El motor de la economía es la inversión

Avatar del

Alfredo Cornejo

1/2
El motor de la economía es la inversión(Alf Ponce / MDZ)

El motor de la economía es la inversión | Alf Ponce / MDZ

El motor de la economía es la inversión(Alf Ponce / MDZ)

El motor de la economía es la inversión | Alf Ponce / MDZ

Mendoza y la Argentina necesita de ustedes, de inversión de calidad, de buenos empresarios y de buenos gobernantes", les dijo Cornejo a los presentes. "Las inversiones no se dan en cualquier contexto. Importan mucho la política, las instituciones, el entorno de negocios que logremos crear tanto el sector público como el privado. Sin duda, Mendoza depende de la economía nacional, ya que las provincias tenemos escasos instrumentos económicos y la mayoría de ellos están en la órbita nacional, pero las provincias, y Mendoza en particular, tiene que recobrar su historia de provincia pujante.

La marca Mendoza, instalada en el mundo, se la debemos en gran medida a antiguos gobiernos de fuerte institucionalidad y a un sector privado muy dinámico y pujante, a grandes familias que hicieron empresas muy competitivas y que lograron instalar la marca de Mendoza en Argentina y en el mundo.

Hemos reducido el déficit de forma sostenida, es un gran aporte a la reducción del déficit nacional. También logramos controlar el gasto corriente, que estaba descontrolado. El motor de la economía es la inversión y el consumo va de la mano de generar condiciones óptimas para ese entorno de negocio y para que el crecimiento sostenido, con desarrollo, propenda a generar un buen consumo".

La última década les ha dado a sus adolescentes celulares inteligentes, zapatillas de último modelo, pero no les ha dado cloacas, agua, ni educación de calidad. Por lo tanto, tenemos problemas de empleo estructural, de calificación para el empleo. Si queremos ser competitivos, debemos advertir estos problemas para poder sortearlos. La gente va a comprar a Chile porque no somos competitivos y colapsa el paso porque hace muchos años que no se hacen inversiones. Todos esos hechos puntuales sólo son representativos de un deterioro tan grande de la economía que promovió la dirigencia política sin tener un proyecto claro y con recetas fracasadas en otros lugares del mundo".

La Argentina quiere cambiar y los dirigentes estamos obligados a ese cambio, pero el contenido del cambio requiere de mucha convicción de la élite política y empresaria. Hay que animarse a trabajar a contracorriente.

(*) Tomado del discurso pronunciado ante el Foro de Inversiones.

Temas
  • Foro de inversiones