Vitivinicultura

Cosecha de uva: el primer pronóstico confirma la mejora en la producción

El Instituto Nacional de Vitivinicultura dio a conocer la estimación de cuánta uva se obtendrá en esta temporada para San Juan y el norte del país. El próximo 16 se conocerá el pronóstico de Mendoza.

Diana Chiani
Diana Chiani viernes, 2 de febrero de 2024 · 16:43 hs
Cosecha de uva: el primer pronóstico confirma la mejora en la producción
La cosecha de uva se anticipa mayor para esta temporada Foto: Loadwine

Como se esperaba, este año habrá más uva para vinificar que el año pasado, cuando las heladas diezmaron buena parte de la cosecha. Ahora, el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) publicó la estimación de producción de uva 2024 para la Zona Norte de Argentina. El organismo anunció que el 16 de febrero informará las expectativas para Mendoza y el resto de las provincias, que es la que más superficie cultivada posee.

El pronóstico es importante porque anticipa la cantidad de uva que habrá para vinificar y también cómo pueden quedar los otros mercados como el del mosto, que este año casi no tuvo materia prima debido a la escasez. Esto provocó una caída en las exportaciones de este producto que, en su mayoría, se vende a Estados Unidos.

Ahora, en función de la actual maduración de las uvas en las provincias del norte argentino, se presentó un primer informe que destacó una cosecha 14% superior en promedio a la de 2023. Al evaluar lo sucedido en San Juan, La Rioja, Catamarca y Salta, el INV ponderó que habrá mejoras en todas las provincias. Catamarca es la que más crecerá con 19%, seguida de San Juan con un 16% y, un poco más atrás, de La Rioja (9% más) y Salta (6%). En este combo, sin embargo, la que más tracciona es San Juan debido a que –de todas- es la que mayor superficie cultivada de vides posee.

Fuente: INV.

El pronóstico de cosecha en el inicio de la temporada es un dato clave, debido que –entre otras cosas- la abundancia o no del producto comienza a jugar en la puja de precios. Hay que tener en cuenta que la escasez del año pasado benefició a los productores que tuvieron uvas, más allá del perjuicio generalizado de los que perdieron parte de su cosecha.

Este año, con una inflación galopante, aumento de costos y una industria con números negativos durante todo 2023, la pelea por los precios podría ser feroz. Habrá que esperar a ver qué pasa con Mendoza y cómo puede incidir la extensa ola de calor en curso en los rendimientos de la uva, más allá de la cantidad de quintales cosechados.

Archivado en