Mesa de Enlace: cuál es la agenda que llevará a la reunión con Sergio Massa

Mesa de Enlace: cuál es la agenda que llevará a la reunión con Sergio Massa

En diálogo exclusivo con MDZ, el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas, Jorge Chemes, anticipó los puntos centrales de la agenda que llevará la Mesa de Enlace a la reunión con el Gobierno. Aseguró que el campo es parte de la solución pero que necesita señales políticas para producir más.

Carlos Boyadjian

Carlos Boyadjian

Tras una semana en la que el nuevo ministro de Economía, Sergio Massa buscó tender puentes con el sector agroindustrial en busca de los dólares que refuercen las reservas del Banco Central y tranquilicen el mercado cambiario, la agenda de los próximos días será clave para ver cómo se avanza en el diálogo.

Al cierre de esta edición los dirigentes de las cuatro organizaciones de productores que integran la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias (CEEA) estaban a la espera de la convocatoria a un encuentro cara a cara con Massa y el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Juan José Bahillo.

Saben que el Gobierno busca dólares pero los productores dicen que ellos ya vendieron la cosecha de soja. En diálogo exclusivo con MDZ, Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), asegura que cualquier incentivo a anticipar liquidación de exportaciones tiene que ser para la nueva campaña.

Anticipó también que la Mesa de Enlace pedirá una baja de las retenciones, la liberación de todos los mercados de exportación, y la eliminación de cupos y fideicomisos. Una agenda urgente para el sector pero que augura nuevos choques con el Gobierno, aun en un contexto de previsible mejora del diálogo con la gestión Massa.

¿Arrancó mal la relación del nuevo secretario de Agricultura, Juan José Bahillo, con el sector a partir de sus declaraciones del viernes pasado?

Sí, claro que sí, no hay nada personal pero simplemente molestó lo que dijo sobre el tema de la filiación política, que transparentemos desde qué lugar estábamos hablando. Por eso, desde CRA emitimos un comunicado porque queremos dejar aclarado que nosotros no estamos haciendo política. Mejor dicho, estamos haciendo política gremial agropecuaria, pero no partidaria.

¿Ya hay confirmación del encuentro con el Gobierno, por hubo marchas y contramarchas con eso?

Así es, estaba convocado para ayer y la suspendieron para la semana que viene, probablemente entre el lunes y miércoles por lo que nos dijeron, no sabemos todavía qué día exacto, ni hora y lugar. Pero estaría teóricamente confirmada para para la semana que viene. La noticia que tenemos es que estaría el nuevo ministro Sergio Massa y también el secretario de Agricultura. 

¿Con qué agenda irá la Mesa de Enlace a la reunión?

Mire, básicamente que muestren alguna señal que brinde un mínimo de confianza, para que el productor empiece a escuchar. Por eso es que vamos a ir a pedir la apertura de de las exportaciones de carne en forma total,  un un cronograma de reducción de retenciones, a pesar de que sabemos que no se pueden eliminar definitivamente de golpe, pero por lo menos que muestren una predisposición a que van a aceptar eso.

También pediremos la suspensión de los fideicomisos y las intervenciones en el mercado; una unificación del mercado cambiario porque de esta forma funciona como una retención encubierta el doble mercado. Y también, y esto es muy importante, que vean las economías regionales, que le presten atención que en el interior hay un agravamiento día a día de de la situación de las economías regionales y esto le pega fuerte a la producción del interior claro.

La Mesa de Enlace está en permanente contacto para unificar posiciones ante las medidas que dispone el Gobierno en el marco de su política agropecuaria.

Ésta es una agenda  ambiciosa, son las medidas que la Mesa de Enlace viene pidiendo pero hasta ahora el Gobierno no dio respuestas. Por ejemplo, en carnes hasta fin de 2023 sigue prohibido exportar siete cortes vacunos.

Sí, efectivamente, es lo que venimos hablando con todos los funcionarios. De cualquier manera, en el tema carne todavía hay una categoría de vacas que falta liberar y se había prometido hacerlo, y que es una de las categorías que va a China. Si bien los cortes internos no están liberarlos, pero eso que falta para China sí creo que es importante que lo hagan.

En concreto, es una de los productos que se exportan en conserva ¿verdad?

Sí, hay tres tres categorías de vacas, A B y C que son las que se exportan a China, y si no me equivoco se habilitó A y C y se quedaron en en habilitar la categoría B, que hasta ahora no la habilitaron. Esto inclusive por lo que hablamos en su momento con Julián Domínguez en diciembre del 2021.

