Vitivinicultura

Uva: opciones de créditos para cosecha y acarreo, aunque ahora sin subsidios

A días de comenzar la cosecha, los productores necesitan financiamiento para levantar la uva. Qué pasa con las tasas y con los subsidios. Cuáles son los bancos que dan líneas y cómo creció la oferta.

Diana Chiani
Diana Chiani miércoles, 7 de febrero de 2024 · 13:00 hs
Uva: opciones de créditos para cosecha y acarreo, aunque ahora sin subsidios
La cosecha está a punto de comenzar y los productores buscan el mejor crédito para las labores. Foto: Gobierno de Mendoza

Los créditos para cosecha y acarreo son muy utilizados por los productores debido a que les permite disponer de fondos para levantar la uva y llevarla a bodega. Este año, había muchas dudas sobre este tema debido a los cambios estructurales en danza y a que la principal agrupación de cooperativas, Fecovita, no había obtenido la calificación por parte del Banco Nación para tal fin.

En este marco, los productores se pueden quedar tranquilos porque el dinero para cosecha y acarreo está garantizado. Incluso, este año tendrán más propuestas para elegir porque hay varios bancos en la oferta crediticia. Sin embargo, lo que no estará esta vez será el subsidio de tasas que tradicionalmente hacían o la Nación o la Provincia para aliviar el costo del crédito. Por este motivo, aunque el valor de la financiación continúa por debajo de la inflación, igual es alto para los productores, en líneas generales.

El presidente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (Acovi), Fabián Ruggeri, explicó que la entidad ya consiguió el crédito y que la totalidad del dinero está garantizada por tres Sociedades de Garantías Recíprocas (SGR). Agregó que hay varios bancos que este año ofertarán préstamos, entre los que se destacan los bancos Supervielle, Ciudad, BBVA Francés, Credicoop y Nación.

“El Nación participa a través de las cooperativas, no de Fecovita con el que por ahora ha roto relaciones”, aclaró Ruggeri. Claramente, hay muchos productores que están por fuera de la Asociación y que también cuentan con la oferta bancaria mencionada.

El dirigente también explicó que las tasas se negocian día a día debido a que el objetivo es mejorar la oferta para los productores. En la misma línea, y dadas las dificultades que posee el sector, la idea es tomar el crédito por tramos, a medida que se precisen los requerimientos y con el fin de lograr la mejor tasa posible.  Esta estrategia también se relaciona con no generar intereses de manera inmediata y relevar paso a paso las necesidades de las cooperativas asociadas.  

La cosecha será buena y pronto comenzará a levantarse la uva, pero el financiamiento es clave.

Desde una de las entidades bancarias, Adrián Rizzo, gerente ejecutivo de Banca Corporativa Interior del Banco Supervielle, explicó que el banco cuenta con presencia física en las zonas de producción. “Esto nos permite conocer de cerca los desafíos que enfrentan nuestros clientes del sector vitivinícola y proporcionarles soluciones innovadoras”, agregó. Este banco trabaja tradicionalmente con el que busca tener un enfoque flexible y orientado a las necesidades específicas de productores y bodegueros.

En tanto, el ministro de Producción de Mendoza, Rodolfo Vargas Arizu, destacó que se consiguió una línea de financiamiento para cosecha, acarreo y elaboración para 2024 para el sector cooperativo. Se trata de un trabajo realizado con Fecovita debido a que la Federación se hará cargo del costo financiero del operativo. Por el momento, no trascendieron más detalles, aunque aseguraron que se tratará de un beneficio para los productores y que no será necesario estar asociado a una entidad para tomar el crédito.

Cuentas finas

En un contexto general en el que el crédito todavía no aparece, este año la línea de cosecha y acarreo tiene más para elegir ya que no es común que haya tantas entidades bancarias en danza. Más allá de las propuestas específicas, las tasas son relativamente similares y varían entre cinco y diez puntos. Lo que, con una Tasa Nominal Anual (TNA) del 90%, no es una gran diferencia. A esto hay que sumar los costos financieros y el resto de intereses que conforman la Tasa Efectiva Anual (TEA) en torno al 130%. Aunque se trata de una tasa negativa si se la compara con la inflación esperada, para los productores es un esfuerzo importante.

Con relación a los plazos para la devolución, los más comunes son un pago a 180 días o uno a 300 días. Esto depende del banco y también de las posibilidades de los productores. Desde Supervielle destacaron que la aprobación se realiza de manera individual en función de las urgencias particulares de cada cliente y de un análisis crediticio puntual.  

La cosecha de la uva comienza la semana que viene con las primeras variedades y a mediados de febrero arranca la parte más fuerte. Aunque el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) terminará de dar su pronóstico el 16 de febrero, desde Acovi estimaron una cosecha de 19 millones de quintales. La cifra es alta, pero no exorbitante, al fin del equilibrio de la industria. En este marco, ya ha comenzado la puja por el precio en un contexto de alta inflación y mayor cosecha, y luego de un 2023 de ventas en baja. 

Archivado en