Dinero Audio viral

El audio viral y un debate que los bodegueros no toman con soda

Se viralizó un audio que critica la estrategia de promoción del consumo del vino. Sigue abierto el debate en donde ahora hay muchas posiciones.
Avatar del

Gabriel Conte

1/4
El audio viral y un debate que los bodegueros no toman con soda

El audio viral y un debate que los bodegueros no toman con soda

El audio viral y un debate que los bodegueros no toman con soda

El audio viral y un debate que los bodegueros no toman con soda

El audio viral y un debate que los bodegueros no toman con soda(www.ediunc.uncu.edu.ar)

El audio viral y un debate que los bodegueros no toman con soda | www.ediunc.uncu.edu.ar

El audio viral y un debate que los bodegueros no toman con soda

El audio viral y un debate que los bodegueros no toman con soda

-"Sos un laburante. Salís al anochecer del trabajo y te vas a tu casa, probablemente en bicicleta. Te morís de calor. Pasás por el almacén y ¿qué comprás para llegar a la casa, dejar atrás los quilombos del laburo y adaptarte a los quilombos familiares? ¿Comprás un vino (que lo venden 'al natural') o una cerveza bien helada, que hay en todas partes? No querés quedar mareado, no darle bola a la 'patrona' ni a los pibes y para colmo, levantarte al otro día con un terrible dolor de cabeza. Comprás una cerveza. Porque no hay vino de baja graduación alcohólica. Porque te han dicho que es 'grasa' tomar del Tetra. Que no corresponde sodearlo o ponerle hielo. Y porque, básicamente, te muestran que el vino es para gente exitosa y a vos todavía te falta mucho para eso. Vas y te llevás la cerveza. Podés charlar, disfrutarlo, descansar, hidratarte y al otro día, empezar la rutina con la cabeza despejada. Algo se ha hecho mal con el vino que mucha gente cree que no es para ellos".

Este comentario de inicio se escuchó en una mesa de un restaurante de moda en plena zona hotelera de Mendoza y llegó a colación del audio que ayer dio a conocer MDZ, que en principio se difundió como "de un anónimo" y en el que el propietario de un local gastronómico (ahora ya se sabe) se explayaba  sobre lo que considera un camino errado de la industria del vino en el que éste se convirtió en un bien de consumo de élite y que, por ello, por abandonar sus características populares, sucumbe ante la cerveza.

Escuchá el audio, por si sos de los pocos que todavía no lo hacen:

Esto dice:

"Yo he hablado mucho y me pasé años discutiendo con la gente de las bodegas. Toda la estrategia comunicacional y de marketing de los vinos como industria fue de lo peor que yo haya visto en mi vida. Tomaron una bebida popular y la llevaron a un lugar de conchetos, a un lugar de polistas, a un lugar inaccesible. A la gente que había tomado vino toda la vida le decían que estaba mal, que no lo podían cortar con soda, que no podían tomar con hielo, que no lo podían tomar frío. O sea, a sus clientes les escupieron la cara, llenaron los eventos de vinos de tipos que van regalados a todos lados, a todos los eventos, pero que nunca te van a descorchar una botella. Bastardearon los precios porque los subían y después los regalaban a los referentes, dejaron a la gente común fuera del mercado, hicieron que fuera vergonzante tomar un vino de mesa en un Tetra, que era prácticamente un insulto y entregaron el mercado a la cerveza y pusieron a la industria en manos de unos 25, 30, 50 gerentes conchetos de 30 años recontra pelotudos que no sabían en dónde están parados y no se dieron cuenta que tenían enfrente a tiburones educados y formados por números que son los de la industria cervecera que es quizás la más eficiente, la más ambiciosa y la más violenta en el mundo. Ahora para salir de donde están, ¿cómo hacés?. Perdiste el lugar en la mesa del asado, perdiste el lugar en la mesa del bar, perdiste el lugar en la mesa del restorán. ¿Qué le decís, que lo pidan por copa? ¿Que el restorán invierta 95 mil mangos en una máquina para que el vino salga bien, porque si no se oxida o que está frío, se oxigena, todas las pelotudeces que ya le metiste en la cabeza a la gente? Antes pedían un vino por copa y listo, "¿me traés una copia?" y lo servían. Ahora tienen que tener la temperatura ideal, la oxigenación y te discuten si el color está bien o está mal, porque si no te devuelven la copa. Eso es lo que generaron en el mercado del vino. Todos van a ir cayendo alrededor como consecuencia de todo esto. ¡Qué sé yo! Para mí es triste, pero está la noticia ésta que fue el peor año de la venta de vinos en no sé cuántas décadas. Pero nada de esto debería sorprender porque todo esto se venía venir o por lo menos a mí no me llama la atención. Es un bajón, pero la pregunta es cómo sigue la película ahora, cómo se recupera la industria y qué replanteo hace de acá en más. Ese es el tema y yo la verdad es que, salvo contadas excepciones, no veo gente criteriosa manejando la comercialización de las bodegas". 