O sea, es un compromiso que no cumplió el Gobierno y que están pidiendo que lo hagan en forma inmediata. 

Exactamente. Además, es una categoría de vaca que no se consume en el mercado interno.

¿Con el tema retenciones la pretensión es una baja gradual, en qué granos o productos industrializados?

Básicamente, en soja en primer lugar y por supuesto después maíz y trigo. Pero creo que hoy en soja una baja gradual mostraría por lo menos la predisposición a aceptar nuestra posición nuestra y que, aunque sea lentamente, pero que genere esta confianza para que el productor empiece a escuchar nuevamente al Gobierno. De esta manera, no hay ningún tipo de credibilidad.

Pero cuántos puntos de baja de retenciones están pidiendo en soja y derivados?

Estamos pidiendo establecer un cronograma gradual que, por lo menos, muestre que vaya mejorando la rentabilidad. Creo que tendría que ser para granos y también derivados, para dar una clara señal.

La soja y sus derivados pagan 33% de derechos de exportación y son la principal fuente de ingresos para el Gobierno en materia de retenciones.

Sabemos que este año la campaña de trigo viene más complicada, producto del clima. ¿También pedirán eliminación o baja de las retenciones al trigo, que hoy paga el 12%?

Sin duda, inclusive los valores que ha emitido la Bolsa de Comercio Rosario marcan claramente la reducción del área sembrada. Hay perspectivas de menor superficie y de menor rendimiento. Toda esta problemática de menores importaciones está haciendo que los cultivos tengan menos tecnología, con lo cual probablemente tengamos un menor rendimiento. Esto justifica totalmente lo que estamos pidiendo. 

Sobre la unificación cambiaria el Gobierno dio alguna señal en el sentido de bueno permitir que alguna parte de la liquidación sea a un dólar más parecido a los financieros. ¿Cómo ve esta medida?

Esto que anuncia el Gobierno afectaría la próxima cosecha. En la campaña actual el productor ya no tiene el grano en su poder. Los granos los tienen los acopiadores y los exportadores, entonces este margen de diferencia lo van a hacer ellos y no el productor.

¿La Mesa de Enlace pide que haya incentivos concretos en la campaña gruesa (soja y maíz) 2022/23?

Exactamente, ya en trigo no podemos hacer nada. Tenemos que apuntar a la próxima cosecha. La baja de retenciones es el paso inicial para generar credibilidad. Hoy la de credibilidad hace que el productor no arranque y es un círculo vicioso, en la medida en que no se toman decisiones, cada vez cree menos el productor. Si arrancamos con algo, van a mostrar que sí quieren apoyar al campo y ahí empezaremos a tener un diálogo más fructífero, a eso apuntamos.

Pero la política parece ser la que está jugando fuerte en el Gobierno. ¿Tienen miedo que Massa o el secretario tengan las manos atadas?

Sí, es muy claro, lo que usted dice. Inclusive en el diálogo que teníamos con Julián Domínguez, que era bueno y compartíamos muchos objetivos, había puntos en común que después eran devorados o trabados por la decisión política, con lo es clarísimo que que hay que ver cómo funciona la política en todo esto. Por eso somos cautelosos con lo que pensamos, porque en la medida que no se destrabe la la decisión política va a ser difícil avanzar.

¿La clave es la política, entonces?

Sí, ninguna duda sobre eso.

Los productores reclaman señales políticas, que impulsen la producción y las inversiones en el sector primario. 

Respecto al anticipo de liquidación por US$5.000 millones el sector pesquero estaría aportando unos 300 millones, tal vez la minería otro tanto o un poco más. El grueso recaería en el sector agroindustrial. ¿Le parecen números realistas? ¿Cuánto se liquida habitualmente a esta altura del año?

Esto es un acuerdo específico entre el sector exportador y el Gobierno, porque la realidad es que a nosotros no participamos en esta en este acuerdo y tampoco nos van convocado siquiera para conversar eso. Lo que sí digo y esto es claro, si este acuerdo que hagan los exportadores va a terminar afectando al precio que le pagan al productor, obviamente que no estamos de acuerdo porque es muy fácil hacer beneficencia con el bolsillo del otro. Entonces, el sector exportador va acordar algo que después va a afectar al precio de pizarra del productor, no estamos de acuerdo. Ahora, si no va a afectar , ellos son dueños de hacer lo que quieran, esa es la realidad.

Demasiada deteriorada tenemos la rentabilidad y demasiada carga impositiva para tener que seguir aportando más a esto.

