EEUU aplazará la aplicación de aranceles al acero para Argentina

La medida también regirá para la Unión Europea, Australia y, próximamente, Brasil, mientras la administración de Donald Trump negocia una posible reducción o exención definitiva.
Avatar del

MDZ, Dinero

1/4
EEUU aplazará la aplicación de aranceles al acero para Argentina

EEUU aplazará la aplicación de aranceles al acero para Argentina

EEUU aplazará la aplicación de aranceles al acero para Argentina

EEUU aplazará la aplicación de aranceles al acero para Argentina

EEUU aplazará la aplicación de aranceles al acero para Argentina

EEUU aplazará la aplicación de aranceles al acero para Argentina

EEUU aplazará la aplicación de aranceles al acero para Argentina

EEUU aplazará la aplicación de aranceles al acero para Argentina

El gobierno de Estados Unidos diferirá la aplicación de aranceles al acero y aluminio para la Argentina y otros países con los que está negociando la posibilidad de exenciones definitivas, anunció hoy el representante de Comercio estadounidense, Robert Lighthizer.

"Creo que estamos en proceso de conversaciones ahora con Australia, Argentina y la Unión Europea, pero un gran número de países han preguntado por ello", dijo Lighthizer ante el comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes de EEUU., sobre la imposición de aranceles a las importaciones de estos productos.

"Otro país con el que se hablará próximamente sobre esto es Brasil", sostuvo el funcionario ante el comité legislativo a cargo de la redacción de normas impositivas de la Cámara de los Representantes, al tiempo que añadió que "la meta es terminar las conversaciones para fin de abril".

El presidente Donald Trump firmó a principios de marzo formalmente la imposición de aranceles de 25 por ciento a las importaciones de acero y de 10 por ciento para las de aluminio, de los que quedaron exentos por el momento México y Canadá, socios de Estados Unidos en el Nafta (Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte, según sus siglas en inglés).

"Creo que los países saldrán (de la lista de incluidos en los gravámenes) conforme arribemos a un acuerdo y que algunos estarán en una posición en la que las tasas no se aplicarán sobre ellos en el curso de la negociación", sostuvo el funcionario, que mencionó a Canadá y México aunque agregó que "habrán otros".

El gobierno de Trump y la Comisión Europea (CE) anunciaron hoy que abrirán "inmediatamente" una discusión para alcanzar un acuerdo en materia de comercio exterior, incluyendo los aranceles sobre el acero y el aluminio.

"Hemos acordado lanzar inmediatamente un proceso de discusión con el presidente Trump y su administración sobre aspectos comerciales en común, incluidos el acero y el aluminio, con la vista en identificar resultados aceptables para las dos partes lo más rápido posible", afirmaron en un comunicado conjunto los departamentos comerciales de Estados Unidos y el ejecutivo de la Unión Europea.

El anuncio se produjo un día después de que el secretario de Comercio estadounidense, Wilbur Ross, y la comisaria de Comercio de la Comisión Europea, Cecilia Malmstrom, se reunieran en Washington y acordaran el proceso a seguir de ahora en adelante para afrontar la situación, aunque no precisaron plazos.

De este modo, países como China, Rusia o Venezuela sí sufrirán la imposición de aranceles a partir del viernes, fecha en la que se cumplen 15 días desde que Trump dispusiera las polémicas tarifas arancelarias, diseñadas para proteger a la industria nacional.

Por otra parte, el titular de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Jerome Powell, reconoció hoy que la imposición de aranceles a las importaciones de acero y aluminio se convirtieron en una preocupación para los líderes empresariales de ese país.

"Los líderes empresariales consideran que la política comercial se ha convertido en una preocupación de futuro", comentó Powell, tras su primera reunión sobre política monetaria al frente de la Fed, según reportó la agencia de noticias EFE.

Powell admitió que la cuestión de los aranceles fue debatida a lo largo de la reunión de política monetaria, aunque descartó que se haya trasladado de alguna manera a las proyecciones de crecimiento actuales de la economía estadounidense.