El Gobierno asegura que la deuda es "manejable"

Lo aseguró el secretario de Política Económica, Sebastián Galliani, quien atribuyó este panorama al crecimiento del PBI en los próximos años.
Avatar del

MDZ, Dinero

1/2
El Gobierno asegura que la deuda es "manejable"

El Gobierno asegura que la deuda es "manejable"

El Gobierno asegura que la deuda es "manejable"

El Gobierno asegura que la deuda es "manejable"

El secretario de Política Económica, Sebastián Galliani, afirmó que el nivel de actividad económica crecerá al 2,8 por ciento este año y en 2019, lo que marcará tres años consecutivos en alza, con lo que "el nivel de deuda que alcanzará Argentina es totalmente manejable".

Galliani formuló estas declaraciones durante la Expo Efi que se realizó en el hotel Hilton de Puerto Madero, en la que participaron también los economistas Daniel Artana, María Castiglione y José Luis Espert.

En sus exposiciones, Artana y Castiglione coincidieron en que la deuda es sustentable en el tiempo si el Gobierno ejecuta una fuerte reducción del déficit fiscal; mientras que Espert pidió que se abandone la política de gradualismo y que se reduzcan los "impuestos al trabajo", entre otras cuestiones.

Galliani contrastó que en 2015, en base a cálculos realizados desde el sector privado, la pobreza era de 30,5 por ciento a nivel país y se bajó a 25,7 por ciento, y aunque "sigue siendo alta, es una importante baja", resaltó.

El funcionario destacó que esta baja se dio en el marco de un crecimiento del 2,9 por ciento de la economía durante 2017, y que este año se espera una expansión "de 2,8 por ciento en promedio, y otro tanto en el 2019, por lo que serán tres años de suba consecutiva, algo que no pasaba desde hace 10 años".

Según Galliani, "a partir del crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI), el peso de la deuda se estabilizará en el 2021 en torno al 37 por ciento, lo que representa un nivel similar al de otros países de la región, y a partir de allí comenzará a bajar".

Para lograr esto "tenemos que seguir bajando el déficit" de las cuentas públicas "y para ello tomamos medidas en el corto plazo, pero también en el mediano y largo plazo, como el acuerdo fiscal con las provincias y la reforma de la ley jubilatoria".

A su turno, Artana consideró que Argentina "tiene un Estado grande que se financia con impuestos distorsivos y altos" y que "el Gobierno eligió resolver el problema de manera gradual".

"Estamos financiando un nivel de consumo mayor que el que podemos tener con nuestros ahorros", por lo que "todo esto genera un deterioro de las cuentas externas", evaluó.

El economista, consideró que el país "tiene un alto nivel de endeudamiento" para financiar este reducción del déficit fiscal y para evitar problemas con el financiamiento "será necesario sobre cumplir la meta de reducción del déficit" que es del 3,2 por ciento del PBI para este año.

No obstante, recordó que el año pasado "hubo una baja de un punto porcentual en el gasto, que es pequeña pero resulta un cambio de tendencia" luego de más de 10 años de crecimiento.

La economista María Castiglione, de C&T Asesores Económicos, dijo que "desde 2008 fue creciendo el gasto público a niveles históricos" y que "se crearon nuevos impuestos hasta llegar a un máximo también nunca antes alcanzado".

La especialista sostuvo que más del 80 por ciento del gasto público se destina a salarios, pago de jubilaciones pensiones y ayuda social, "lo que hace muy difícil cualquier tipo de ajuste".

Castiglione se pronunció a favor de la sanción de "una nueva ley de jubilaciones" que deje de lado a la inflación al momento de calcular el ajuste anual, así como reducir el empleo público e "ir bajando la cantidad de planes sociales, a medida que mejore la condición de la economía".

También pidió que el programa de Participación Pública Privada se haga efectiva en la obra pública "para ir reduciendo los fondos que el Estado dedica" a la construcción de infraestructura, y que sea asumida por los privados.

Por último, Espert, con un tono más radical, dijo que la Argentina "necesita de un estadista que lleve adelante un cambio de rumbo de un país que lleva 70 años de decadencia".

"Algunos me dicen que esta apreciación es antiperonista, porque justo comienza con la llegada de (Juan Domingo) Perón al poder, pero no, mi planteo es puramente estadístico, y porque varias de las ideas que ahí comenzaron, tuvieron su origen en el gobierno de (Hipólito) Yrigoyen, el primer populista", agregó.

Espert propuso "reducir de manera abrupta el déficit fiscal, abrir la economía argentina al comercio internacional, como lo hizo la Generación del 80', y reducir los impuestos al trabajo, para poder volver a tener un país competitivo".

Fuente: Télam