Denuncian que el CEO de Shell impulsó la escalada del dólar

Cuando el dólar cotizaba a $ 7,24 en las pizarras, el ejecutivo de la petrolera angloholandesa hizo una compra de U$S 3,5 millones a $ 8,40 para desconcertar al mercado e impulsar una abrupta suba de la divisa, denunció una fuente oficial.
Avatar del

MDZ

1/2
Denuncian que el CEO de Shell impulsó la escalada del dólar

Denuncian que el CEO de Shell impulsó la escalada del dólar

Denuncian que el CEO de Shell impulsó la escalada del dólar

Denuncian que el CEO de Shell impulsó la escalada del dólar

Ayer el dólar marcó otra vez el pulso de la clase dirigente política y económica argentina y de los sectores medios históricamente atados a la cultura del verde. El alza de la divisa oficial causó desconcierto y después de varias marchas y contramarchas finalizó con una suba de 61 centavos a $ 7,65 para la compra y $ 7,75 para la venta, de acuerdo a la cotización del Banco de la Nación Argentina que el jueves lo mantuvo en $ 7,14 para la venta. En el mercado ilegal, en tanto, la divisa se negoció entre $ 13,01 y $ 13,06.

No obstante, tanto ayer como el miércoles hubo señales contradictorias y dudosas que pusieron en alerta al Banco Central y al Ministerio de Economía. De hecho, una alta fuente gubernamental denunció ayer en estricto off the record una maniobra especulativa del presidente de la petrolera angloholandesa Shell Argentina Juan José Aranguren con el propósito de "hacer salta el dólar".

En la intermediación también habrían intervenido tres entidades extranjeras de mucho peso nucleados en la Asociación de Bancos Argentinos (ABA): el HSBC, el Citibank y el BBVA Banco Francés.

De acuerdo a lo que aseguró el funcionario, el objetivo final de esta operación cambiaria "era generar un clima desestabilizador". La fuente confirmó a Tiempo Argentino que Aranguren le ordenó al HSBC una operación de importación comprando U$S 3,5 millones a $ 8,40 por unidad cuando en ese mismo momento la divisa estadounidense cotizaba en las pizarras porteñas a $ 7,24.
"El HSBC tenía dos opciones –explicó la fuente– absorber el pedido o trasladarlo a otros operadores y optó por la segunda opción."
De esa manera, se generó una enorme incertidumbre y muchas dudas porque ninguno de los operadores sabía cuál era el precio real del dólar en el mercado legal que minutos atrás rondaba los $ 7,24 pero que imprevisiblemente una firma del tamaño de Shell ofertaba a $ 8,40.

Además, el gobierno está estudiando si se concretaron dos operaciones similares por parte del mismo empresario con los bancos BBVA Francés y Citibank por montos a determinar que también contribuyeron a la confusión y que impulsaron el precio del billete a $ 8,31 por unidad.

Como consecuencia de ello, el Banco Central debió intervenir para frenar la escalada alcista y se desprendió de U$S 100 millones, decisión que resultó acertada en los hechos porque terminó frenando la suba de dólar minorista, situándolo en $ 7,65 - $ 7,75 (Banco Nación). Pero al mismo tiempo el dólar mayorista, que, de alguna manera, marca los lineamientos de lo que puede llegar a marcar la tendencia, culminó a $ 7,75 para la venta por unidad, después de alcanzar un máximo intradiario de $ 8,50. Hoy el gobierno podría denunciar formalmente esta maniobra de Aranguren a través de la figura del jefe de Gabinete, Jorge "Coqui" Capitanich, quien ayer afirmó que la devaluación no fue una decisión del gobierno sino el resultado del libre juego de la oferta y la demanda.

Aranguren, el representante de Shell en la Argentina, mantiene una larga disputa con el gobierno argentino que se exacerbó por las diferencias en la política energética. Araguren es un general apasionado del libremercado y jamás ha compartido la política económica del gobierno que propugnan una mayor intervención del Estado. Aranguren se ha inmiscuido abiertamente en la política económica local con críticas despiadadas y judicializando todas las decisiones del gobierno que establecieron límites en los precios de las naftas, que oportunamente le aplicó al sector el entonces secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

En 2006, el Ejecutivo sancionó a Shell por primera vez con la Ley de Abastecimiento cuando le impuso a la petrolera angloholandesa 23 multas de un $ 1 millón (el máximo previsto) por desabastecer al mercado en octubre y noviembre de ese año.

Mientras se investiga esta maniobra de Aranguren con el dólar que aunque a simple vista parece legal, se enmarca en un proceso de rápida devaluación del tipo de cambio y en un contexto cambiario complejo, está claro que puede sospecharse de un intento por desestabilizar las instituciones políticas del Estado argentino pues contribuye a generar malestar en la sociedad respecto de un elementos tan sensible para la población como el tipo de cambio. Nada de esto impidió que Aranguren reciba el beneplácito de las elites. Sus pares lo votaron como CEO del año en el premio que entrega el diario el Cronista, y la revista fortuna le dio en 2011 el galardón a la Mejor Empresa Petrolera. En este contexto, también deberá determinarse el papel que desempeñaron los bancos HSBC, Citibank y Francés que pueden haber actuado de buena fe como intermediarios o haberse transformado en facilitadores de esta operatoria que llevó adelante Aranguren. La primera reunión institucional que mantuvo Sergio Massa después de su triunfo en las elecciones legislativas bonaerenses, la concretó justamente con la banca extranjera nucleada en ABA.

Mientras el Ejecutivo dilucida todos estos interrogantes, hoy el centro de atención se ubicará nuevamente en torno de la evolución del dólar y de las medidas de fondo que deberá tomar el gobierno nacional para evitar que el verde se transforme otra vez en un dolor de cabeza para los argentinos.

Allanan la Bolsa

Inspectores del Central y efectivos de la Federal allanaron oficinas de la Bolsa de Comercio donde funcionarían "cuevas" de dólares ilegales. El allanamiento comenzó a las 12:30. No hubo detenidos ni se llevaron material del lugar. Sólo labraron actas para cruzar la información.