Reacción en cadena

Las reacciones fueron múltiples. La primera de ellas fue entre los cultores directos del mundo del vino que no se dividieron en dos, sino en un arco iris de tonalidades en torno al tema. Eso sí: la mayoría eligió el off the récord para hablar del tema. Muy mendocinos, mejor "no quedar mal" que definirse públicamente.

El tema de fondo, más allá de quién lo dijo y por qué, y más acá de lo que indican las cifras del vino, que dan cuenta de una caída fenomenal en el consumo, es que abre un debate que todos creen necesario para el presente bipolar del vino (entre los muy exitosos y el fracaso de la instalación a nivel popular).

Muchos salieron a ponerle la firma sin más a lo que se dijo en el audio más popular de los últimos tiempos y recordaron las afirmaciones de Matías Fraga, el viñatero, bodeguero y propietario de locales gastronómicos, que salió el año pasado, también desde MDZ, a patear el tablero. Fraga habló, sin vueltas, de "la hipocresía mendocina" y anticipó un cercano fracaso de la cadena producción/industria del vino. (Leé y escuchá lo que dijo haciendo clic aquí).

Algunos de sus conceptos que estremecieron (solo por un ratito) al sector fueron:

 - Ojalá estos debates nos samarreen un poco y nos hagan abrir los ojos. Si no, nos vamos a transformar en una industria chata, poco diversa y sin riqueza. 

- No podemos seguir hablando del "año del bodeguero" y el "año del productor". Deberían ser todos los años de los dos. Pensemos una herramienta para cortar la especulación. Si hubiese la menor posible, habrían reglas más claras. Allí es donde creo que tiene que aparecer el INV.

- Conozco los esfuerzos que tiene que hacer un bodeguero para vender un vino. Prácticamente es una labor titánica, con un montón de costo hundido, uno compra uva, la paga como puede, tarda un año en hacerse el vino, la empieza a exportar. Puede tardar tres o cuatro meses para empezar a cobrar y ya está empezando a pagar la cosecha que sigue.  

 - Es que el productor se transformó en la variable de ajuste. Yo te aseguro que las bodegas pudieron absorber el aumento de las botellas, el aumento de las etiquetas y de las cajas, el aumento de los fletes y el del salario de sus empleados. Y todo eso lo trasladaron a la góndola, pero no le descontaron lo que no le trasladaron a la uva. Si hubo una inflación del 40% te aseguro que las bodegas lo trasladaron al precio de la botella.  

"No estoy de acuerdo con lo que dice el audio"

