La suba del dólar blue disparó la venta de productos de segundas marcas para stockearse

La suba del dólar blue disparó la venta de productos de segundas marcas para stockearse

Rápidos de reflejos, en los últimos días, los consumidores salieron a defender el poder adquisitivo de sus ingresos, con la compra de productos que puedan almacenar. La demanda que crece es la de las segundas marcas. La idea es anticiparse a la suba de precios que generará la devaluación

Horacio Alonso

Horacio Alonso

La suba del dólar blue activó los reflejos de los argentinos. En un país acostumbrado a vivir con sobresaltos económicos, todos saben cómo actuar cuando el dólar llega a las tapas de los diarios.

Un dato que muestra la rapidez de reacción de la población es lo que sucede en los últimos días en materia de consumo. Las ventas de productos masivos - alimentos, limpieza, higiene, entre otros - está mostrando un sensible incremento en la demanda, pero el fenómeno se concentra en las segundas marcas.

“Desde el lunes se percibe un repunte de las ventas en supermercados, autoservicios y mayoristas. La gente, cuando ve que hay sacudones en el mercado cambiario, busca refugiarse en productos que sabe que va a consumir y puede guardar” señaló Daniel Rosato, presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA).

El directivo de la entidad explicó a MDZ que hay una migración hacia productos de menor precio, que son los que registran suba de demanda, mientras que las primeras marcas muestran una baja de ventas.

Lo mismo sucede con una mayor consumo de los producto de envases más chicos en detrimento de los de mayor volumen.

“Un ejemplo de lo que sucede es el papel higiénico, de 30 metros, que el más económico que se vende. Antes era el 20% de las ventas y ahora llega al 35%. O el caso de la yerba, que se está vendiendo más los paquetes de medio kilo que los de kilo”, explicó el titular de IPA.

El dólar blue sigue subiendo.

Con una moneda que pierde valor día a día, stockearse con determinados bienes es una forma de proteger su poder adquisitivo. Además, se busca ganarle la carrera a los precios y adquirir esos bienes antes del ajuste que recibirán para acomodarse a la nueva realidad cambiaria.

Si bien el dólar oficial se mantiene estable, el aumento de la brecha con el “blue” aumenta la presión para una corrección de la cotización que maneja el Banco Central.

“Cuando hay subas bruscas en la cotización del dólar, como en este caso del “blue”, aparece la especulación. Si bien la importación se realiza al dólar oficial, los precios se mueven igual, al ritmo de 1% o 2% por semana. Todos tratan de cubrirse” agregó Rosato.

Ante las restricciones de divisas que existen, muchas industrias deben conseguir dólares para pagar sus importaciones a través del sistema financiero, con una cotización que se acerca al cambio paralelo. Por ese motivo, los precios de los productos que venden se fijan en base a esos valores, ya que es la forma de garantizar la reposición de lo que vendan.

Otra consecuencia del sacudón cambiario es que muchos productos salen de la venta, hasta que se despeje el panorama.

“Se está trabajando pero con mucho faltante de materias primas o con aumentos. Por ejemplo, en reciclados, como cartón, papel o plástico, los precios no son los mismos que los de la semana pasada. Más allá que no estén atados a la importación” dijo el empresario.

El problema de desabastecimiento no es nuevo. Desde hace varios meses, es una odisea conseguir determinados productos debido a las trabas a las importaciones y a la incertidumbre económica. Neumáticos, materiales para la construcción, autopartes, indumentaria de marcas reconocidas, sanitarios, entre otros.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?