A un mes del último aumento, se disparó otra vez el precio del pan

Así lo confirmó el presidente de la Cámara Empresaria de Panaderos de Mendoza Miguen Ángel Di Betta. De febrero a la fecha, la bolsa de harina se disparó en un 150 por ciento. Los nuevos valores sugeridos.
Avatar del

MDZ, Dinero

1/2
Imagen de referencia

Imagen de referencia

A un mes del último aumento, se disparó otra vez el precio del pan

A un mes del último aumento, se disparó otra vez el precio del pan

Los aumentos de los servicios públicos y de los alimentos de primera necesidad no dan tregua. A un mes del último incremento, volvió a dispararse el precio del pan en un 10 por ciento. Como efecto colateral, panaderos locales advierten una baja importante en las ventas en el primer semestre del año. 

Según confirmó a MDZ el presidente de la Cámara Empresaria de Panaderos de Mendoza, Miguel Ángel Di Betta, el precio del pan volvió a remarcarse en un promedio de un 10 por ciento, luego del último incremento que sufrió el 10 de mayo pasado. 

La razón "técnica" de la disparada es que el valor de la bolsa de harina, en los últimos tres meses, subió un 150 por ciento, ubicándose actualmente entre los 680 y 720 pesos, dependiendo de la calidad del producto. 

Sin embargo, como mencionó Di Betta, hay razones coyunturales y especulativas que también repercuten en el valor de los panificados. 

"Primero fue el dólar, segundo están los molinos que especulan y tercero, el Gobierno no pone ningún control, sobre todo a nivel del mercado interno que es el que más perjudicado sale", observó el referente de los panaderos locales. 

Valores sugeridos a partir de la fecha para las panaderías de Mendoza y de todo el país (importes que varían según los fletes pero también por la especulación de más de un comerciante): 

-El kilo de pan mignon 55 pesos. 

-El pan de 12 a 20 piezas 52 pesos el kilo. 

-La docena de tortas, 72 pesos. 

-La docena de facturas, 98 pesos. 

Siendo el cuarto aumento en el precio del pan en lo que va del año, Di Betta hizo hincapié en el efecto colateral que tiene esta seguidilla de subas. Según dijo, en el sector las ventas han caído entre un 20 y un 25 por ciento en el primer semestre de este año. 

"Llevo 41 años como panadero, hemos vivido situaciones difíciles pero como ésta no hemos vivido ninguna. No hay respuesta del Gobierno siguen las cosas subiendo y nadie pone las cartas en la mesa", soltó Di Betta.  

Por último, y luego de participar de la reunión trimestral de la Federación Argentina de la Industria del Pan, Di Betta agregó que "el panorama no es alentador; de hecho ahí se dijo que le precio de la harina no tiene techo y que podrían seguir los incrementos".