Hubo muchos problemas este año con el acceso a los fertilizantes y herbicidas, un poco por el precio, otro poco por la falta de disponibilidad. ¿Cómo está el tema hoy?

Estamos preocupados. El tema de gasoil, despacio se va queriendo normalizar, no está solucionado pero ha mejorado mucho. La problemática con el tema del fertilizante y específicamente con los con todo lo que es fertilizante fosforados que son los que se importan la mayoría de los nitrogenados se produce en el país- pero nos preocupa que haya un buen abastecimiento porque justamente ésta es la tecnología que necesitamos para producir más. El Gobierno está invitando a que el sector agropecuario produzca más y entonces se contradicen. Quieren que produzcamos más, nos parece excelente, pero que nos den herramientas para que podamos hacerlo porque sino, lamentablemente, va a ser difícil que lo pueda lograr.

¿Cuál es el problema, el acceso a los dólares para poder importar los fertilizantes?

Claro, el fertilizante que se importa tiene que ser abonado y la verdad es que no hay dólares. Éste es el problema.

¿Para las importaciones del campo rige también esta normativa del Banco Central de girar los pagos en 180 días? 

Efectivamente. No soy un especialista en la materia, pero tengo entendido que no tienen nada diferente al resto de las importaciones. El panorama en general está complicado, la falta de dólares complica mucho más y en la macroeconomía no estamos ajenos a todos los efectos negativos. Por eso que nos preocupa realmente porque es un momento donde el campo, puede aportar muchísimo a lo que lo que necesita el país, sin embargo a veces nos vemos impedidos.

Convengamos que es difícil que el Gobierno apruebe todo lo que las entidades proponen. En ese caso, ¿Cuáles son los próximos pasos?

Siempre vamos a tener abierto el diálogo, pero la decisión de cómo seguir obviamente la van a ir definiendo los productores que son los que nos dan el mandato para que avancemos o no en diferentes acciones. Ahora, si hay un mínimo de señales de generar medidas a favor, sin duda que va a ser positivo porque está clarísimo que al productor donde le muestren un horizonte claro, enseguida invierte. El sector es tan dinámico que donde haya una buena señal en 6 u 8 meses tenemos una cosecha y ahí fácilmente se pueden aportar recursos que necesita el país.

¿Cómo ven los cupos de exportación en trigo y maíz para cuidar el abastecimiento y los precios en el mercado interno?

Históricamente, en la Argentina nunca faltó trigo. Con malas cosechas, con buenas cosechas pero el consumo interno siempre estuvo asegurado y bien abastecido. Entonces, ¿por qué imponer cupos? Esto suena a que definitivamente hay una cobertura adicional del Gobierno sobre la industria para que tenga una materia prima más barata, pero resulta que esto se hace a costa del bolsillo del productor. Juguemos equilibradamente para todos los eslabones y no dejemos estos flancos abiertos para que nosotros pensemos que hay alguna maniobra que perjudique al productor. 

En el caso de trigo el cupo es de 10 millones de toneladas y es más o menos lo que puede haber de saldo exportable esta campaña. Ahí no hay mucho margen para subirlo.

Sin dudas, el consumo interno está perfectamente abastecido. Entonces no limitemos el mercado, porque con este tipo de medidas limitamos la producción. Si levantamos esos límites, vamos a incentivar a que haya más cantidad de hectáreas, con mayor tecnología y que tenga mayor producción. De esa manera aseguramos mucho más el consumo interno y no poniendo límites donde el productor desconfía de lo que se va a hacer y en lugar de ir hacia adelante, va hacia atrás.

¿Tienen previsto pedir una audiencia para ver al Presidente para tratar la agenda sectorial? En forma recurrente Alberto Fernández se refiere a las liquidaciones de divisas y demás.

No tenemos pensado pedir una audiencia. Ahora, si el Presidente está interesado en hablar con nosotros, con mucho gusto, que nos convoque pero la realidad es que nosotros no la vamos a pedir. Hemos sido claros en todo lo que hemos llevado como propuesta y como pedido y bueno, si no lo quieren entender es porque o tienen un mal diagnóstico, un mal asesoramiento o evidentemente, no tienen intenciones de apoyar al campo. 

¿Está prevista alguna reunión de la Mesa de Enlace a la espera de que se haga la reunión con Massa?

Sinceramente, estamos continuamente reunidos, armamos chat en cualquier momento y nos reunimos. Estamos como en asamblea permanente porque la situación están tan vertiginosa que nos nos convoca y nos obliga a que estemos informados entre los cuatro continuamente.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?