¿Las mujeres operan de forma diferente a los hombres?

¿Las mujeres operan de forma diferente a los hombres?

En casi todos los ámbitos, las mujeres y los hombres se desempeñan de forma diferente; averigüemos si también ocurre con el trading.

MDZ Dinero

MDZ Dinero

En casi todos los aspectos de la vida, los hombres y las mujeres difieren enormemente al abordar ciertas situaciones. Lo mismo ocurre con las inversiones y el trading, cómo planifican económicamente el futuro y cómo invierten. Echemos un vistazo a la diferencia entre el trading y las inversiones y cómo los dos sexos difieren en su enfoque.

¿Qué es el trading?

¿Alguna vez te has preguntado la diferencia entre un inversor y un trader? Quizá te quedes impactado/a al saber que están a años luz de distancia. En pocas palabras, invertir es ganar riqueza ya sea comprando o manteniendo acciones, mientras que el trading implica comprar y vender acciones. En casi todos los ámbitos, las mujeres y los hombres se desempeñan de forma diferente; averigüemos si también ocurre con el trading.

Las mujeres tienden a ser menos agresivas

En la mayoría de los ámbitos, las mujeres suelen ser menos agresivas que los hombres, y esto se aplica también a las inversiones. Muchos factores contribuyen a este hecho. Por ejemplo, las mujeres suelen adoptar un enfoque más conservador en sus operaciones. Prefieren el largo plazo en lugar del corto plazo, ¡y así no toman decisiones precipitadas en caliente! Ellas analizan cada aspecto de la operación y determinan si merece la pena, mientras que los hombres asumen más riesgos y prefieren las ventajas a corto plazo. Ambos métodos tienen sus pros y contras, que se encuentran entre las principales diferencias entre los dos cuando se trata del trading.

Las mujeres tienen menos confianza, en general

Cuando es hora de comprar ciertas acciones, un estudio ha demostrado que los hombres suelen tener más confianza en sus decisiones que las mujeres. Un estudio concluyó que alrededor del 70% de los hombres se sienten confiados en comparación con alrededor del 50% de las mujeres. Sin embargo, una similitud entre ambos sexos es que, a medida que aumentan sus activos, tanto los hombres como las mujeres tienen más confianza en sus decisiones. No obstante, al igual que en cualquier ámbito, la confianza en ambos sexos aumenta con la experiencia. Hay una relación directa entre la confianza y el tiempo invertido en el comercio del trading.

Las mujeres suelen ganar más

Aunque puede que las mujeres tengan menos confianza que los hombres, estudios han demostrado que, por lo general, las mujeres tienen más éxito en las inversiones. Un estudio de Fidelity Investments concluyó que las mujeres superaron a los hombres en alrededor de un 0,4%. Con el tiempo, este pequeño porcentaje puede dar lugar a diferencias enormes. Las inversiones de las mujeres también eran más consistentes en comparación con las de los hombres. También, había más mujeres que prefirieron utilizar un asesor profesional en comparación con los hombres, solo alrededor del 30% de los hombres en comparación con alrededor del 50% de las mujeres.

A los hombres les gusta asumir riesgos

Aunque el asumir riesgos es un rasgo muy individual y no se puede generalizar entre los sexos, es bastante evidente que, en general, los hombres tienden a asumir más riesgos que sus homólogas femeninas. Money Crashers descubrió que “los hombres tienden a ser más atrevidos.” Las mujeres prefieren centrarse en el largo plazo y no les gusta los activos volátiles. Las mujeres también suelen prestar más atención a los aspectos sociales de la inversión, en comparación con sus homólogos masculinos.

Las mujeres son más pacientes

En general, las mujeres son más pacientes cuando se trata de comprar o vender acciones. Tienen aproximadamente un 30% menos de probabilidad de completar una operación, en comparación con los hombres. Tanto operar demasiado como muy poco tienen sus pros y contras. Los hombres tienden a operar con más frecuencia; por lo tanto, pueden ganar menos en general, ya que cada acción vendida no tiene demasiado valor, pero también evitan riesgos de la noche a la mañana. Por otro lado, las mujeres operan con acciones con menos frecuencia, y cada acción tiene un gran valor. Sin embargo, al esperar, pueden ocurrir caídas repentinas del mercado, las cuales pueden ser devastadoras. Las mujeres suelen esperar y permitir que el mercado cambie antes de decidir comprar o vender acciones, mientras que los hombres no suelen hacerlo.

Las mujeres están más abiertas a ayudar

Las mujeres son más propensas a buscar y a considerar el recibir ayuda de otros individuos. Un estudio concluyó que las mujeres tenían un 50% de probabilidad de buscar ayuda. Según un estudio realizado por Money Crashers, solo el 27% de los hombres preferiría un asesor profesional, siendo el 47% en el caso de las mujeres. Cuando se encuestaron sobre quién preferían que gestionaran sus finanzas, el 59% de los hombres respondieron que ellos mismos, comparado con solo el 34% de las mujeres. Recibir asesoramiento de otras personas puede beneficiar inmensamente al individuo, ya que descubren otro punto de vista.

Mantener la calma y admitir los errores

Normalmente, los hombres son menos propensos a admitir sus errores que las mujeres; por lo tanto, los hombres pierden más dinero, ya que se aferran más a operaciones desfavorables. Por otro lado, las mujeres se dan cuenta rápidamente de sus errores y piden ayuda, minimizando así las pérdidas. Las mujeres también son más propensas a dar a los mercados la oportunidad de recuperarse y no vender acciones de forma apresurada, mientras que, tras una gran caída del mercado, los hombres tienden a vender acciones rápidamente. En general, en momentos de pánico o estrés, las mujeres parecen tener mejores resultados que los hombres.

Conclusión

¿Las mujeres operan de forma diferente a los hombres? Al final, eso depende de la persona, y una afirmación generalizada no puede describir a cualquier hombre o mujer. Sin embargo, en una escala más general, vemos algunas diferencias clave. No existe un método establecido para hacer trading; depende completamente del trader y de los métodos que consideren efectivos. Las mujeres pueden aprender de los hombres; de manera similar, los hombres también pueden aprender de las mujeres, dando lugar a un rendimiento máximo de las acciones. Al igual que en cualquier ámbito, el equilibrio es vital para una eficiencia máxima.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?