Dinero Alivio para los hogares

El Gobierno niega ahora una quita de subsidios

Luego de que días atrás Kicillof deslizara la posibilidad de una rebaja a los subsidios energéticos el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, aclaró que los desembolsos para aliviar la boleta de la luz y el gas en los hogares son "poco significativos", por lo que no tienen planeado realizar ajustes.
Avatar del

NA

1/2
El Gobierno niega ahora una quita de subsidios

El Gobierno niega ahora una quita de subsidios

El Gobierno niega ahora una quita de subsidios

El Gobierno niega ahora una quita de subsidios

Así, el funcionario abrió otro interrogante sobre el camino que adoptará la Casa Rosada respecto de las tarifas de energía hogareñas.

El ministro coordinador brindó esas precisiones luego de trascender que el gobierno avanzaría con el retiro de subsidios a la luz y el gas consumida en hogares de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano, en caso de lograr controlar la escalada de precios.

La posibilidad de eliminar esos subsidios había sido sugerida por el propio Capitanich y el ministro de Economía, Axel Kicillof, mientras que la presidenta Cristina Kirchner había considerado que los compradores de dólares no eran merecedores de obtener subsidios.

El jefe de Gabinete aseguró que el objetivo es mantener la "energía barata" para propiciar mejores condiciones para la industria, y sostuvo que "el modelo a seguir es Estados Unidos".

>

El funcionario le bajó el tono a las críticas de la oposición a la aplicación de subsidios para todos los usuarios más allá de su poder adquisitivo, dado que -según explicó- es mayor la cantidad de recursos que se destina para importaciones de energía.

Capitanich pidió así "desmitificar" el debate por el aumento de subsidios, al destacar que es "bajo" el impacto del destinado a los usuarios de luz y gas residenciales, y aseguró que el Gobierno busca que se revierta el "déficit" energético mediante el autoabastecimiento.

"Para desmitificar la cuestión, el impacto del subsidio en gas y energía es poco significativo, si uno tiene en cuenta los problemas de importación", afirmó Capitanich, al precisar que el déficit energético es de "8.000 millones de dólares".

"La discusión del subsidio sí o subsidio no, en términos monetarios, es poco importante; lo más importante es generar las condiciones (económicas)", aseguró el jefe de ministros.

El funcionario señaló que se está trabajando con el fin de "sustituir las importaciones de energía para lograr autoabastecimiento energético y vigorizar" el sistema productivo.

Pidió a los economistas de la "oposición" entender que los "subsidios son un problema de ingreso disponible".

Consultado sobre posibles modificaciones en los subsidios, Capitanich dijo que están vinculadas al déficit energético, el que "tiene que ver con la importación de un componente energético destinado a mantener el nivel de actividad económica" que posee un "costo diferencial con respecto al precio interno".

Dijo que la Argentina decidió tener la estructura de energía con un "costo medio bajo para tener un ingreso disponible mayor a los usuarios y para favorecer a la industria".

Destacó que la tasa de crecimiento económico y energético ha sido "vigorosa", lo cual implicó "importar más", mientras indicó que "ese es el mayor costo", por lo que consideró que "ahora el esfuerzo será lograr el autoabastecimiento energético", mencionando la importancia de la recuperación de YPF.

El funcionario -en su habitual conferencia de prensa en la Casa Rosada- indicó que con la explotación de gas y petróleo en forma directa o asociada se sustituirá importación de energía y el país ahorrará la mitad del déficit energético, "y a partir de allí el  problema del subsidio al usuario final es de carácter marginal"