El plan salvataje que podría seguir el BCRA

Ahora el organismo que conduce Juan Carlos Fábrega deberá estudiar una serie de estrategias para no sucumbir.
Avatar del

MDZ, Dinero

1/2
El plan salvataje que podría seguir el BCRA

El plan salvataje que podría seguir el BCRA

Fachada Banco Central de la República Argentina (BCRA).

Fachada Banco Central de la República Argentina (BCRA).

Miércoles y jueves de esta semana significaron días de bisagra para el organismo que conduce el mendocino Juan Carlos Fábrega.

>

Tras el pico devaluatorio y la disparada del dólar oficial, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) deberá ensayar un plan salvataje para que no sucumba la política económica puesta en marcha por el Gobierno.

Un ajustado análisis del sub editor de Finanzas de El Cronista Comercial propone cinco posibles caminos estratégicos que podría tomar la máxima entidad financiera para esquivar el abismo económico.

Dejar atrás la devaluación por “goteo”, incrementar las tasas de interés de los plazos fijos, aumentar los créditos sobre todos para productos relacionados con el consumo, bajar en la medida de lo posible la emisión monetaria y desconcertar al mercado, serían algunos de los caminos de salida que podría tomar Fábrega.

Una por una, estas serían las estrategias a seguir:

Dejar atrás la devaluación por "goteo"

La nueva estrategia es devaluar en forma espasmódica y, si se puede, sin un ‘patrón’ que el mercado, el agro, pueda conocer de antemano. De esa forma los exportadores deberán creerle al Banco Central cuando les diga: “ahora no devalúo más; vendan los dólares”.

Subir el tipo de cambio entre 3 y 5 centavos por semana sólo había traído más inconvenientes ya que la previsibilidad de la medida hacía que los importadores ‘colgaran’ declaraciones juradas para pedir dólares (unas 16.000 por día) ya que ello les garantizaba un dólar más barato (siempre era más barato el dólar hoy que mañana). Por otro lado, para los exportadores el negocio era inverso: cuanto más esperaran para venderle sus dólares del agro al Banco Central, más les iban a pagar por esos billetes. Esto trajo un récord de demanda de dólares y un estrangulamiento de la oferta con la consecuente pérdida de reservas por debajo de los u$s 30.000 millones.

Las tasas de interés, en la mira

Es probable que en los próximos días la tasa de plazo fijo suba, en promedio, a un piso del 25% y un techo del 30%. Pero no más. Seguirá siendo, en términos reales, negativa, pero seguramente habrá más depositantes dispuestos a dejar su dinero en los bancos porque “peor es nada”. La posición del Banco Central es subir la tasa pero la del ministerio de Economía es dejarla abajo, en el 21% donde se encuentra hoy. No quieren encarecer el dinero porque sin crédito, la economía podría sufrir aún más. Para los analistas, está previsto un 2014 con un crecimiento exiguo de apenas 1%.

Créditos más caros

Dato: si sube el plazo fijo, también subirá la tasa de crédito (tarjetas, personales, prendarios). Atención. Una parte importante de las compras de las familias es siempre financiada. Los autos, por ejemplo, también: casi 50% de lo que se adquirió en 2013 se hizo financiado. Los créditos con tarjeta son una de las formas habituales que tienen las familias para financiarse, pero las tasas pueden diferir demasiado. Si hay una suba, habrá que pensar que eso podría traer una caída de la demanda de bienes y servicios y, por ende, una menor presión en los precios. Pero al mismo tiempo la baja de la actividad podría afectar al mercado de empleo. Por ello se mantendrán con tasa subsidiada los créditos para pequeñas y medianas empresas e incluso se fondearán nuevas líneas de créditos hipotecarios.

Bajar emisión monetaria

Habrá que volcar menos pesos al mercado si se quiere ponerle un límite al salto de los precios y, sobre todo, al alza del blue que superó los $ 13 porque los pesos buscan un destino y sin turismo u otras variables, la opción más elegida es el dólar. Mientras el dólar oficial tiene un papel central ya que es la cotización de referencia para el importador o incluso sirve de base para calcular el dólar turista, la cotización del dólar paralelo también influye la evolución de algunos mercados. En muchos casos, los actores económicos (familias y empresas) se guían por expectativas; en función de una serie de parámetros (precios en góndola, servicios públicos, salarios, paritarias, etc.) toma decisiones para preservar su poder adquisitivo y, si puede, incrementarlo, maximizando esas decisiones.

Marear al mercado pero no al agro

Es obvio que el destinatario de la “estrategia” del Central es el agro. La cantidad de dólares que ese sector debe vender al mercado fruto de las exportaciones se había detenido y esto impactó fuerte en el descenso de las reservas. Ahora, con nuevo precio en $ 8, es probable que el Central dé el ultimátum a las cerealeras: vendan ahora que éste es el valor. Por supuesto, de aquí hasta que entre la cosecha, en las primeras semanas de abril, es probable que el tipo de cambio sea aún más “atractivo”. Ergo, habrá que pensar en un tipo de cambio que podría tener como piso los $ 9 y un techo en los $ 10. Sin embargo, la decisión a la que parece haber llegado la gente del BCRA es a un “modus” operativo similar al que tenía Martín Redrado cuando ocupó la silla del Central, dejando que el billete suba de precio pero, después, corrigiendo, para que la especulación no acampe en la plaza financiera.  



Para consultar el análisis completo, hacer clic aquí.