Archivo: esto decía Guzman de la deuda durante el gobierno de Macri

Archivo: esto decía Guzman de la deuda durante el gobierno de Macri

Hace dos años, cuando vivía en Estados Unidos, el actual ministro de Economía fue entrevistado por la Universidad de Buenos Aires y habló de los fondos buitre y del desendeudamiento, entre otros. Las principales frases.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

El 17 de julio de 2018, Martín Guzmán era investigador en la Universidad de Columbia de Nueva York (que integra el top ten de las universidades más prestigosas del mundo).  En esa universidad integraba el grupo Initiative for Policy Dialogue (Iniciativa para el Diálogo Político, fundado por el Premio Nóbel Joseph Stiglitz) que abordaba la reestructuración de deudas soberanas. En ese contexto fue entrevistado por la Universidad de Buenos Aires (del que se desempeñaba como docente, al igual que en la Universidad de La Plata) y esto decía de la situación económica de la Argentina de Macri y su visión sobre la deuda:

Reestructuración de la deuda. "Economías como Argentina que tienen problemas de deuda requieren de reestructuraciones con frecuencia no despreciable. Bajo los marcos jurídicos que imperan en Estados Unidos puede resultar extremadamente costoso finalizar una reestructuración, como la disputa que Argentina tuvo con los fondos buitres durante la última década lo muestra. De modo que emitir bajo la ley de Nueva York es nocivo para países como Argentina que pueden enfrentar eventuales problemas de repago".

Deuda, déficit fiscal y desarrollo. "La deuda es una forma de financiar el déficit fiscal. Cuando aparecen dudas sobre la sostenibilidad del endeudamiento, refinanciar las deudas que vencen se torna más caro, y eso genera que recursos que hubiesen bajo otras circunstancias sido usados para políticas públicas sean usados para pagar intereses de deuda, y eso trae problemas para la continuidad de políticas de desarrollo".

Políticas contrarias al gradualismo. "La historia nos muestra que ha habido muchas situaciones, sobre todo en economías pequeñas, en las cuales los shocks externos generan problemas de endeudamiento a nivel local. El problema de generar niveles de deuda altos es que sos más vulnerable a shocks externos cuando te endeudas en moneda extranjera".

Fondos buitre. "Su presencia distorsiona completamente el funcionamiento de los mercados de crédito internacional, pues crea incentivos perversos en pos de la no cooperación en momentos en que las deudas deben ser reestructuradas, pudiendo así impedir la resolución de las crisis de deuda soberana, lo que tiene consecuencias sociales por demás negativas (y también tiene consecuencias negativas para los bonistas de buena fé que sí buscan llegar a un acuerdo con el deudor en problemas)".

Fondos buitre II. "No hay un sistema para resolver deudas soberanas insostenibles, y lo que se observa son grandes ineficiencias e inequidades.  Y a la vez ha habido una evolución de la ley de Nueva York que ha favorecido a ese comportamiento buitre, contribuyendo a esas ineficiencias e inequidades".

Acreedores: de organismos internacionales a bonistas. "Eso cambia completamente la forma en que se resuelven los problemas de la deuda. En vez de que se haga una reestructuración en una mesa donde se junta el deudor con representantes de bancos y comités de acreedores, ahora tiene que negociar con miles y miles de bonistas que no se sabe quiénes son ni qué incentivos tienen. Hasta puede ocurrir que esos bonistas estén cubiertos del riesgo de que el deudor haga default mediante la tenencia de credit default swaps, de modo que es posible que haya bonistas que no tengan interés alguno en cooperar para evitar que un soberano caiga en situación de default o cese de pagos de deuda. Este cambio que se dio en la fisonomía de los mercados de créditos internacional no estuvo acompañado por un cambio en la arquitectura financiera internacional que permitiera lidiar con los nuevos problemas que tales cambios generaron, como la aparición de fondos buitres cuyo negocio es de comprar deuda en default o a punto de caer en default a precio de remate, muy por debajo del valor original de emisión, y luego mantenerse afuera de todas las negociaciones de reestructuración para posteriormente litigar en búsqueda del pago completo del valor de emisión original más intereses y más compensatorios por no repago en término (aún si ellos no poseían los bonos por los que litigan cuando los pagos no se pudieron realizar)".

Fuente: Museo de la Deuda Externa - Universidad de Buenos Aires

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?