El peor dato, la sorpresa para todos, y después del blanqueo

Lo que pasó, lo que pasa y lo que pasará. La columna de cada domingo de Carlos Burgueño, para MDZ.
Avatar del

Carlos Burgueño

1/2
 El peor dato, la sorpresa para todos, y después del blanqueo(Twitter)

 El peor dato, la sorpresa para todos, y después del blanqueo | Twitter

 El peor dato, la sorpresa para todos, y después del blanqueo(Twitter)

 El peor dato, la sorpresa para todos, y después del blanqueo | Twitter

Lo que pasó. El peor dato.

La economía puede definirse de muchas maneras según la escuela, la ideología o el tecnicismo que se defienda. Sin embargo hay una definición en la que cualquier economista deberá estar de acuerdo: se trata de la ciencia que busca el bienestar. En la democracia argentina moderna, inaugurada en 1983, hubo diferentes modelos aplicados para tratar de lograr ese bienestar, incluyendo ortodoxos y estructurales, con mayor o menor grado de intervención del estado en las variables económicas. El resultado siempre fue similar. La Argentina es un país con una pobreza estructural de no menos de 30%; con una indigencia que no logra perforar el 6% de la población. La semana que termina dejó en claro, en el nuevo indicador de la pobreza medido por el INDEC y referido al segundo semestre del año pasado, marcha que el gobierno de Mauricio Macri carga con el mismo nivel de pobreza promedio de la democracia moderna, y que, al menos en su primer año de gestión, no logró avances significativos. Será esta su principal tarea. Convertirse, o no, en el presidente que culmine sus cuatro años de gestión bajando ese 30% estructural, con el que parece condenado el país a convivir. De esto dependerá, seriamente, el éxito o el fracaso de su gestión.

Lo que pasa. La sorpresa para todos, incluyendo el gobierno.

Hasta Olivos se vio sorprendido. La multitudinaria marcha de ayer en todo el país, convocada espontáneamente -preferentemente vía redes sociales- no sólo no estaba preparada, sino que, por precaución ante un eventual fracaso, tampoco había sido ni organizada ni fomentada por el oficialismo. Sólo comenzaron a aparecer declaraciones de funcionarios y hombres vinculados a Cambiemos ya con varias horas de comenzada la movilización y cuando se sabía que era un éxito. La aparición de selfies de funcionarios marchando con militantes a horas de iniciado el acto espontáneo así lo demuestra. La primera consecuencia directa del evento político se verá esta misma semana. El próximo jueves la CGT, la CTA y muchos dirigentes opositores, llamaron al primer paro nacional contra Mauricio Macri. El gobierno tiene ahora argumentos sólidos para restarle importancia política al paro y hasta a fomentar que ese día sea normalmente laboral en todo el país. Y podrá mostrar, si ocurre, como muchos argentinos eligen no respetar el llamado y voluntariamente concurrir a sus lugares de trabajo. Ese mismo día además, en el hotel Hilton de Puerto Madero, se organizará el segundo World Economic Forum local, con la presencia de no menos de 10 Ceos de primer nivel mundial, como también, obviamente, la mayoría de los representantes de la clase empresarial local. Si el evento tiene éxito, y el paro no tanto, será un segundo triunfo político para un gobierno que atravesó, entre febrero y marzo, sus dos peores meses desde que Mauricio Macri llegó al gobierno.

>

Lo que pasará. Blanqueo, el día después.

¿Serán 120.000 millones? ¿130.000 millones? ¿140.000 millones de dólares? Cualquiera sea el número final (el dato definitivo se presentará en sociedad el martes), no quedará dudas que el resultado del blanqueo de capitales será uno de los, por ahora pocos, logros del gobierno de Mauricio Macri. No sólo supera los escasos 7.500 millones de dólares conseguidos en los dos llamados organizados durante el kirchnerismo, sino que superará largamente a cualquier blanqueo que se haya lanzado en cualquier lugar del mundo. Se podrá decir que el contexto internacional ayudo. O que el temor al intercambio de datos a nivel mundial provocó el interés. O que fue la confianza en las políticas oficiales las que hicieron que el sinceramiento de capitales fuera exitoso. Sin embargo, como todo logro, siempre hay un costad preocupante. La recaudación proveniente del blanqueo y la moratoria impositiva fue el factor que más potenció la recaudación en los últimos meses. Casi podría decirse que fue lo que la sostuvo. Desde abril este adicional terminará y quedará al descubierto cual es la verdadera capacidad recaudatoria del gobierno. Hacia delante, desde mañana mismo, el estado tendrá que enfrentar los gastos con dinero proveniente de la actividad económica (o la emisión de deuda), ya sin el aire que los ingresos adicionales del sinceramiento fiscal le aportaban al fisco. Comienza mañana el momento de la verdad.