Dinero De U$S 45.566 millones a U$S 22.600 millones

Cristina bajó la mitad de las reservas que hizo Néstor

El Banco Central bajó el 50% de los dólares que logró acumular Néstor Kirchner durante su presidencia. Cuando asumió en 2003 había U$S 11.048 millones en reservas. Cuatro años después lo llevó a U$S 45.566 millones. Cristina logró ascenderlo a U$S 52.654 millones y desde allí empezó la sangría de fondos, hasta los 29.920 millones de hoy. En qué incidió el pago de la deuda.
Avatar del

MDZ

1/3
Cristina bajó la mitad de las reservas que hizo Néstor

Cristina bajó la mitad de las reservas que hizo Néstor

Cristina bajó la mitad de las reservas que hizo Néstor(Telam)

Cristina bajó la mitad de las reservas que hizo Néstor | Telam

Cristina bajó la mitad de las reservas que hizo Néstor(Telam)

Cristina bajó la mitad de las reservas que hizo Néstor | Telam

El 21 de enero de 2011, el Banco Central alcanzaba los 52.497 millones de dólares en reservas. En esos días, en lo que hace a reservas, Argentina ocupaba el cuarto lugar en América Latina, superada sólo por Perú, Brasil y Chile.

La novedad de esta semana fue que la caída de las reservas perforó el nivel de los 30 mil millones de dólares y ya es menos dinero que el que había cuando Cristina se puso por primera vez al frente de la Casa Rosada. Y contando lo que hizo Néstor en esta materia, mientras éste casi cuadriplicó las mismas -porque venían muy en baja en el año que asumió-, su esposa Cristina, al frente de la Casa Rosada, primero logró sumar reservas para luego iniciar un camino de sangría que en las cuentas finales arroja que la actual mandataria perdió la mitad de las reservas que logró acumular Néstor Carlos Kirchner.

Según destaca un informe de El Cronista, cuando el mandatario asumió el 25 de mayo de 2003, según datos del BCRA, las reservas totalizaban u$s 11.048 millones, una cifra que casi se triplicó en cuatro años. En ese período, el Central logró sumar unos u$s 34.500 millones y para cuando Cristina Kirchner asumió el poder el 10 de diciembre de 2007, las reservas habían alcanzado los u$s 45.566 millones. 

En ese entonces, el BCRA continuó sumando divisas hasta que el 26 de enero de 2011 tocaron su máximo nivel. El récord alcanzado fue de u$s 52.654 millones y desde ese entonces transitaron un camino en descenso. Hoy las reservas están u$s 22.600 millones por debajo de este pico. 

No es para menos, lo peor de 2013 fue la performance de las reservas. Las arcas de la entidad que ahora conduce Juan Carlos Fábrega cayeron u$s 12.690 millones, dejando al stock en u$s 30.600 millones para comienzos de 2014. Según datos de la consultora que dirige Roberto Lavagna, esta cifra representa el 6% del PBI y cubre sólo cuatro meses de importaciones de bienes y servicios, el menor ratio de los últimos diez años. 

Según la consultora de Carlos Melconián (M&S Consultores) hay una explicación, marcada por las siguientes fases:

1. Fase de éxito populista (2003 - 2008). Este período se caracterizó por la reactivación de la economía, la suba del empleo, inflación creciente pero poco molesta, mejora del salario real, suba de la inversión y acumulación de reservas, que alcanzaron los u$s 50.000 millones.

2. Fase emisión monteria y control de cambio. Tras la recesión de 2009, provocada por la sequía y la crisis mundial, se ingresó gradualmente en la fase dos, que se hizo evidente en 2011 y se coronó al final de ese año con la aplicación del control de cambios. Sin embargo, la gestación del desbalance macro se inició en 2010 cuando el gobierno desempolvó la maquinita de emitir moneda para financiar al Tesoro y empezó a pagar la deuda pública en dólares con reservas del BCRA.  Así, hasta 2012, se desacumularon reservas aún con el control de cambios y se agrandó el déficit fiscal financiado con emisión monetaria. Las reservas quedaron estancadas en u$s 40.000 millones. 

3.  Fase del desbalance macro. Se manifestó un récord de pérdida de reservas aún con control de cambios, cayendo a u$s 30.000 millones. Y el consenso de los economistas es que la aceleración del deterioro continúa. No es para menos. En las dos primeras semanas del año el Banco Central perdió u$s 741 millones. 

Las reservas internacionales seguirán en baja debido a los pagos de deuda del sector público y finalizarían el año en torno de los u$s 24.000 millones. Pero la sangría podría ser mayor si las paritarias conservan el valor en dólares de los sueldos, por lo que el año podría cerrar en torno a los u$s 22.000 millones.

Casi el 30% perdido en el último año

El pago de deuda, la salida de fondos para cubrir importaciones, turismo y compras en el exterior y la profundización del cepo cambiario fueron los principales factores que afectaron el volumen de reservas, que terminaron 2013 con la peor caída desde 2001.

Ese año concluyó con 30.586 millones de dólares y, de ese modo, se perdieron a lo largo del año casi 12.700 millones, equivalente a poco menos del 30 por ciento. 

El pago de deuda, la salida de fondos para cubrir importaciones, turismo y compras en el exterior, y la profundización del cepo cambiario, fueron los principales factores que afectaron el volumen de reservas, que terminaron con la peor caída desde 2001.

El artículo 3 de la Carta Orgánica del BCRA, que es una ley de la Nación, dice que "es misión primaria y fundamental del Banco Central de la República Argentina preservar el valor de la moneda". Las reservas son las que dan la garantía al valor de la moneda.

Desde que se creó el Banco Central de la República Argentina se han destruido -por la inflación, como factor gravitante- el peso moneda nacional, el peso ley 18.188, el peso argentino y el austral. Y el actual peso está en camino de serlo así.

El pago de la deuda

Una buena parte de las reservas se destinaron al pago de la deuda. Según el Gobierno, Argentina fue el país que más redujo su endeudamiento público externo en la última década, en comparación con los vecinos de la región e incluso con economías desarrolladas como Estados Unidos, Japón y Alemania. La afirmación se sostiene de un informa del Grupo de Estudio de Economía Nacional y Popular (GEENaP), con fuente informativa del Ministerio de Economía.

Mientras la Argentina bajó en un 73 por ciento la relación de su deuda pública con su Producto Interno Bruto (PIB), países como China la aumentaron en un 17 por ciento; Alemania en un 37; Japón, en un 47; y Estados Unidos, en un 88.

Pese a estos datos, la contracara es que la era kirchnerista arrancó con una deuda de US$ 150.000 millones, en los últimos diez años se pagaron US$ 173.700 millones y las obligaciones pendientes superan los US$ 220.000 millones.

Según estimaciones privadas, la Argentina ya ha pagado alrededor de US$ 11.000 millones por los títulos atados al PBI. Y siguiendo los términos de los canjes de 2005 y 2010, habría por delante otros 18.000 millones: US$ 29.000 en total

Este año la Argentina deberá pagar unos US$ 4.000 millones por la deuda atada al PBI.

Según escribió Alcadio Oña para Clarín, a fines de diciembre de 2015, el gobierno que suceda a Cristina deberá afrontar el pago de US$ 9.800 millones porque para ese entonces caerá el vencimiento del bono que el Tesoro Nacional le colocó al Banco Central en 2005, para que Néstor Kirchner saldara toda la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI).