Críticas de la Cámara de Importadores a las nuevas medidas del Central

“Creo que solo han visto a un proletariado en un libro, estos no pisaron una planta industrial en su vida”, dijo Miguel Ponce, Gerente de la Cámara empresaria nacional de comercio exterior, y que “cada resolución que ordena el Gobierno complica mas la situación”.
Avatar del

MDZ

Críticas de la Cámara de Importadores a las nuevas medidas del Central

Críticas de la Cámara de Importadores a las nuevas medidas del Central

 En las últimas horas, el Banco Central intensificó el cepo cambiario a importadores y a inversiones externas.

El directorio de la entidad resolvió achicar el plazo máximo de pago anticipado de importaciones a 120 días. Además puso nuevas restricciones a la repatriación de capitales por compra de acciones y propiedades.

A través de un comunicado, informó que redujo el plazo máximo previsto para demostrar el ingreso aduanero de los bienes en caso de pagos anticipados de importación, de 365 días a 120 días. Aunque se mantiene el límite de un año para el caso de los bienes de capital, como máquinas y equipos para el proceso productivo en el país.

Si bien se aseguró que esas medidas no deberían afectar el flujo de importaciones de insumos y bienes de consumo, Miguel Ponce , Gerente de la Cámara empresaria nacional de comercio exterior, dijo este sábado a la mañana que “cada resolución que ordena el Gobierno complica mas la situación”.

>

“Creo que solo han visto a un proletariado en un libro, estos no pisaron una planta industrial en su vida”, dijo Ponce, en relación a las medidas que reducen los plazos.

“Esto afecta a la importación y a aquellos que deben pagar anticipo para que puedan comerciar”, dijo el empresario, en diálogo esta mañana con Radio Mitre.

“Se acortó de 365 días a 120 días. Cualquiera que pise una industria pide siempre más tiempo. Porque es un proceso que puede durar entre 90 y 120 días, y luego se lleva a puerto”, agregó Ponce.

Además, aseguró que “en estos momentos hay una deuda de 5.500 millones en el Banco Central en importaciones pagadas y no realizadas. La mitad es deuda de la industria automotriz y el 25% en armadurías de Tierra del Fuego”.

Cientos de empresas pagan su producción por la ausencia de dolares necesarios.

Ponce agregó también que “el 90% de lo que entra es para la producción, de eso, el 80% es para mercado interno y exportación”.

“Estas resoluciones lo que hacen es generar una estructura para disimular esta situación y administrar día a día con criterio de caja lo que entra y lo que no entra”, afirmó.