la jornada del IAEF Cuyo organizada por Alfredo Romano Consultores.(Alf Ponce / MDZ)

Espert presentado en el Hyatt por Gabriel Conte, durante la jornada del IAEF Cuyo organizada por Alfredo Romano Consultores. | Alf Ponce / MDZ

El potencial y la tara: "Mendoza puede ser Kuwait"(Alf Ponce / MDZ)

El potencial y la tara: "Mendoza puede ser Kuwait" | Alf Ponce / MDZ

¿Cómo repartir plata cuando no la hay? Bueno, en realidad, sucede: hay quienes reparten plata que no tiene y después sostenerse en pie ellos, pero además se cae a pedazos lo que sostiene a los que creyeron que podían sobrevivir con esa plata y ahora tienen que conseguirla por sus propios medios. ¿Y si consiguiéramos generar riqueza y, entonces sí, poder repartirla en todo lo que requiere de recursos para funcionar bien? 

Para el economista José Luis Espert hay potencialidades en Mendoza y también en la vecina San Juan que no son aprovechadas. Que están al alcance de la mano, pero que no van a surgir mientras las cabezas que craneen la realidad local piensen como "cavernícolas". Provocador y militante de sus ideas, es probable que el autor de "La Argentina devorada" exagere. Pero abre debates: hace pensar. Faltaría una acción más para que su tarea resulte completa y esa es que logre que muchos se pongan en acción, motivados por sus empujones verbales brutales, acompañados de datos históricos y proyecciones escandalosas.

"Mendoza (y también San Juan) podría ser Kuwait con la riqueza que tiene. Pero con otra cabeza, no con esta cavernícola", fue la frase completa que pronunció ante un auditorio masivo y completo en Mendoza, en ocasión de la jornada de "Actualidad y coyuntura" del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas de Cuyo (IAEF). Y es probable que luego de sus dichos reaccionemos de la manera habitual, vale decir, restándole importancia, entregados a la inercia. O puede que pensemos en sus aspectos ridículos al pretender compararnos con un país tan lejano y distinto, pero esto último ya sería un triunfo para la prédica porque dejemos de lado la condición prehistórica para pasar a erguirnos y buscar un futuro mejor. En boca de Espert, podría no solo ser bastante bueno, sino buenísimo. Al punto que comparó el potencial de Mendoza al de un país que tiene uno de los más altos índices de desarrollo humano del mundo y un PIB per capita de 73 mil dólares (en Argentina es de 22.000). Y hasta podremos discutir si lo de Kuwait fue una ocurrencia del momento o un objetivo digno de ser analizado.

Hoy en esta Mendoza que tanto nos gusta y enorgullece vivimos de los servicios, pero se trata de un rubro de la economía que no está del todo desarrollado:  el Estado se lleva el 82% de la participación. En uno de los ciclos "Pensando Mendoza" que impulsó MDZ, Elizabeth Pasteris, compiladora del completo informe editado por la UNCuyo "Matriz productiva, competitividad sostenible y territorio", identificó que por fuera de los servicios, el turismo y la vitivinicultura, uno atado al otro, son los factores de producción de la provincia.

Para Pasteris, hay que observar qué actividades dependen de las variables macroeconómicas que están regidas por factores externos a Mendoza. En ese punto, el turismo está estrechamente vinculado a políticas que deciden "otros" y no Mendoza.

"Mendoza aporta el 3,8% del PIB del país; no se ve tan importante y por eso no se lo tiene en cuenta. Pero además, Mendoza es la quinta provincia del país. Entonces -acotó Pasteris- la provincia de Buenos Aires tiene un 31%, Capital Federal un 23%, Córdoba y Santa Fe un poco menos del 8%, Mendoza un poco menos de 4% y lo que queda, que no es un 25%, es el resto del país. Entonces hay que tener en cuenta a las economías regionales porque vive gente", definió.

Entonces: ¿resulta tan ridículo empujarnos provocativamente a penar que "Mendoza puede ser Kuwait"? ¿Es solo una cuestión de evolución humana lo que hace falta para comprender primero, y avanzar después en la conquista del potencial detectado, pero que está abúlicamente latente aunque parezca inerte?