Pero esta vez no está de acuerdo con el debate sobre el vino y la soda que se viralizó. En diálogo con MDZ desde EEUU en donde se encuentra en una misión comercial, criticó la frase del audio: "No estoy casi nada de acuerdo con el audio viral. Sí estoy en desacuerdo con la estrategia de muchas bodegas grandes, que las lleva a regalar el vino. Por un lado ponen un precio sugerido altísimo y por el otro, lo regalan por abajo de la mesa a través de los mercados chinos, generando un mercado negro. Hay un montón de cosas mal hechas y coincido en que no está bien manejada la comercialización. Pero tampoco es así como dice esta persona: 'unos conchetos, pelotudos'·. El vino es aspiracional y el que no lo entienda, se va a tener que ir a otra industria. Quieran o no quieran, en todo el mundo el vino es aspiracional. Uno no solo vende la uva fermentada sino un montón de cosas atrás. Por eso, la importancia de la etiqueta, la historia que contar, el éxito de la zonificación y de hacer cosas específicas. Pero ya son dos negocios distintos: el negocio del vino de mesa y el del vino fino. El de mesa sí, está perdiendo contra la cerveza. Pero hago una simple analogía: cualquier persona puede hacer cerveza en su casa y venderla, ¡cualquiera! Pero, ¿cuántas personas pueden hacer vino en el patio de casa y venderlo? Muy pocas. tenés que hacer una cantidad de trámites en el INV. Para inscribirte como bodega artesanal de hasta 10 mil litros te vuelven locos y nbo podés exportar. Las limitaciones hacen que quien quiera hacer un microemprendimiento prefiera fabricar cerveza, porque hacerlo con vino es inviable. Eso generó que haya una oferta de cerveza tremenda. Si no lo hacen más accesible a los jóvenes, va a quedar en manos de cuatro o cinco. Mientras se siga fomentando la concentración, el vino va a ir para atrás. Lo mismo con el impuesto al vino y de la uva. Si no se defiende y apoya al chico, no vamos hacia ningún lado. Pero en la Argentina no porque queramos a hacer todo popular vamos a empezar a tomar 90 litros per cápita de damajuana. Ese mundo se acabó. No podemos cerrar los ojos a lo que pasa con el vino en el mundo".

Fidel: "La gente quiere elegir una bebida, disfrutarla y compartirla; al vino se lo ha glamourizado"

Gabriel Fidel fue ministro de Economía de la provincia, tiene un libro sobre el turismo enológico y también trabajó en el sector industrial. Desde todos los lados del mostrador -inclusive en el de consumidor- resultó interesante consultarle sobre el audio y, sobre todo, que se prestara al diálogo, justo cuando muchos prefieren no hacerlo.

"Creo -dijo en diálogo con MDZ tras escuchar el audio en cuestión- que hay distintas razones que explican la baja en el consumo. Algunas son propias de tendencias mundiales. Pero sí está claro que uno de los motivos es que ha sacralizado o glamourizado el consumo del vino. Se ha hecho lago muy glamoroso y complejo, usando hasta un lenguaje que no tiene la mayoría de la gente que lo que quiere es elegir una bebida, disfrutarla y compartirla".

Agregó: "Estoy a favor de hacer una promoción del vino como una bebida que está al alcance de todos. Que cada uno pueda elegir qué tipo de consumo quiere tener. Me parece fenomenal que haya quienes estén dispuestos a pagar caro por pagar un vino determinado e ir a ferias, vivir en un mundo particular del vino".

En defensa del hielo, el sodeado, la sangría y el clericó

Fidel, además, explicó que el mundo del vino es bastante más amplio que el sector al que se lo denomina así. "Es mucho más amplio que eso: es la familia que comparte el vino, los amigos, el asado en donde se compra una damajuana para que alcance al bolsillo de todos y les alcance a los que están; es un vino en Tetra que tiene una gran pureza desde el punto de vista del envase y es que quiere tomar el vino con soda y también, el que lo quiere mezclar, porque la sangría y el clericó son bebidas que se vienen tomando desde hace mucho tiempo y son bebidas fenomenales. ¡No hay nada más rico en verano! Hay que trabajar para que el vino sea un consumo fácil, entendible y dejar de hacer de aquellos que no toman esos vinos caros o glamorosos, un consumidor vergonzante. Todos deben estar orgullosos de tomar vinos. Es la bebida nacional, con la crecimos y tenemos que vivir la felicidad de tomar vino. Los vinos pueden ser más o menos complejos, pero por más simples que sean es natural y buena, mejor que muchas otras bebidas", dijo.

Un video imperdible que dejó Fidel, "dedicado a los que asustan a los consumidores de vino y los espantan hablando tonterías":