El gas subió el doble que la inflación

En el 2017 el metro cúbico de gas subió 88%, mientras que la inflación fue 25%. Y en abril de 2018 subió 41%, con una pauta de inflación anual de 15%.
Avatar del

MDZ

1/2
El gas subió el doble que la inflación

El gas subió el doble que la inflación

El gas subió el doble que la inflación

El gas subió el doble que la inflación

Un estudio señala que tomando como referencia los ajustes en la tarifa de gas residencial en la Ciudad de Buenos Aires, con datos de facturación de la empresa Metrogas, se observa que en el 2016 el metro cúbico de gas subió 49%, mientras que la inflación fue 41%. y en el 2017, el metro cúbico de gas subió 88%, cuando la inflación fue 25%, y a abril del 2018 el gas ya subió 41% cuando la pauta de inflación anual es de 15%. De este modo la conclusión es que la tarifa de gas subió el doble que la inflación, según destaca el estudio realizado por la consultora IDESA. 

 Esto se produjo aun cuando la Corte Suprema mediante un fallo dispuso imprimirle gradualidad al sinceramiento. Se ve con claridad que la decisión de la Justicia difirió temporalmente el problema, pero no aporto soluciones ni evitó enervar a la población.

En el análisis hecho por IDESA destaca lo siguiente:

a. Desde que empezó el proceso de sinceramiento, el precio del gas residencial viene subiendo consistentemente muy por encima de la inflación. En el acumulado desde el año 2016 a la fecha, el precio del gas residencial subió el doble que la inflación.

b. Aprovechando el atraso tarifario, los Estados nacional, provinciales y municipales dispusieron una maraña de impuestos y tasas sobre las tarifas. Como parte del sinceramiento se debería revertir este proceso. Una manera práctica de hacerlo es estableciendo que los próximos aumentos de tarifas queden exentos de todos los impuestos y tasas.

c. Lo recomendable es que la tarifa cubra la totalidad de lo que cuesta producir el servicio público. Esto permite financiar las inversiones que mantendrán la calidad del servicio e inducir a la población a su uso racional. Para las familias de menores ingresos es necesario gestionar un esquema de tarifa social. Para el resto de las familias es pertinente establecer una tarifa plana, mecanismo por el cual momentos de mucha necesidad de consumo (invierno para el gas, verano para la luz) son financiados por períodos de baja necesidad.